La vuelta al trabajo después de Semana Santa

¿Quién trabaja? Lo que cambia tras la reactivación de actividades no esenciales

Desde el 9 de abril, pero de manera mucho más acusada desde este lunes, los sectores que fueron obligados a la hibernación volverán a la actividad, pero la respuesta es compleja

Foto: Foto de archivo de una obra. (EFE)
Foto de archivo de una obra. (EFE)

El fin de la hibernación de la economía el pasado jueves 9 de abril y sobre todo el final de la Semana Santa hacen que este lunes se produzca el grueso de la vuelta al trabajo para todas aquellas actividades que habían quedado suspendidas como consecuencia del real decreto que paró toda la economía no esencial.

Pero este regreso entraña un alto grado de complejidad. En primer lugar, se mantiene el estado de alarma en los mismo términos que se estableció el pasado 14 de marzo. Es decir, siguen vigentes el confinamiento de toda la población, salvo para desplazarse a determinados lugares (como supermercados, farmacias, bancos o el lugar de trabajo), y el cierre de todos los establecimientos que no hayan sido declarados esenciales.

¿Quién trabaja? Lo que cambia tras la reactivación de actividades no esenciales

Se mantiene el cierre de todos los establecimientos y recintos ya prohibidos hace más de un mes como bares, restaurantes, locales comerciales, de espectáculos y un largo listado que se puede consultar en el BOE (vea el anexo). Se prolongan, por otro lado, todas las actividades que eran consideradas esenciales, entre las que destacan: "Tiendas de alimentación, farmacias, centros médicos, ópticas, ortopedias, prensa y papelería, estancos, gasolineras, tiendas de alimentación de animales domésticos y tecnología, comercio por internet, lavanderías".

El decreto protege desde que se inició la pandemia del coronavirus las actividades sanitarias, de seguridad y telecomunicaciones, aduanas, el suministro y distribución de alimentos y productos de primera necesidad, y el suministro de energía eléctrica, de productos derivados del petróleo y gas natural. Las administraciones públicas, así como las de justicia, mantienen su actividad. Los bancos siguen ofreciendo servicios mínimos.

También ampara los servicios indispensables de empresas e industrias auxiliares —componentes, limpieza, vigilancia y seguridad, mantenimiento y averías urgentes y transportes de mercancías y personas— necesarios para el funcionamiento de las actividades anteriores. También la recogida de basuras y el abastecimiento de agua.

Todo lo anterior funciona con normalidad desde el 14 de marzo, lo ha hecho en las dos últimas semanas y lo seguirá haciendo, al igual que se mantendrá el cierre de todo lo que se clausuró hace justo un mes. Además, hay una recomendación expresa a que todas las personas que puedan teletrabajar para que los que lo estuvieran haciendo lo sigan haciendo, con lo que las actividades que puedan hacerse telemáticamente también se mantendrán como hasta ahora.

Pero hay cierta confusión. La Real Sociedad, el equipo de fútbol de primera división, quería volver a entrenar este martes. Sin embargo, el Consejo Superior de Deportes (CSD) lo ha descartado este domingo. Las actividades deportivas están prohibidas desde el inicio del estado de alarma.

Vuelve la construcción... menos en interiores

La hibernación de dos semanas afectó fundamentalmente dos sectores, la construcción y la industria, donde además se permitió que los trabajadores siguieran cobrando a cambio de recuperar las horas perdidas a partir de este lunes.

El caso de la construcción es más claro. Todas las obras no esenciales tuvieron que parar y se espera que muchas retomen la actividad este lunes. Eso sí, el Gobierno ha establecido unos protocolos de seguridad sanitarios que obligan a evitar las aglomeraciones y mantener el distanciamiento social (todo el mundo debe estar a un metro mínimo de separación). Además, recomienda a las empresas que pongan a disposición de los trabajadores todas las medidas de protección necesarias para evitar contagios (EPI, mascarillas, etc.), con lo que la vuelta al trabajo dependerá de las posibilidades reales de cumplir con la seguridad.

Además, este domingo se ha aprobado una orden ministerial para restringir las obras dentro de edificios. "Se establece la suspensión de toda clase de obra que suponga una intervención en edificios existentes, en los supuestos en los que en el inmueble en el que deban ejecutarse se hallen personas no relacionadas con la actividad de ejecución de la obra, y que, debido a su ubicación permanente o temporal, o a necesidades de circulación, y por causa de residencia, trabajo u otras, puedan tener interferencia con la actividad de ejecución de la obra, o con el movimiento de trabajadores o traslado de materiales", destaca el Gobierno en el BOE a última hora de este domingo.

¿Quién trabaja? Lo que cambia tras la reactivación de actividades no esenciales

"Se exceptúan de esta suspensión las obras referidas en el apartado anterior en las que, por circunstancias de sectorización del inmueble, no se produzca interferencia alguna con las personas no relacionadas con la actividad de la obra", aclara la orden ministerial, que también exceptúa las obras de carácter urgente.

La progresiva vuelta de la industria

El caso más complejo es el de la industria. Muchas fábricas ya pararon antes del real decreto de hibernación por la presión de los sindicatos, que pidieron el fin de la actividad, dado que no se cumplía con los estándares de seguridad y surgían contagios. También en muchos casos se paró ya antes por razones económicas. Ambos casos afectaron, por ejemplo, a la industria del automóvil, ya que la falta de demanda y de suministros hizo que se parara a mediados de marzo. Además, algunas que no pararon se vieron forzadas a hacerlo por la presión de los trabajadores.

¿Volverán a sus puestos de trabajo estas empresas el lunes? Solo en parte. La mayoría están viendo cómo pueden volver a ensamblar automóviles de manera segura y cumpliendo con los protocolos sanitarios. Eso hace que muchas vuelvan solo en un bajo porcentaje de producción y trabajo, lo que les permite mantener la distancia de seguridad y no generar aglomeraciones. Las patronales automovilísticas (Anfac, Faconauto y Sernauto) han anunciado este domingo un pacto con CCOO y UGT para los protocolos sanitarios de vuelta al trabajo.

Empresas como Michelin, Bridgestone, Vestas, Sidenor, Tubos Reunidos o Tubacex han anunciado su regreso al trabajo de forma paulatina desde el lunes.

Otras como Volkswagen, Mercedes o Irizar (autobuses) están planteando su regreso de forma más escalonada y con la mirada puesta en la última semana de abril. El presidente de Renault ha señalado que desde este lunes vuelve solo la fabricación de motores y espera ir incorporando el resto de actividades de la automovilística más adelante.

Por otro lado, muchas de las industrias que en teoría deberían haber parado durante los últimos 15 días en la práctica no lo han hecho. ¿Por qué? El Ministerio de Industria hizo una nota "interpretativa" aclaratoria el pasado 30 de marzo que permitía a todas las fábricas exportadoras seguir produciendo. Algunas pararon el domingo por la noche y se reactivaron los días siguientes. Empresas como Alu Ibérica (antigua Alcoa), Acerinox, Celsa o muchas firmas del sector cerámico en Valencia han trabajado las dos últimas semanas, aunque sea a menor ritmo. Otras preguntaron directamente al Gobierno si se las consideraba esenciales, como Alcoa en Lugo, a lo que recibió el visto bueno del Ejecutivo.

De hecho, los datos de demanda eléctrica confirman que el consumo ha sido más alto durante la semana que en el fin de semana, objetivo final que perseguía el Gobierno con el parón total de la economía. La presión de las autonomías logró rebajar el parón planteado por el Ejecutivo en un primer momento. Ahora siguen las discrepancias con algunas como Cataluña que prefieren continuar con la actividad bajo mínimos para evitar contagios. También dentro del Gobierno hay discrepancias. El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, compartía un artículo crítico con la actividad industrial en Bérgamo (Italia), por la presión de los empresarios.

La reanudación en cada caso concreto ya no dependerá de la prohibición regulatoria, pero sí de las recomendaciones sanitarias establecidas por el Ejecutivo para que se puedan llevar a cabo (vea la guía de recomendaciones). Entre las mismas está, por ejemplo, acudir al trabajo si se puede en transporte particular y solo. El Ejecutivo quiere evitar a toda costa las imágenes de trenes llenos de gente que aviven el contagio, como sucedió el primer lunes tras establecerse el estado de alarma. Para ello, ha aumentado la frecuencia de los servicios y pide que la gente respete la distancia de seguridad. Algunas de las empresas más grandes trabajan en otros protocolos de seguridad, como la toma de temperatura para la vuelta a la actividad, intentando evitar contagios.

[Recomendaciones del Gobierno para la vuelta al trabajo]

Además de respetar esta distancia de seguridad siempre, la recomendación más repetida por las autoridades es la de lavarse las manos de forma reiterada y por tiempo suficiente (al menos 40 segundos). Para ello, se pide a las empresas que doten los centros de trabajo de geles hidroalcohólicos homologados para evitar contagios.

Quiénes NO deben ir a trabajar

Por último, cabe destacar las razones de índole médica personal. "Si presentas cualquier sintomatología (tos, fiebre, dificultad al respirar, etc.) que pudiera estar asociada con el Covid-19, no debes acudir al trabajo".

Además, "si has estado en contacto estrecho (convivientes, familiares y personas que hayan estado en el mismo lugar que un caso mientras el caso presentaba síntomas a una distancia menor de dos metros durante un tiempo de al menos 15 minutos) o has compartido espacio sin guardar la distancia interpersonal con una persona afectada por el Covid-19, tampoco debes acudir a tu puesto de trabajo, incluso en ausencia de síntomas, por un espacio de al menos 14 días".

Tampoco deben ir al trabajo quienes sean "vulnerables por edad, por estar embarazadas o por padecer afecciones médicas anteriores (como, por ejemplo, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer o inmunodepresión)". En todos estos casos, si no se puede recurrir al teletrabajo, se debe acudir al médico para que acredite que el trabajador debe estar en situación de aislamiento laboral.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios