UBICADAS EN EL ÁMBITO RURAL

Las 700 gasolineras de las cooperativas siguen abiertas pese al desplome de ventas

Las estaciones de servicio de las compañías agrarias son todas autoatendidas, sin personal, lo que minimiza el riesgo de contagio. Hasta 500 de las 700 permiten repostar a público general

Foto: Un agricultor reposta en una gasolinera de su cooperativa.
Un agricultor reposta en una gasolinera de su cooperativa.

El sector agrario está ofreciendo servicios esenciales en medio de la pandemia del covid-19 más allá del suministro continuo de alimentos. En concreto, a través de las gasolineras implantadas en las propias instalaciones de las cooperativas agroalimentarias. Se trata de una red de 700 estaciones de servicio perteneciente a los miembros de Cooperativas Agro-Alimentarias de España. Pese a estar sufriendo desplomes de ventas de entre el 60% y el 70%, "todas permanecen abiertas", confirma Josep Lluís Escuer, presidente del grupo de trabajo de Carburantes de la patronal cooperativa.

Estas gasolineras están todas en modelo autoatendido, es decir, sin personal que realice el suministro. De esas 700, hasta 500 están abiertas a todo tipo de clientes, no solo a los socios de las cooperativas que las albergan. "En la mayoría, ofrecemos gasóleo, gasolina, y el gasoil agrícola en todas, lógicamente. Seguimos abiertos para mantener puntos de suministro en zonas en las que no solo nos necesitan los socios, sino también otro tipo de empresas sanitarias o de transporte. Forma parte de nuestro compromiso con el mundo rural", defiende Escuer. Sin olvidar que sus precios son análogos o incluso algo inferiores a las gasolineras 'low cost' convencionales.

La orden ministerial del pasado 11 de abril, dictada por el Ministerio de Sanidad, para determinar qué estaciones de servicio deben permanecer abiertas no las ha tenido en cuenta. Directamente, ha ignorado esta amplia red, según confirma Escuer. "En el listado de gasolineras no aparece una sola de las que pertenecen a cooperativas". Es decir, que mientras que aproximadamente la mitad de todas las gasolineras convencionales de España han podido cerrar ante el desplome de las ventas que están sufriendo, las de las cooperativas quedan fuera de esa regulación y siguen abiertas pese a esas caídas de ventas que en algunos casos concretos llegan al 90%.

Las 500 gasolineras abiertas al público general pueden destinar a usuarios distintos de los socios cooperativos hasta la mitad del combustible que suministran. Además de la red adscrita a los miembros de la patronal cooperativa, esas 700 en total, existen 300 gasolineras más pertenecientes a cooperativas no integradas. Haciendo la misma regla de tres, de ellas, podría haber alrededor de 200 más disponibles para ser utilizadas por cualquier usuario.

Trabas en vigor

Escuer, junto a todo ello, lamenta que esta pandemia haya llegado con las restricciones aprobadas en un real decreto en 2017 para esta parte de la red de suministro en vigor. La principal, que solo se pueden repostar 75 litros por operación, durante la cual el surtidor solo puede funcionar un máximo de tres minutos seguidos. Y ello pese a que los depósitos de los vehículos agrarios y los de transporte tienen entre 200 y 500 litros, lo que obliga a hacer varias operaciones de repostaje sucesivas.

El Tribunal Supremo rechazó el año pasado el recurso interpuesto por Cooperativas contra estas restricciones, pese a lo cual Escuer confía en que esa regulación pueda cambiarse "cuando volvamos a una situación de normalidad". La distribución geográfica de esta red de gasolineras rurales es de alrededor de 200 en Andalucía, más de un centenar tanto en Aragón como en Cataluña o 60 en cada una de las dos Castillas, detalla Escuer.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios