Bruselas permite quitarlo

Arancel del 6,3%: el Gobierno sigue haciendo caja con la importación de mascarillas

Las mascarillas que llegan a España procedentes de China siguen teniendo que pagar un 6,3%, a pesar de que Bruselas ha dejado a los Estados quitar los aranceles que encarecen productos ahora críticos

Foto: Descarga en el aeropuerto de Zaragoza del avión procedente de China con las primeras seis toneladas de material de protección adquirido directamente a empresas del país asiático. (EFE)
Descarga en el aeropuerto de Zaragoza del avión procedente de China con las primeras seis toneladas de material de protección adquirido directamente a empresas del país asiático. (EFE)
Adelantado en

“Habría sido tan sencillo como, en el real decreto de medidas urgentes que se aprobó con el estado de alarma, haber incluido que se retiraban los aranceles a todos los productos considerados de primera necesidad importados para combatir esta crisis, como mascarillas o respiradores”.

Esta reflexión, escuchada en boca de un veterano empresario dedicado a la exportación, choca frontalmente con la realidad que se están encontrando las empresas que se han lanzado a adquirir mascarillas en el mercado chino para proveer al personal sanitario, y a muchos otros profesionales que tienen que seguir acudiendo a sus puestos de trabajo, como camioneros, reponedores de supermercado o farmacéuticos.

En un momento crítico, el Estado está cobrando en concepto de arancel un 6,3% a la importación de mascarillas desde China, impuesto que se aplica a los tristemente famosos EPI, equipos considerados de producción industrial, pero bajo los cuales se engloban los FFP1, que son las mascarillas quirúrgicas, con una protección del 95%, los FFP2, que son las que usan los médicos habitualmente, y los FFP3, que son las que se emplean para el ébola, según explican desde una empresa exportadora.

Un portavoz del Ministerio de Industria ha reconocido que “el arancel de mascarillas, efectivamente, es del 6%” y que “hay un tipo de respiradores que tienen un 1,7%”, pero justifica su cobro en que “no nos consta que la Unión Europea deje libertad para quitar los aranceles a la importación de material sanitario de China”.

Los médicos están sufriendo falta de mascarillas.
Los médicos están sufriendo falta de mascarillas.

Consultadas por este medio, fuentes comunitarias aseguran que “los Estados miembros ya pueden, de conformidad con las normas de la UE anteriores, hacer exenciones provisionales sin esperar ninguna decisión de la Comisión”.

Bruselas está trabajando actualmente en encontrar una solución a los aranceles que tenga en cuenta todos los aspectos relacionados con la importación de equipos considerados relevantes para combatir la crisis actual, y confía en tener una decisión en breve, hoja de ruta que no impide a nuestro país tomar ya decisiones.

Desde Bruselas, aseguran que “los Estados miembros pueden hacer exenciones provisionales sin esperar ninguna decisión de la Comisión”

“De hecho, España ya puede hacer estas excepciones sin esperar a que la Comisión consensúe su decisión”, añaden desde Bruselas, y subrayan que se ha optado por esta fórmula, precisamente, para evitar que “los Estados miembros tengan que esperar una decisión burocrática que puede tardar unos días”.

Promesa de devolución

Actualmente, las compras a China que van por el Ingesa (Instituto Nacional de Gestión Sanitaria) no pagan arancel. El gran problema es que los EPI, al estar catalogados como productos industriales, quedan fuera del registro sanitario de Ingesa y se está obligando a tributar por ello.

Un pago que, además, llega en un momento especialmente sensible, ya que la fuerte demanda que hay en todo el mundo de mascarillas y respiradores está haciendo que el precio se dispare, incremento de coste al que las empresas españolas están teniendo que sumar el arancel.

Ante las protestas y consultas de las empresas que están colaborando en traer material desde la otra punta del mundo, en muchas ocasiones donándolo o vendiéndolo a precio de coste, se les está comunicando que podrán solicitar la devolución del impuesto, según afirman algunas de estas compañías. Un pronunciamiento en línea con un comunicado que emitió el lunes la Agencia Tributaria, en relación con este tributo y la exención el IVA, que previa aportación de avales y garantías, deja exentas las importanciones de productos adquiridos para combatir el coronaviruas.

El problema es que la nota de la Hacienda se limita a los productos que se enmarcan dentro del registro sanitario, y las mascarillas se engloban bajo confección textil "y tienen esa protección porque hay producción en la UE", explican desde Industria. Y añaden: "La Comisión Europea autoriza a dar exención de arancel e IVA por catástrofes, pero sólo cuando los importadores son entidades públicas (Ingesa), por ejemplo en caso de España, y organizaciones no lucrativas con fines humanitarios", insisten desde el ministerio, catalogación que deja fuera a las compañías que está trayendo mascarillas desde China para combatir el desabastecimiento.

Hacienda reconoce que las empresas están fuera de la exención que sí ha aplicado a entidades públicas, porque interpreta que Bruselas las deja fuera

Tras la publicación de este artículo, desde la Agencia Tributaria han reconocido que la exención actual sólo se aplica a Ingesa y entidades caritativas, y explican que es así a la espera de que la Comisión Europea aclare, por escrito, cual va a ser el nuevo marco de los aranceles, detallando en concreto si también aplicará a empresas privadas.

Las autoridades españolas han adoptado esta postura porque entienden que la libertad que ha concedido Bruselas a cada estado miembro para eliminar los aranceles y el IVA de estos productos se limita a entidades públicas, caritativas y filantrópicas, no a empresas privadas, aunque éstas estén colaborando en traer las mascarillas para luchar contra el Covid19.

Esta situación ayuda a entender que las empresas se muestran escépticas hacia las promesas de devolución futura que se les está haciendo, ya que consideran que la improvisación es la nota característica de la gestión de esta crisis y que, si realmente no se quiere cobrar el arancel, es tan sencillo como quitarlo, ya que, sostienen, Europa ha dado permiso para ello, en vez cobrarlo primero y esperar a que lo quiten y devuelvan después.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios