PRUDENCIA CONTABLE

La banca española sacrifica el resultado del primer trimestre por el coronavirus

Las entidades optan finalmente por adelantar pérdidas derivadas del Covid-19 a los resultados que presentarán durante las dos próximas semanas, por prudencia y reputación

Foto: De izquierda a derecha, Josep Oliu (Sabadell), Carlos Torres (BBVA), Ana Botín (Santander), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia) y Gonzalo Gortazar (CaixaBank). (EC-EFE)
De izquierda a derecha, Josep Oliu (Sabadell), Carlos Torres (BBVA), Ana Botín (Santander), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia) y Gonzalo Gortazar (CaixaBank). (EC-EFE)
Adelantado en

Giro de 180 grados en la estrategia de los bancos. Las principales entidades españolas están estudiando adelantar parte de las pérdidas generadas por la crisis del coronavirus a las cuentas del primer trimestre, que presentan a partir de la próxima semana. Los equipos directivos y los consejos de administración todavía tienen que cerrar los últimos detalles de los resultados, pero el ejemplo dado por los bancos norteamericanos hace que casi seguro se inclinen por la prudencia, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

Las entidades están teniendo esta discusión internamente, algo que comparten con sus auditores y el supervisor. Fuentes próximas al Banco de España señalan que no hay ningún tipo de imposición contable, tan solo una recomendación de que las entidades tengan cuidado y sean conservadoras de cara al futuro.

Junto a la prudencia, también ha pesado el aspecto reputacional, según confirman desde una de las entidades que han decidido adelantar pérdidas al primer trimestre. "No puede ser que la economía esté como está y salgamos los bancos diciendo que ganamos un 10 o un 20% más", explica.

Hasta ahora, las únicas pistas que había dado la banca iban en el sentido opuesto. Así lo había apuntado la presidenta de Banco Santander, Ana Botín, en la junta general de accionistas: "Para 2020, los resultados ordinarios del primer trimestre están en línea con el primer trimestre del ejercicio anterior, con un impacto muy marginal por la situación derivada del coronavirus en el primer trimestre".

Golpe de realidad

Los grandes bancos españoles han ido asumiendo la nueva realidad en las últimas semanas. Sobre todo con noticias en los últimos días como la del informe del FMI, que pronostica una caída del PIB español del 8% este año, o los resultados de JP Morgan, que ganó un 69% menos en el primer trimestre tras multiplicar por cinco las provisiones para hacer colchón de cara a los próximos meses. Bankinter será la primera entidad en presentar resultados, el próximo jueves 23 de abril. La siguiente semana lo harán Santander (28 de abril), Bankia (29 de abril) y BBVA, Sabadell y CaixaBank (30 de abril).

Casi todas estas entidades han ido anunciando en las últimas semanas recortes de dividendos y del bonus de sus directivos, atendiendo a las directrices del BCE de guardar capital para afrontar la crisis que viene por delante. Donde ha habido menos claridad es con las provisiones. En principio, el supervisor anunció que las entidades pueden interpretar con flexibilidad la norma contable. En lugar de asumir pérdidas cada vez que se impague un crédito, pueden dar unos meses de margen para ver si se recupera con la reactivación económica. Por eso se esperaban unas cuentas del primer trimestre libres de dotaciones extraordinarias. Pero en lugar de estas provisiones, la banca va a optar por unas genéricas (las denominadas antiguamente como 'pepas'), bautizadas en la norma internacional como las PMA ('post model adjustment').

En este contexto, la cuenta de resultados que presentarán los bancos será buena en las líneas de arriba (ingresos) y estable en las de gastos y provisiones, salvo una nueva partida denominada provisiones extraordinarias, que restará parte del beneficio que se iba a anunciar. Cada entidad decidirá en los próximos días qué parte del resultado trimestral se 'come' el coronavirus, asumiendo que la mayor parte del golpe llegará en las cuentas de abril a junio. Al no haber directrices del regulador, cada banco hará lo que más le interese según su previsión de beneficios.

Las entidades todavía no saben el alcance que va a tener esta crisis en sus cuentas. Tienen que enviar un primer balance de daños al BCE a final de mes, como adelantó este medio, pero hasta que no se sepa cuándo se sale del confinamiento y cómo es la recuperación, no se verá todo el agujero. Todo lo que van llegando son informes de bancos de inversión españoles e internacionales en los que se apuesta por provisiones de más de 10.000 millones este año y que dan por perdida la mayor parte del beneficio previsto, con algunos grupos incluso en pérdidas. De ahí que sea mejor distribuir el golpe durante todo el año, aprovechando el oasis del primer trimestre.

Luz verde a la moratoria ampliada

Las dos grandes patronales bancarias, la AEB (Asociación Española de Banca) y la CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorros) han dado luz verde a la letra pequeña de la ampliación de las moratorias hipotecaria y de consumo. Las dos asociaciones anunciaron hace una semana que irán más allá de lo que decretó el Gobierno a la hora de perdonar la cuota hipotecaria y de los créditos al consumo a las familias vulnerables. Frente a los tres meses que fijaba el Ejecutivo, las entidades ofrecen 12 meses de carencia de capital para las hipotecas y seis meses para los préstamos al consumo. Y en lugar de ceñirse a un colectivo pequeño, se ofrecerá a todos los afectados económicamente por el Covid-19. Después del acuerdo inicial, quedaba negociar la letra pequeña entre las dos patronales. Tras algunas tiranteces en los últimos días, el pacto era este miércoles prácticamente una realidad: una familia vulnerable firmará la moratoria gubernamental durante tres meses, ampliable otros nueve mediante la misma novación o con un préstamo personal sin sobrecoste.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios