PLAN ANTI COVID

Así se reconciliaron Sánchez y la banca para duplicar el 'manguerazo' contra el Covid-19

La presión de las entidades y el Banco de España consiguió que el Gobierno duplicara 'in extremis' el volumen de avales a inyectar para empresas, familias y autónomos

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
Adelantado en

Los momentos de crisis fuerzan alianzas inesperadas. Tras varios años de amenazas con impuestos a la banca, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, se ha unido al sector financiero en el momento más importante: ante la crisis originada por el coronavirus. Entidades, Banco de España y el Gobierno han negociado mano a mano durante los últimos días los detalles de las medidas económicas que se anunciaron este martes para minimizar los problemas.

La clave, para la banca, era que la cifra que anunciara Sánchez tranquilizara al mercado y transmitiera que no habrá problemas de liquidez para las empresas que se vean bloqueadas por la pandemia. Hasta el lunes, el Gobierno solo estaba dispuesto a poner sobre la mesa entre 50.000 y 60.000 millones. Algo que ha cambiado 'in extremis', en parte gracias a la presión ejercida sobre todo por la institución liderada por Pablo Hernández de Cos, según fuentes financieras consultadas por este medio.

Así, Sánchez sorprendió a los propios bancos al anunciar un paquete de medidas de 200.000 millones de euros, una cifra casi idéntica a la que las entidades calculaban como potencial impacto, de 190.000 millones, según ha podido saber este medio.

Las negociaciones en curso llevan varios días, entre el Ministerio de Economía, que lidera Nadia Calviño; el de Hacienda, pilotado por María Jesús Montero; la Asociación Española de Banca (AEB), que preside José María Roldán: la Confederación Española de Cajas de Ahorros (Ceca), que tiene al frente a Isidre Fainé, y el Banco de España.

Las mismas fuentes señalan que junto a la influencia ejercida por Hernández de Cos, también fue clave que los bancos se ofrecieron a asumir mayor parte de la factura, a cambio de que el Gobierno elevara la cifra anunciada.

Objetivos conseguidos

El sector financiero tenía claras sus prioridades en la negociación: que las medidas tranquilizaran al mercado, como parece que se consiguió por el repunte del Ibex 35, y dejar claro que los avales no son un nuevo rescate financiero, sino unas ayudas para mantener vivo gran parte del tejido empresarial. De hecho, Sánchez y la nota de prensa del Gobierno evitaron mencionar a la banca por la parte de los 200.000 millones que van a asumir, que puede ser cerca de un 40%. En su lugar, se refirieron al "sector privado".

Hubo dos argumentos que convencieron especialmente al Gobierno. Por un lado, el riesgo de haber anunciado algo muy inferior a lo que han puesto sobre la mesa en los últimos días Alemania o Francia. El país germano anunció avales por hasta 500.000 millones de euros, un 15% de su producto interior bruto (PIB). Francia puso su listón en 300.000 millones, en torno a un 12% de su PIB. Y los 200.000 millones anunciados por Sánchez se sitúan en el 16%.

Pablo Hernández de Cos (i), gobernador del Banco de España, acompañado de la vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño (c) y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (d). (EFE)
Pablo Hernández de Cos (i), gobernador del Banco de España, acompañado de la vicepresidenta del Gobierno Nadia Calviño (c) y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (d). (EFE)


Y, por otro lado, también influyó que un plan más austero generaba incertidumbre. El Gobierno, sobre todo Calviño y Montero, quieren minimizar el coste de esta crisis para el Estado, ya que cuando esta pase el mercado se volverá a fijar en la deuda pública y el déficit. Aun así, han optado por engordar la ratio deuda pública/PIB a través de asumir más deudas en lugar de arriesgar el crecimiento.

Tras la victoria ante los mercados del martes, todo está pendiente de la letra pequeña del real decreto y cómo se van articulando las ayudas a las empresas. Las fuentes consultadas señalan que en los próximos días se concretará cómo se reparten los avales. El Gobierno se compromete a poner hasta 100.000 millones y las entidades han ido anunciando planes para conceder otros 100.000 millones. Así, cualquier compañía que no pueda hacer frente a sus pagos por el coronavirus podrá financiarse a cuatro años para superar el bache.

Moratoria hipotecaria

Junto a los avales, el Gobierno anunció la moratoria hipotecaria, como adelantó este medio, algo que las entidades financieras temían desde que lo anunció Italia la semana pasada. Asumían que un Gobierno de tinte progresista como el actual no podía permitirse quedar por detrás en una materia como esta. Por ello, desde los principales grupos financieros esperan que el Banco Central Europeo (BCE) tenga un gesto flexibilizando la contabilización de aquellas hipotecas que dejan de pagar como consecuencia de esta medida, evitando una oleada de dotaciones.

El regulador europeo ya anunció una batería de iniciativas para el sector financiero la semana pasada, que implican sobre todo una flexibilización en las ratios de capital y de liquidez. Pero a los bancos no les parece suficiente, ya que para llegar a beneficiarse de ellas, primero tendrían que sufrir pérdidas milmillonarias que estarían lejos de tranquilizar a clientes e inversores. Al contrario, creen que el BCE podría ampliar el calendario de provisiones de las hipotecas y créditos afectados por el Covid-19, evitando sus números rojos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios