ESTADO DE ALARMA

La banca 'pasa' de la moratoria del Gobierno: opciones si tienes una hipoteca

Las entidades han lanzado sus propias medidas para evitar que se dispare la morosidad. Apenas habrá clientes que se acojan a la medida del Gobierno por sus restricciones

Foto: (iStock)
(iStock)

Los bancos ya han dicho de forma implícita que el decreto del Gobierno de moratoria hipotecaria es un brindis al sol y papel mojado. Las entidades han recogido el guante del consenso que hay en evitar que la crisis coyuntural se convierta en estructural para lanzar sus propias medidas con las que evitar que se dispare la morosidad y aliviar la carga que supone para los hipotecados en un periodo de incremento del paro.

Sin embargo, este proceso de facilidades de cumplimiento del crédito, ya sea con moratorias o créditos puente, no se hará a través del decreto urgente del Gobierno de Pedro Sánchez. Por una simple razón. Las restricciones impuestas y las dificultades para acreditar los supuestos exigidos hacen muy difícil que haya clientes que puedan solicitar la moratoria, que exime de provisiones a los bancos por este concepto.

La moratoria decretada por el Ejecutivo ha arrojado un aluvión de dudas. Economía trasladó a abogados bancarios la intención de aclararlas en un desarrollo reglamentario que no ha llegado, y tras los dos últimos consejos de ministros parece no ser prioritario. Las incógnitas oscilan en torno a los plazos y sobre los requisitos, ya que el decreto apunta a cuatro y los bancos asumen que hay que cumplir todos, aunque no está claro.

Un ejemplo de ello es el choque entre Facua y Bankia. La asociación criticó este viernes un cambio de criterio en el banco parcialmente nacionalizado que, en realidad, solo había asumido las exigencias del Gobierno desde el principio. Los supuestos son que el deudor hipotecario pase a estar en situación de desempleo o, si es un empresario o profesional, que haya sufrido una pérdida sustancial de sus ingresos o en sus ventas; que el conjunto de los ingresos de la unidad familiar no supere el límite de tres veces el indicador público en renta de efectos múltiples mensual del mes anterior; que la cuota hipotecaria sea igual o superior al 35% de los ingresos netos de la unidad familiar, y que por esta emergencia sanitaria la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas.

Algunas familias ya han comprobado lo difícil que es cumplir los cuatro criterios y acreditarlos en una época de confinamiento. Las entidades lo han asumido, y ya han lanzado alternativas. Las entidades hacen esfuerzos por mejorar su reputación, ya que esta vez no son vistas como culpables como en la Gran Recesión.

Por ejemplo, Bankinter anunció esta semana que permitía una carencia en el pago del capital a aquellos clientes que no puedan acogerse a la moratoria. Es decir, el beneficiado pagará menos cuota mensual porque se le restará la parte del capital por un periodo de cuatro meses (prorrogable hasta 12).

Las incógnitas oscilan en torno a los plazos y sobre los requisitos, ya que el decreto apunta a cuatro y los bancos asumen que hay que cumplir todos, aunque no está claro

Esta oferta del banco naranja será aplicable a empleados por cuenta ajena que entren en situación de desempleo, a afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), así como a profesionales, autónomos o empleados de sectores cuya actividad esté paralizada por las medidas extraordinarias, pero que aun así no cumplan con los requisitos aplicables a la moratoria hipotecaria que estableció el Ejecutivo.

Además, más allá de los requisitos con los que tiene que cumplir el cliente para acogerse a una moratoria hipotecaria, los bancos también se adelantan a definir los plazos de duración de dicho aplazamiento. Con la duración de la pandemia y todas sus derivadas todavía en el aire, el Decreto vincula la moratoria hipotecaria a la duración del estado de alarma, pero los bancos ya han empezado a poner sus propias fechas: CaixaBank ha anunciado en un comunicado que la moratoria será hasta septiembre y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, también adelantó en la junta de accionistas del viernes que el aplazamiento del pago del capital de la hipoteca se ampliará hasta seis meses.

Luego están las alternativas a la moratoria como tal. Por ejemplo, Banco Sabadell ha optado por un crédito puente. La entidad dará un préstamo de hasta seis meses sin comisiones ni intereses para hipotecados que cumplan los requisitos pero tengan dificultades para acreditarlo por la situación del estado de alerta, o estén apurados pero sin llegar a estar en los cuatro supuestos de vulnerabilidad.

Otros bancos que aún no han anunciado medidas concretas están analizando alternativas, ya que quieren evitar un incremento de la morosidad. Además, como adelantó en su momento El Confidencial, el Banco Central Europeo (BCE) ha flexibilizado los requisitos de capital y los de provisiones ante incumplimientos o moratorias derivados de la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.

a

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios