CONSEJO DE MINISTROS

El Gobierno quiere frenar que los bancos se roben pymes con las ayudas públicas

La banca está presionando hasta el último momento para abaratar la factura del rescate a las pymes. Teme que la letra pequeña complique esta medida, clave para minimizar la crisis

Foto: Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, y Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno. (EFE)
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, y Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno. (EFE)
Adelantado en

El dinero público vuelve a entrar en la banca española. Al contrario que en 2012, cuando España tuvo que pedir un rescate para salvar parte de las cajas de ahorros y sus depositantes, las nuevas medidas que anunciará este martes el Gobierno tienen al sector financiero como medio y no como fin. Así, el Consejo de Ministros aprobará una línea de avales de 100.000 millones para reflotar las pymes y grandes empresas que están viéndose impactadas por la crisis del coronavirus.

La cuantía ya fue anunciada hace una semana, pero quedaba por definir la letra pequeña. Con un punto caliente en todas las negociaciones: qué porcentaje de pérdidas asumirá el Estado en caso de que haya que hacer uso de los avales. Los bancos temían hasta el lunes a última hora que el Gobierno impusiera el modelo belga, que haría que tuvieran que asumir el primer 3% de pérdidas; la mitad del 3% al 5%, y un 20% del resto. Frente a ello, las entidades llevan días haciendo 'lobby' para intentar equilibrar las cosas con un reparto medio del 80% para el Gobierno y del 20% para el sector, sin fijar quién asume las pérdidas primero. En este sentido, las entidades creen que el modelo belga desincentivaría casi por completo las nuevas financiaciones a las compañías más débiles.

Desde el sector, temen que la letra pequeña de estos avales y su negociación en el Consejo de Ministros compliquen su aplicación, en un momento en que no se puede perder tiempo ante la necesidad de rescatar a autónomos, pymes y grandes empresas ante el parón provocado por la pandemia.

Entre los puntos que se espera que recoja el real decreto, según borradores a los que ha tenido acceso este medio, está que se limite la concesión de créditos con avales a clientes vigentes de las entidades. Con ello, se buscaría limitar la competencia desleal con dinero público de fondo, el conocido 'dumping' financiero. Aun así, será difícil para el Gobierno controlar estas prácticas, ya que muchas pymes y grandes empresas trabajan con varias entidades, que pelearán por dar crédito a las empresas con perspectivas de salir adelante de esta crisis.

Seguimiento de las ayudas

Otro de los ejes de la negociación ha sido el coste de los avales. Han estado sobre la mesa distintos porcentajes, en función del tamaño de la empresa y la duración de la financiación, que van desde el 0,25% al 1%. Con ello, el Estado sufragará parte de las potenciales pérdidas.

También es clave cómo se controla la concesión de estas líneas de financiación y el reparto futuro de las pérdidas. El Gobierno ya ha recibido tirones de orejas por parte del Tribunal de Cuentas debido al rescate de 2012. Los avales para frenar el golpe del Covid-19 serán una buena oportunidad para comprobar si se ha aprendido de los errores del pasado.

Más allá de los avales, el Banco Central Europeo (BCE) ha tomado varias medidas extraordinarias ante la crisis económica desatada por la pandemia. En política monetaria, con anuncios de más compras de activos por valor de 870.000 millones de euros. Y en su labor de supervisión, con dos frentes. Por una parte, con la flexibilización de los requisitos de solvencia, liberando hasta 60.000 millones para las entidades españolas y, por otra, con la relajación del requisito de dotar provisiones ante créditos que entran en mora por la crisis del Covid-19 o por moratorias aprobadas en varios países.

Asimismo, algunos gobiernos han aprobado grandes paquetes de avales públicos para la financiación de empresas en problemas por parte del Gobierno. En España, el Ejecutivo de Pedro Sánchez anunció un paquete de 100.000 millones en avales públicos, aunque sin detallar cómo será.

Ayudas privadas

Los bancos ya han anunciado líneas de crédito de más de 100.000 millones a pymes y autónomos, y han adoptado iniciativas para facilitar la refinanciación de empresas y particulares en esta crisis repentina. Asimismo, han dejado la red funcionando con servicios mínimos, y han adelantado las fechas de cobro de la pensión para evitar colas.

En un informe reciente, Goldman Sachs señaló que Banco Santander y BBVA son los bancos que mejor se enfrentan a esta recesión por su diversificación global. Las entidades que más sufrirían, según los analistas, son las que tienen mayor dependencia de la economía española y carteras importantes en crédito a pymes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios