El déficit del sistema se cubrirá con los PGE

Las energéticas pagan 5.500M en dividendo mientras el Estado rescata el déficit de tarifa

Las grandes firmas de electricidad y gas mantienen dividendos a sus accionistas en plena crisis del coronavirus. El Gobierno ya ha dicho que cubrirá la merma de ingresos regulados con impuestos

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE
Adelantado en

La crisis del coronavirus no está afectando al pago de dividendos de las grandes empresas eléctricas y gasistas en España, que repartirán este año casi 5.500 millones de euros.

La pasada semana, Endesa confirmó la retribución al accionista para 2020. Este jueves, Iberdrola hizo lo propio en su junta de accionistas y mantuvo su plan de pago de beneficios creciente. Este mismo viernes ha sido Red Eléctrica de España quien ha confirmado el pago del dividendo. Una situación similar vive el gas. Antes de que estallara la crisis sanitaria, tanto Naturgy como Enagás aseguraron los dividendos, sin que por ahora hayan hecho ninguna rectificación.

Iberdrola repartirá más de 2.500 millones, cuyo máximo perceptor será el estado de Qatar. Endesa dará más de 1.500 millones, de los que 1.000 irán a la italiana Enel, cuyo máximo accionistas es el estado transalpino. Por su parte, Naturgy liberará cerca de 1.350 millones en la paga de beneficios. Quienes se llevarán la mayor parte serán el fondo estadounidense GIP, el británico CVC y Criteria Caixa.

Red Eléctrica repartirá 569 millones. Quien más ganará será el Estado a través de la SEPI (20% del capital social). Enagás dará unos 440 millones. Quien más cobrarán será también la SEPI (5% de las acciones) y el brazo inversor de Amancio Ortega, Pontegadea, que también tiene el 5% del capital social.

La robustez que demuestra este sector, considerado esencial durante el estado de alarma, en un momento de crisis como el actual, se ve acompañado además con medidas del Gobierno que invitan a pensar que los ingresos de las empresas están asegurados, pese a la incertidumbre que vive el resto de la economía.

El Ejecutivo aprobó un real decreto ley que permite a pymes y autónomos reducir su potencia contratada gratis mientras dure el estado de alarma. Se trata de una reforma encaminada a aliviar la factura de aquellos trabajadores y empresas que han visto cómo sus ingresos se hundían por las medidas de confinamiento aplicadas a la sociedad. Sin embargo, esto tiene como consecuencia una merma en los ingresos vía peajes con los que se pagan los ingresos regulados del sistema eléctrico y gasista.

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán y el secretario del consejo Julián Martínez Simancas. (Foto cedida por Iberdrola)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán y el secretario del consejo Julián Martínez Simancas. (Foto cedida por Iberdrola)

No obstante, el propio real decreto señala que habrá un partida en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que se aprueben para costear el déficit de tarifa que se genere por esta cuestión. El Gobierno ya ha calculado que tendrá que pagar 37,2 millones de euros al mes con impuestos para cubrir los costes como la retribución a las redes, las primas a las renovables o la generación extrapeninsular.

Este agujero que cubrirá el Estado es muy superior a los menos de cuatro millones al mes, según cálculos del Gobierno, que tendrán que pagar las comercializadoras para el bono social de los autónomos afectados por el coronavirus durante los próximos seis meses, cuyo coste también asumen las pequeñas comercializadoras pese a que los clientes pasan a la tarifa regulada (PVPC) que solo dan Endesa, Iberdrola, Naturgy, EDP y Repsol.

Apoyo del BCE

Al margen de lo anterior, las eléctricas también están aprovechando otras medidas de apoyo contra la crisis del coronavirus como es el programa de compra de bonos activado por el Banco Central Europeo.

Empresas como Naturgy, Iberdrola o Red Eléctrica ya están incluidos en las compras de deuda a corto plazo de la bazuca del BCE conocido como Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP, por sus siglas en inglés). Todo ello permite a las empresas reducir sus costes financieros como ha demostrado esta semana Iberdrola, que en plena crisis de los mercados ha emitido 750 millones de euros en bonos verdes con un interés inferior al 1%.

La ratificación de dividendos de las eléctricas contrasta con lo que está sucediendo en el sector bancario. La institución dirigida por Christine Lagarde ha recomendado suprimir el reparto de dividendos de los resultados de 2019 y 2020 para preservar el capital, incluso advirtiendo de que podría tomar medidas contra aquellos que no lo hagan. En este contexto, el Banco Santander ha anunciado este jueves la supresión de la paga de beneficios con cargo al pasado ejercicio y a este. Otros como Bankia, CaixaBank o Liberbank también han reducido o cancelado la retribución al accionista.

Otras grandes empresas muy expuestas al ciclo económico, como Inditex, también han decidido suprimir el dividendo, muy al contrario que las grandes eléctricas y gasistas, cuyos accionistas pueden estar, por ahora, tranquilos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios