EN ABRIL

El BCE pide a los bancos un primer balance de daños por el coronavirus

Las entidades tienen que enviar en las próximas semanas, firmado por sus consejos, el IACL, con una primera estimación de cómo va a afectarles la crisis del Covid-19

Foto: Logo del Banco Central Europeo. (Reuters)
Logo del Banco Central Europeo. (Reuters)
Adelantado en

Los bancos preparan sus primeros balances de daños por el coronavirus, a demanda del Banco Central Europeo (BCE). El supervisor comunitario ha exigido a las grandes entidades del continente que hagan una estimación del impacto que va a suponer la crisis del Covid-19 en sus presupuestos de 2020. Algo que las entidades consultadas consideran un ejercicio casi de “ciencia ficción” a estas alturas, y que tendrán que enviar a Fráncfort firmado por sus consejos de administración en las próximas semanas.

Hasta el momento, ninguna entidad ha hecho público el golpe previsto por la crisis que está sacudiendo el sector, y toda la economía, desde que la pandemia aterrizó en Europa. Los bancos que más se han 'mojado' han tocado su previsión de capital y el dividendo, han descartado un impacto en los resultados del primer trimestre y han estimado una pérdida de beneficios del 5%, en el mejor de los casos, por parte de Santander. La entidad actualizó su visión de esta crisis este martes ante la CNMV, con un folleto en el que reconoce esta crisis "podría tener un efecto adverso material en los resultados operativos, situación financiera y perspectivas de negocio del grupo". En este sentido, hay informes de analistas que vaticinan un derrumbe de los beneficios en 2020, y que incluso algunas entidades entren en números rojos.

Uno de los informes más duros hasta el momento es el de Goldman Sachs de la semana pasada, augurando que las entidades sufrirán un 'shock' especialmente relevante este año, con un recorte del beneficio por acción del 80% a nivel europeo. El impacto se prolongaría en los próximos años, con un 43% menos de resultado previsto en 2021, un 12% en 2022 y un 9,6% menos en 2023.

Esta misma semana han llegado otros informes de bancos de inversión internacionales, como Barclays, que mitigan algo el golpe, pero siguen hablando de un impacto considerable: prevé que las entidades españolas ganen un 48% menos en 2020, un 51% en 2021 y un 33% en 2022.

Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS). (Reuters)
Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS). (Reuters)

La banca tendrá que incluir sus propios balances dentro del 'Informe de autoevaluación de capital y liquidez' (IACL), que las entidades deberían remitir al supervisor antes de que acabe abril. Este es uno de los ejercicios clave de los bancos con el BCE, en el que hacen un presupuesto de lo que prevén ganar en el año, sus previsiones macroeconómicas y, sobre todo, el nivel de capital con el que esperan acabar el ejercicio.

Los grupos intentaron que el Mecanismo Único de Supervisión (MUS), presidido por Andrea Enria, los eximiera de realizar el IACL este año, dada la incertidumbre generada por la crisis del Covid-19.

Sin embargo, el organismo encargado de vigilar los bancos decidió mantener este ejercicio con más flexibilidad. Por un lado, se permite que las entidades se retrasen más allá de abril para enviarlo. Y por otro, no se les obliga a realizar un presupuesto adaptado al nuevo entorno económico, todavía incierto, poscoronavirus. El supervisor es consciente de las dificultades y de que todos los equipos de los bancos están volcados en atenuar la crisis.

Reacción sectorial

En su lugar, el supervisor sí que está pidiendo que, en la medida de las posibilidades de cada entidad, “se incluya una visión cualitativa y prospectiva sobre cómo el Covid-19 puede afectar al perfil de riesgos futuro”, según fuentes financieras consultadas por este medio.

Ante este panorama, las entidades están optando por mantener las previsiones que tenían sobre la mesa hasta hace unas semanas, e incluir un apartado adicional para el coronavirus con unas estimaciones del impacto en función de cómo sea la recuperación económica, según las mismas fuentes. El hecho de que este ejercicio tenga que ser aprobado por el consejo de administración genera inquietud en las entidades.

El IACL es la base sobre la que posteriormente se realiza el SREP, el examen anual en materia de riesgos, gobernanza y solvencia de las entidades, en el que el BCE fija un requisito mínimo de capital. Las entidades que lo incumplen no pueden pagar dividendos, ni bonus ni cupones de los CoCos (bonos convertibles contingentes). Este año, también se espera que cambie este ejercicio a consecuencia del Covid-19, centrándose en mayor medida en los riesgos generados por la crisis y en que las entidades no usen las facilidades contables puestas a su disposición por el BCE para tapar agujeros previos.

El supervisor europeo ha puesto a disposición de los bancos facilidades contables y flexibilidad en capital y liquidez a cambio de que sean prudentes en las remuneraciones a sus cúpulas y a los accionistas.

Por ello, los grandes bancos europeos han ido comunicando en las últimas semanas que suspenden dividendos y bonus a sus cúpulas, como este mismo martes hicieron Sabadell y Unicaja, y previamente han llevado a cabo Santander, BBVA —el dividendo todavía no lo han tocado—, CaixaBank, Bankia y Liberbank.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios