CUMBRE FINANCIERA POR EL COVID-19

Banco de España convoca a los CEO del Ibex: vigilará de cerca la moratoria hipotecaria

La subgobernadora se reúne con los consejeros delegados de las mayores entidades para avisar de que va a seguir de cerca cómo se dan los avales y se aplica la moratoria

Foto: Fachada del Banco de España, en Madrid. (EFE)
Fachada del Banco de España, en Madrid. (EFE)
Adelantado en

Cónclave bancario por el coronavirus. La subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, y los consejeros delegados de las principales entidades del país tuvieron el pasado miércoles una cumbre telemática para ponerse al día por la crisis que se está acelerando en España, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. Desde el organismo público señalan que no comentan sobre reuniones con las entidades supervisadas.

El encuentro fue de acceso limitado —una decena de asistentes—, tono duro y con un mensaje claro por parte de la subgobernadora: no va a tolerar malas prácticas en la distribución de los avales públicos del ICO a las pymes ni en la aplicación de la moratoria hipotecaria a las familias vulnerables, según las mismas fuentes.

El Banco de España quiere que se cumplan al pie de la letra los reales decretos que ha ido publicando en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Ni más, ni menos. Ni en un sentido —dejar en la estacada a colectivos vulnerables— ni en el contrario —facilitar ayudas a quien no lo necesita—. Así, Delgado trasladó a los principales ejecutivos de las entidades que no iba a pasar por alto que las entidades aprovechen la moratoria hipotecaria para ocultar pérdidas.

En esta línea, los reguladores —Banco Central Europeo (BCE) y Autoridad Bancaria Europea (EBA)— han anunciado medidas para relajar las provisiones de aquellos créditos afectados por el coronavirus. Si una empresa, autónomo o familia —que se acoja a las moratorias hipotecarias o de consumo— impaga sus créditos durante estos meses, los bancos no tendrán que asumir pérdidas si consideran que es un problema transitorio. El Banco de España no quiere que esta dispensa se convierta en una barra libre para tapar otros agujeros. Por ello, el mensaje de Delgado fue claro: el regulador va a estar encima de las entidades durante estos meses.

Reuniones clave

Este tipo de reuniones en las que se reúnen los consejeros delegados de la banca española no son frecuentes. Hay pocas al año, principalmente cuando viene a España el presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Andrea Enria. Hay 12 entidades consideradas significativas en España —Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankia, Bankinter, Kutxabank, Abanca, Ibercaja, Unicaja, Liberbank y Cajamar—, aunque no todas estuvieron en la reunión con Delgado.

Esta cumbre llegó tras varias semanas marcadas por la tensión en el sector financiero, por el impacto todavía incierto de la crisis del coronavirus y la incertidumbre regulatoria por las distintas medidas que ha ido anunciando el Gobierno con impacto en la banca: moratoria hipotecaria y del crédito al consumo y avales públicos para las pymes y autónomos.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE)
La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE)

Tantas medidas han generado ruido y nervios entre las entidades. En este entorno, ha habido rumores de que algunos bancos estaban negándose a facilitar moratorias hipotecarias a familias e intentando refinanciar a empresas y autónomos a costa de los avales públicos. Estas son prácticas que tanto el Instituto de Crédito Oficial (ICO) como los supervisores van a intentar evitar. De hecho, el ICO ha prohibido la venta cruzada de seguros durante la comercialización de créditos con sus avales, tras una polémica en las redes con la clienta de una gran entidad. Y ha decidido repartir los primeros 20.000 millones según la cuota de mercado para que no haya competencia desleal.

La banca parece estar de acuerdo en la fórmula para flexibilizar una de las mayores dificultades que se están encontrando las familias que quieren acogerse a la moratoria hipotecaria: facilitar la documentación necesaria. Para ello, los bancos han decidido dar hasta 15 días después de que venza la moratoria para que los afectados envíen todos los archivos exigidos.

El regulador ha tenido un papel clave en estas medidas, en las que asesoró directamente a Moncloa y al Ministerio de Economía. Primero influyendo para que el Gobierno anunciara un mayor volumen de avales que tranquilizaran el mercado, y dando información sobre el impacto de las moratorias. Ejecutivo y Banco de España están de acuerdo en que el sector financiero tiene que hacer de pulmón para que las empresas y familias no colapsen durante el parón económico. Y estar en buenas condiciones para dar créditos en la recuperación.

Por ello, tanto desde España como a nivel europeo los reguladores han puesto a disposición del sector todas las facilidades posibles: flexibilidad en liquidez, solvencia y provisiones. A cambio, están exigiendo que anulen durante unos meses los dividendos y que no aprovechen el entorno para hacer trampas, ya que, en el fondo, se estarían haciendo trampas al solitario.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios