ESTRATEGIA PARA GARANTIZAR RENTAS

El porqué del 'crack' del empleo en Andalucía: ahí los ERTE sí son parados

Andalucía se ha levantado sobresaltada el jueves, aparte de por las terribles consecuencias humanas de la pandemia del coronavirus Covid-19, por los brutales datos de paro

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)
El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)
Adelantado en

Andalucía se ha levantado sobresaltada el jueves, aparte de por las terribles consecuencias humanas de la pandemia del coronavirus Covid-19, por los brutales datos de paro. Casi 140.000 desempleados más en el mes de marzo, el 46% del nuevo paro registrado en el conjunto de España, que elevan la cifra total a 945.000. Si a todo el país le afecta por igual el estado de alarma y la hibernación económica, ¿por qué destaca para mal de tal forma el comportamiento del mercado laboral? Es sabido que el tejido productivo andaluz es más dependiente que en otras autonomías del sector servicios, en detrimento de la industria. Pero el motivo de fondo que explica esta evolución es más político que económico.

Según ha explicado la Consejería de Empleo, que dirige Rocío Blanco (Ciudadanos), el Ejecutivo andaluz ha priorizado que los trabajadores andaluces que se hayan visto afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) cobren cuanto antes sus prestaciones por desempleo. Tan pronto como el próximo 10 de abril en muchos casos, de manera que un importante volumen de hogares puedan mantener un mínimo de nivel de rentas. Para ello, y a diferencia de lo que ha ocurrido en las otras 16 comunidades autónomas, ha incluido a todos los trabajadores de los ERTE como parados directamente. Tal y como dijo ayer Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, técnicamente los afectados por esta figura, no son parados. Deberían ser demandantes de empleo no ocupados, pero hacer ese filtro y criba hubiera retardado la tramitación de sus prestaciones ante el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Agustín González, secretario general de Empleo, en un audio distribuido a los medios de comunicación, reconoce esta "anomalía" en los datos. Y la pone en contexto señalando que triplica el peor registro de la serie histórica mensual en Andalucía. "Muchos de los afectados todavía no han podido ser clasificados y forman parte ficticiamente de las listas de paro e incrementan ficticiamente las estadísticas". La Junta ha aconsejado a los afectados "que se inscriban como demandantes de empleo para agilizar el envío de datos al Gobierno central para que se pueda cobrar la prestación por desempleo cuanto antes", resume González.

El 1 de abril, se habían presentado ante la consejería de Empleo y sus delegaciones provinciales (son la autoridad laboral que autoriza o rechaza los expedientes) 79.600 ERTE. Javier González de Lara, presidente de la gran patronal andaluza CEA, alaba que el Gobierno regional "ha sido más eficiente y más transparente que en otras regiones, aunque eso provoca a su vez que los datos no sean comparables de manera homogénea". Desde el lado sindical, Óskar Martín, secretario de Formación y Empleo de UGT Andalucía, estima que esos expedientes incluyen a un máximo de 400.000 personas.

Es decir, que a las casi 140.000 ya incluidas en el sistema a cierre de marzo habrá que añadir al menos 260.000 más. Y ello sin contar los nuevos expedientes que queden por presentar en sectores que han sido congelados más recientemente, desde el lunes, tras el decreto que discrimina entre actividades esenciales y no esenciales. Construcción, notablemente, es la actividad de la que podrían proceder los nuevos ERTE en abril. Una actividad que en cualquier caso ya sumó 32.000 parados más al listado andaluz, la segunda que más desempleo generó tras servicios (casi 90.000 más).

Ana Chocano, presidenta de la patronal de la construcción andaluza Ceacop, recuerda en este sentido que el sector no ha podido recurrir a ERTE por causas de fuerza mayor como las empresas de otros sectores. "A partir de ahora, temo tanto una debacle de empresas que entren en concurso y también la presentación de ERTE, ya que tras el decreto publicado a traición y contramano el pasado domingo sí podemos acogernos al coronavirus como causa mayor". Esta asociación se ha dirigido tanto al presidente de la Junta, Juanma Moreno, como a las consejerías más inversoras (Fomento y Medio Ambiente) para que agilicen el cobro de las certificaciones de obra pendientes. Chocano también lamenta que al sector, al igual que se le denegó la opción de los ERTE por fuerza mayor, no se le ha permitido optar a los créditos de las líneas del ICO hasta ahora: "Veremos lo que queda, porque se están acabando".

Un experto independiente perteneciente a un relevante 'think tank' andaluz, y que prefiere hablar bajo anonimato hasta tanto las tendencias derivadas del coronavirus estén más claras, rebaja la cifra de trabajadores totales afectados por esos casi 80.000 ERTE al entorno de los 350.000. "Lo que se está primando con esta estrategia de la Junta es el mantenimiento de las rentas mediante la rapidez en la concesión de la prestación. A la reducción de 20 a cinco días en el plazo que tiene la consejería de Empleo para responder a un ERTE y al silencio positivo en caso de falta de respuesta, se suma la clasificación de todos esos trabajadores como parados directamente para que de manera inmediata soliciten la prestación por desempleo al Estado", resume. En definitiva, una medida que evite el estallido social en una región donde el 38,2% de la población está en riesgo de pobreza y exclusión social —datos de 2018 de EAPN-Andalucía—. Esto es, 3,2 millones de personas.

Los hoteleros de la Costa del Sol, que empleaban a 22.000 trabajadores directos: "Estamos muertos. Hay que pensar ya en la temporada de 2021"

La situación más dramática es la de los servicios, en especial el segmento turístico y el ligado muy directamente, la hostelería y el ocio. Luis Callejón, presidente de la patronal hotelera de la Costa del Sol Aehcos, da por perdida toda la temporada. Los hoteles de la franja costera malagueña emplean directamente a 22.000 empleados, todos sin trabajo y con posibilidades de recolocación muy complicadas en esta coyuntura.

"Estamos muertos. Habrá un tanto por ciento de la planta hotelera que no volverá a abrir. En la crisis anterior, tras el batacazo de 2008 a 2010, al menos pudimos mantener un suelo de clientes hasta que en 2014 volvimos a crecer. Ahora, la prioridad desde el minuto uno es que las empresas sobrevivan. Y, a medio plazo, trabajar todos juntos para rehacer los convenios colectivos, ya que no podremos vender a los precios de antes y, desde el lado de las empresas, reconvertirnos de verdad hacia la sostenibilidad".

"Yo como de lo que a otros les sobra", resume Raúl Nieto, pequeño empresario que gestiona una conocida marisquería en la playa de Urbasur (Huelva). "Depende de cuándo se levante el confinamiento, podré pensar si hay temporada o no este año. Como a últimos de junio, primeros de julio como tarde, sigamos así, yo ya pensaré en 2021", resume. Sin levantar la persiana de su negocio, tiene gastos fijos de 1.750 euros de agua, luz —"la mercancía que ya tenía la tengo que mantener congelada"— y la hipoteca del local. "No me fío de comprar mercancía ahora, tengo hasta 15 proveedores. Pero estoy cagado. Dos o tres meses puedo aguantar sin abrir, pero mi duda es cómo va a estar económicamente mi clientela cuando llegue el verano y si puedo abrir. El palo económico se notará en que en vez de pedir tres cervezas y quedarse a comer, se tomarán una y a casa", lamenta.

González de Lara, desde la CEA, señala que la relevante terciarización de la economía andaluza tiene este inconveniente pero también una ventaja: "Si la desenchufas, se apaga rápidamente, pero confiemos en que si se vuelve a encender, también luzca de nuevo con rapidez. La mejor previsión que puedo hacer es que se produzca un efecto espejo, es decir, que la primera quincena de abril sea mala como la última de marzo, pero la segunda permita recuperar un cierto tono como la primera de marzo", explica gráficamente. La CEA ha pedido una vez más liquidez para que pymes y autónomos puedan superar el bache y seguir vivos cuando la situación sanitaria mejore. "La realidad sigue siendo tozuda y hay que tener paciencia, lo principal es atajar la crisis sanitaria y la cadena de contagio".


El campo, fuente de mejores noticias

La mejor evolución relativa la muestra el sector agroalimentario, ya que el paro agrario apenas se incrementa en 4.000 personas de un mes a otro. Jaime Martínez-Conradi, director general de Cooperativas Agro-Alimentarias de Andalucía, es contundente: "El sector se ha comportado de 10. Apenas se han presentado ERTE, solo en aquellos sectores muy ligados al sector hostelero como el cárnico, el de leche de cabra o el de las flores. Las medidas de restricciones a la movilidad también han tenido algún impacto en el volumen de empleo en las cuadrillas de recolección. Pero en abril sí nos preocupa la posible escasez de mano de obra, por el cierre de fronteras. Esperamos respuesta del Ministerio de Trabajo a algunas de las propuestas que les hemos presentado.

Martín, desde UGT-A, realiza por último un reconocimiento al SAE "por el trabajo ingente que está haciendo para el mantenimiento del empleo". "Hay que reconocer el trabajo tanto de estos como de otros trabajadores públicos, que están permitiendo mantener los servicios básicos en esta crisis". Recuerda que el SAE ha contratado a 100 personas de refuerzo, como el SEPE ha anunciado que incorporará a 1.000 más a lo largo de este mes. "Venimos de un recorte continuado del sector público y ahora cabe preguntarse dónde está el privado. Necesitamos una renta vital equivalente al Iprem, un fondo social para problemas futuros que venga de Europa y un plan general de reconstrucción del empleo que sea transversal", resume.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios