CAÍDAS DE HASTA EL 40% DE SUS COTIZACIONES

El nuevo valor del fútbol, el supersueldo del CEO del Atleti y la gran deuda de Roures

Los grandes clubes que juegan la Champions League se han desplomado más de un 40% en bolsa por la paralización de las competiciones, lo que obliga a revisar el valor de la industria

Foto: El consejero delegado del Atlético de Madrid y máximo responsable del club, Miguel Ángel Gil Marín. (EFE)
El consejero delegado del Atlético de Madrid y máximo responsable del club, Miguel Ángel Gil Marín. (EFE)
Adelantado en

La crisis económica provocada por el coronavirus no distingue de ricos ni pobres, de grandes empresas o de pymes, aunque la capacidad de resistencia sea distinta en función, más que del tamaño, del músculo medido por la liquidez —dinero fresco en la caja— y la deuda, préstamos a pagar. Por tanto, trata casi por igual a los transatlánticos que a los barcos de pocos metros de eslora.

El fútbol, la industria más sobrevalorada del planeta, donde la proporción entre dinero y talento está totalmente desequilibrado a tenor de lo que se paga por jugadores que no son de primer orden mundial, es una prueba evidente de la fuerza del Covid-19. Clubes como el Fútbol Club Barcelona, el Atlético de Madrid, el Alavés, el RCD Espanyol o el Olympique de Lyon ya han anunciado Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para jugadores y empleados como si fueran empresas de un polígono cualquiera.

La pregunta, más allá de cuándo se podrán reanudar las competiciones, es cuánto va a afectar el coronavirus a esta industria que mueve miles de millones. ¿Cuánto se tendrán que bajar el sueldo los jugadores? ¿Cuánto se pagará ahora por un delantero tipo Dembelé, Coutinho, Joao Felix o Jovic? ¿Van a sobrevivir los que ya estaban muy endeudados o los que se habían metido en inversiones históricas, como el Real Madrid para la construcción del nuevo Bernabéu?

Un buen baremo de lo que vale ahora este negocio planetario es la bolsa, donde cotizan numerosos clubes europeos, como la Juventus, la Roma, el Ajax o el Borussia Dortmund, equipos que han jugado la actual edición de la Champions League. El índice Stoxx Europe Football se ha desplomado un 32% en lo que va de año, desplome que supera la entidad turinesa —se ha derrumbado un 39%— que le paga el megasueldo a Cristiano Ronaldo, o el joven equipo alemán —vale un 40% menos— que tiene como principal activo a Halaand, el joven noruego que es objeto de deseo de media Europa.

Varios de los grandes clubes del Viejo Continente tendrán que pensar, más que en comprar, en vender. El Barça, que estaba a punto de firmar un crédito de 815 millones para remodelar el viejo Camp Nou, ya ha anunciado un ERTE que incluye un recorte salarial del 70% del sueldo para sus grandes figuras. O lo que es lo mismo, un 5,5% de su sueldo anual si el cierre dura un mes o un 11% si el confinamiento se extiende dos meses.

Es el primero de los trasatlánticos en pulsar el botón rojo del estado de alerta. El club azulgrana es el que más paga por plantilla, gasto que le ha obligado a recurrir a financiación de fondos de inversión americanos e ingleses para tener contentos a sus 'cracks'. Si la competición no se reanuda, el club entrará en pérdidas y sus directivos tendrán que poner dinero de su bolsillo o dimitir, según sus estatutos sociales, argumentos que explican su rápida reacción al Covid-19.

Miguel Ángel Gil Marín, el consejero delegado del Atlético de Madrid, esgrimió este viernes para justificar el ERTE que su aplicación tiene como único objetivo "garantizar la supervivencia del club". Incluye una rebaja salarial de hasta el 18%, similar a la de la Juventus y del Bayern de Munich y el Borussia. El CEO (siglas en inglés por las que se conoce a estos cargos) y artífice del mayor periodo de estabilidad del Atleti en las últimas décadas sabe bien de lo que habla puesto que el club tiene un deuda elevada con Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, y aún tiene que terrminar de pagar el Wanda Metropolitano.

Curiosamente, Gil Marín también tendrá que dar ejemplo porque el pasado año se subió el sueldo, la nada desdeñable cifra de un 65%. El heredero de los Gil se subió su remuneración desde los 1,95 millones que cobraba antes hasta los 3,21 millones "como consecuencia de los servicios de dirección prestados al club". Pasó a cobrar como un alto directivo del Ibex 35, al mismo nivel o por encima de sus homólogos en CaixaBank, Banco Sabadell, Endesa, Mapfre o Meliá, prueba inequívoca de la hiperinflación del fútbol.

El fundador del Grupo Mediapro, el español Jaume Roures. (EFE)
El fundador del Grupo Mediapro, el español Jaume Roures. (EFE)

Como el caso de Javier Tebas, el jefe de la Liga de Fútbol Profesional, que en los últimos años ha multiplicado su sueldo por cuatro hasta los 1,2 millones. Tebas quiere que se terminen las competiciones porque sabe mejor que nadie lo que se juega la industria, unos 675 millones, que de no llegar pondrán a muchos clubes en situación de insolvencia.

Lo mismo piensa Jaume Roures, a cuyo grupo, Mediapro, le va la vida en la jugada. El empresario catalán ha reclamado esta semana que se juegue lo que resta de Liga y de Champions aunque sea en julio o en agosto, sin tener en cuenta que los contratos de los jugadores terminan a 30 de junio o las condiciones climáticas de España para disputar partidos en pleno verano. Lo necesita como una vacuna contra el virus porque el pasado año endeudó su compañía en 920 millones de euros, préstamo por el que tiene que cumplir determinadas condiciones financieras que, con el fútbol parado, serían muy difíciles. De momento ya ha aplicado un ERTE para 1.200 empleados y sus directivos se han bajado el sueldo un 50%. No será el último.

Cuando el Barça construyó en el actual Camp Nou, en la década de los 50, se endeudó hasta tal punto, que sus jugadores pusieron su dinero a disposición del club al que le dijeron que todo lo que habían ganado se lo debían al Barça. Es lo mismo que ha hecho el Leeds United, el histórico club ahora en la Segunda División inglesa, dirigido por Marcelo Bielsa, cuyos jugadores han ofrecido sus elevados salarios para que se puedan pagar las nóminas de los empleados.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios