Alerta en la vuelta al trabajo: faltan protocolos y millones de mascarillas diarias
  1. Empresas
las empresas piden reglas claras al Gobierno

Alerta en la vuelta al trabajo: faltan protocolos y millones de mascarillas diarias

El lunes la industria volverá al trabajo, al concluir el periodo de permiso retribuido, y lo hará sin tener protocolos claros sobre cómo actuar ni abastecimiento garantizado de material sanitario

placeholder Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

El próximo lunes, la industria volverá al trabajo, al concluir el periodo de permiso retribuido, y lo hará sin tener protocolos claros sobre cómo se debe actuar y con el mismo problema de abastecimiento de material sanitario que precedió a estos 11 días de suspensión casi total de la actividad económica del país. Una situación que denunció ayer públicamente el presidente del Instituto de la Empresa Familiar, Francisco Riberas, que reclamó al Gobierno reglas claras para que las plantillas puedan trabajar con todas las garantías, y protocolos de seguridad validados y específicos para cada sector.

Desde Anged, la patronal de la gran distribución, también se pidió al Ejecutivo que priorice a los empleados de supermercados y tiendas de alimentación, que están trabajando de cara al público en los peores momentos de la pandemia, para que les realice test de coronavirus de manera urgente, medida que han pedido también para los profesionales del sector que están en cuarentena.

Pero todo esto es solo la punta del iceberg, porque la verdadera montaña helada golpeará dentro de mes o mes y medio, cuando el Gobierno levante el estado de alarma y todos los negocios puedan volver a abrir sus puertas.

Foto: Pedro Sánchez, protegido con mascarilla, junto al ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante su visita este viernes a las instalaciones de la empresa Hersill. (EFE)

¿Cómo proteger a toda la población cuando termine el confinamiento?, ¿qué medidas de protección deberemos tomar para evitar que se repita la situación si hay otro brote? El Ejecutivo se ha instalado en el discurso de que no pedirá a nadie aquello que no se pueda cumplir, probablemente, porque es consciente de que a día de hoy sigue teniendo los mismo problemas de abastecimiento de material sanitario básico (guantes, mascarillas, geles y test), lo que es un freno para recomendar formalmente el uso de estos productos a toda la población, aunque veladamente ya se han emitido señales.

Un informe de Wottoline, empresa que en esta crisis ha gestionado las operaciones para donación de material sanitario de compañías como Santander, Iberdrola, Telefónica o BP, estima que España necesitaría casi 1.000 millones de mascarillas al mes si aplicara esta medida de proteger a toda la población cuando pasara el confinamiento, o dicho con otras palabras, se necesitan más de 30 millones de mascarillas al día para que todos los ciudadanos puedan salir tranquilamente a la calle con ellas. Actualmente, solo para abastecer correctamente a hospitales y a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, se necesitan más de ocho millones de mascarillas diarias, es decir, unos 250 millones al mes, según el mismo estudio.

placeholder El ministro Salvador Illa, en la comisión de Sanidad del Congreso. (EFE)
El ministro Salvador Illa, en la comisión de Sanidad del Congreso. (EFE)

Para poner en contexto las dimensiones del reto al que se enfrenta nuestro país, basta comparar estos números con las cifras del propio Ministerio de Sanidad, que entre el 10 de marzo (cuatro días antes de decretar el estado de alarma) y este lunes 6 de abril, ha repartido “54,3 millones de unidades entre test, dispositivos de ventilación y material de protección. Ese material de protección incluye mascarillas, guantes de nitrilo, batas desechables, buzos, calzas, gafas de protección, gorros y soluciones hidroalcohólicas”, según reconoce la cartera dirigida por Salvador Illa en su página web.

El propio ministro, que este miércoles compareció en el Congreso para hablar de la situación, reconoció que hay un problema grave de distribución de mascarillas y anunció un acuerdo con Corporación Mondragón por seis meses para que suministre 60 millones de mascarillas, cifra que supone doblar todo lo donado por el momento a las comunidades, cierto, pero que se queda muy corto para abastecer las necesidades de toda la población. Algunos observadores empiezan a apuntar que es precisamente esta evidencia de que el Ejecutivo no puede garantizar el abastecimiento a toda la población lo que explica que todavía no haya recomendado formalmente que se utilicen masivamente mascarillas.

Foto: Agentes de la Policía Nacional, en Cobo Calleja, el pasado 19 de marzo. (DGP)

En paralelo, y conscientes de que hay que ir abriendo vías para que todos los ciudadanos tengan estos sistemas mínimos de protección, las farmacias están peleando para poder garantizar el servicio de este material, y Cofares ha llegado a un acuerdo con Wottoline, con capacidad para suministrar hasta 200 millones de unidades al mes, pacto ya solo pendiente de recibir la autorización de Sanidad para ponerse en marcha y empezar a abastecer las farmacias. Pero siguen haciendo falta más recursos para garantizar el acceso a este material para toda la ciudadanía.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, subrayó también este miércoles que el Ejecutivo se ha marcado como prioridad desarrollar una industria nacional de fabricación de este tipo de productos, que garantice el abastecimiento y que permita al Estado construir una reserva estratégica para futuras pandemias. Una política que sienta las bases de cara al medio y largo plazo, pero que resulta insuficiente de cara al corto, un periodo que todo el mundo empresarial está exhortando al Gobierno que se gestione rápidamente y con las mayores garantías posibles, para que la crisis económica que ha traído el virus sea lo más corta y lo menos profunda posible.

placeholder Operarios descargan mascarillas y material sanitario, donado por Inditex y procedente de China. (EFE)
Operarios descargan mascarillas y material sanitario, donado por Inditex y procedente de China. (EFE)

La propia Maroto reconoció que la apuesta del Ejecutivo por desarrollar una industria nacional es incapaz de afrontar los retos de abastecimiento inmediatos, y, por tanto, se seguirá necesitando comprar el material fuera, como reconoció estar haciendo el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, que está abasteciendo de mascarillas al sector del transporte privado, porque es crítico para garantizar el abastecimiento, y que ayer envió otros dos aviones a China para traer material.

Pero como el gigante asiático se ha convertido en el gran suministrador mundial de estos materiales, hay dos problemas. Por una parte, la especulación de precios, lo que ha hecho que desde diferentes frentes se esté pidiendo al Gobierno que controle también los precios de venta de estos productos, guante que, por el momento, el Ejecutivo ha esquivado coger: se ha limitado a prometer que estará atento.

El Ejecutivo insiste en que el lunes solo se volverá a la situación del 14 de marzo, pero entre un día y otro hay 140.000 contagiados y 14.500 muertos

Por otro, al haber tanta necesidad mundial de abastecimiento, China apenas es capaz de proveer un 20% de las mascarillas que requerirá España cuando termine el confinamiento, según el citado estudio, si quiere dotar a toda la población de este producto, dato que también ayuda a comprender la apuesta de Moncloa por desarrollar una industria nacional y garantizarse una reserva que le permita actuar rápido ante futuras pandemias.

Grandes planes que no resuelven la emergencia a corto plazo, es decir, la que llegará el próximo lunes, y la que se producirá cuando termine el confinamiento. Los diferentes miembros del Ejecutivo, en sus respectivas comparecencias, han insistido en la idea de que la semana que viene, simplemente, se volverá a la situación que ya existía tras decretarse el estado de alarma.

Sin embargo, entre un momento y otro hay más de 140.000 contagios de diferencia y 14.500 fallecidos por coronavirus, según las cifras oficiales, números que ponen en evidencia las medidas de protección que se tuvieron antes de ordenarse el periodo retribuido y que ayudan a entender por qué los empresarios están pidiendo al Gobierno protocolos y garantías sanitarias. Les va la vida en ello.

Coronavirus Trabajo Pandemia Ministerio de Sanidad OMS Salvador Illa Empresas Moncloa
El redactor recomienda