INVERSIONES MILLONARIAS FINANCIADAS A CRÉDITO

CVC, Alba, Florentino Pérez... El 'crash' deja en descubierto a los dueños del Ibex

La caída de las cotizaciones pone en riesgo inversiones multimillonarias financiadas con préstamos, que ahora no están cubiertos por el valor de las acciones

Foto: Las pantallas de la Bolsa de Madrid, este lunes. (EFE)
Las pantallas de la Bolsa de Madrid, este lunes. (EFE)
Adelantado en

El desplome del Ibex 35 ha dejado desnudos a muchos de los accionistas más relevantes de las compañías que componen el índice selectivo español. Las caídas a precios no vistos en décadas han pillado a los dueños de un buen número de grandes empresas españolas con deudas cuyas garantías son las acciones que ahora se han hundido. Una situación que, salvo que la banca los exima de sus obligaciones, afecta a fondos como CVC, GIP, Corporación Financiera Alba, Fidelity, y a nombres ilustres como el de Florentino Pérez y Demetrio Carceller.

Desde el pasado jueves, las llamadas de urgencia y las reuniones por videoconferencia entre los máximos directivos de varias de las grandes compañías y los responsables de riesgos de los bancos nacionales e internacionales se han disparado en proporción inversa a la evolución de los índices bursátiles. El desplome medio de más del 30% de las cotizaciones, que en algunos casos ha llegado al 50%, ha provocado que muchos accionistas que financiaron sus inversiones con deuda comprueben que las garantías que pusieron valen menos que lo que compraron. Es lo que se llama estar al descubierto o, como se conoce en el argot bursátil, estar ‘under water’.

Es el caso de CVC Capital Partners, Corporación Financiera Alba y GIP, los tres fondos que entre 2016 y 2018 compraron el 40% de Naturgy, antes Gas Natural. El brusco retroceso hasta niveles no vistos hace siete años pone en un aprieto a estos dos fondos internacionales y a la familia March. Los tres pagaron 19 euros por cada acción de la compañía catalana con sede ahora en Madrid, por lo que acumulan minusvalías de 1.700 millones de euros.

Según distintas fuentes, por debajo de los 15 euros a los que la cotización cerró este lunes, los tres inversores institucionales tendrían que aportar nuevas garantías a los préstamos de casi 4.000 millones que pidieron a la banca para comprar estar participaciones. Entre las entidades que concedieron esos dos créditos destacan Banco Santander, CaixaBank, Crédit Agricole, Société Générale y Natixis, que fueron las que más abrieron el grifo. También actuaron como acreedores Bankia, Abanca, Unicredit, Unicaja, Liberbank, Bankinter, Sabadell, Arquía y Banco Cooperativo.

Entre las compañías que más están sufriendo están ACS, debido al más que previsible hundimiento de las economías, lo que frenará en seco las infraestructuras, y el negocio de Abertis, la gran apuesta de la constructora tras invertir 18.000 millones de la mano de la italiana Atlantia en 2018. Una inversión que se costeó con un préstamo de 9.800 millones que el mercado considera que será difícil de devolver si el 'crash' mundial se prolonga durante meses.

Paneles de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Paneles de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Estas dudas han llevado a ACS a cambiarse en bolsa a niveles de agosto de 2012, justo cuando la banca, liderada por UBS, ejecutó las garantías a la constructora por no poder hacer frente a los préstamos solicitados para comprar Iberdrola. La compañía ha perdido la mitad de su capitalización en poco más de una semana, lo que ha dejado tocadas hasta las finanzas del propio Florentino Pérez. El presidente del 'holding' tiene valorada en libros su participación del 12,7% en 787 millones de euros, 220 millones por encima de lo que vale hoy su paquete. Una inversión financiada con créditos por 280 millones de euros, según las cuentas de su sociedad personal.

Una situación que también están viviendo Alberto Alcocer y Alberto Cortina, conocidos como 'los Albertos', que aún mantienen algo más del 4% de la compañía y que en la anterior crisis vieron cómo sus acreedores les ejecutaron al no poder aportar más garantías en sus préstamos.

Peligro en Sacyr y Repsol

Como ACS, Sacyr también se ha hundido hasta precios que no veía en casi ocho años. Un batacazo hasta los 1,15 euros que impacta en las cuentas de Demetrio Carceller, su primer accionista, en las de los dueños de El Pozo, la familia Fuertes, y en su propio presidente, Manuel Manrique, que estaba en proceso de refinanciar sus deudas personales con Banco Santander y Sabadell tras haber tenido que entregar ya varias viviendas como garantía.

La situación de esta constructora está muy ligada a la evolución de Repsol, de la que tiene el 8%, y cuyo valor ha caído al nivel más bajo en 27 años por el desplome del precio del petróleo. Si, como descuenta el mercado, la empresa energética no puede pagar los dividendos prometidos, el problema para Sacyr será de gran envergadura, puesto que paga el préstamo de su inversión con la caja que le llega de Repsol en forma de remuneración al accionista.

Los March también están afectados por la severa caída de Indra, en la que entró hace 11 años a 15 euros por acción, justo el doble de lo que cotiza actualmente. De la empresa de tecnología y de defensa son también destacados accionistas Fidelity, que acumula fuertes pérdidas por su 10%, y el propio Estado, que es dueño del 18,3%, comprado a 10,19 euros por título, un 25% por encima de su cambio actual. Una diferencia que obligará a todos a hacer provisiones millonarias.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios