EXPERTAS EN TECNOLOGÍA Y OPERACIONES

Botín revoluciona la cúpula de Openbank (Santander) con tres nuevas consejeras

El banco digital incorpora tres consejeras (Cristina Álvarez, Amparo Solis y Marta Elorza), dos de ellas del Santander y una exsocia de KPMG. Javier Monzón preside el consejo

Foto: La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín. (Reuters)
Adelantado en

Cambios en el consejo de administración de Openbank. Banco Santander ha incorporado tres consejeras a la entidad digital que preside Javier Monzón y dirige Ezequiel Szafir como consejero delegado. Las tres ejecutivas elevan el número de mujeres en el consejo hasta cuatro, el 44%. En Santander es del 38%, con seis mujeres de 16 miembros en el órgano.

Según han confirmado fuentes de la entidad, Cristina Álvarez pasará a formar parte del 'board' de Openbank. Esta ejecutiva es desde febrero de 2019 Global Chief Technology Officer (CTO) de Banco Santander, donde trabaja en la definición de la estrategia tecnológica del grupo y la transformación digital, claves en el actual plan estratégico con una inversión comprometida de 1.000 millones. Álvarez procede del sector de las telecomunicaciones -ha pasado por Nokia, Vodafone y Telefónica-, antes de recalar en la entidad financiera cántabra. También había sido consejera de Sacyr y de Aedas Homes.

Además, en la categoría de independiente entra también en el consejo de Openbank Amparo Solís. Esta ejecutiva fue durante 11 años (2005-2016) socia de KPMG especializada en el asesoramiento de operaciones del sector financiero e inmobiliario. Previamente, estuvo 12 años en Deloitte, donde ocupó responsabilidades como socia del sector asegurador. Anteriormente, también estuvo siete años en Arthur Andersen, el gigante de la auditoría que quebró tras el escándalo de Enron en EEUU.

La tercera nueva consejera fichada por Botín para Openbank es Marta Elorza. Esta profesional de larga trayectoria dentro del Banco Santander, donde estuvo dos décadas desde 1997, ya tiene experiencia en consejos de administración. Botín la hizo consejera de Duro Felguera en 2018. Dentro de la ingeniería asturiana, Elorza ocupó el cargo de presidenta de la comisión de auditoría de la entidad. No obstante, en septiembre de 2019 dimitió de su cargo tras alegar que sus nuevas responsabilidades eran incompatibles con este cargo. La economista se jubiló de Banco Santander en 2018, donde en los últimos años había adquirido experiencia en la división de tecnología y operaciones.

Endesa sigue los mismos pasos

La filial del Santander no es la única empresa que está intentando mitigar la desigualdad de género dentro de su consejo de administración. Tal y como adelantó El Confidencial, Endesa ha contratado los servicios de una firma de cazatalentos para incorporar a tres nuevas consejeras. Actualmente, la firma dirigida por José Bogas solo cuenta en su órgano de decisión supremo con la presencia de una mujer, la presidenta de Enel, Patrizia Grieco.

De esta forma, el comité de nombramientos y retribuciones propondrá tres nombres para someterse a su votación en la próxima junta de accionistas. Con las tres nuevas consejeras, Endesa llegará al 30% de presencia de mujeres que marcaba como objetivo para 2020 el Código de Buen Gobierno impulsado por la CNMV.

Se mantiene la brecha salarial

Pese al nombramiento de más mujeres en los consejos de administración, las grandes empresas del Ibex siguen acusando un fuerte grado de brecha salarial dentro de sus plantillas. Sin ir más lejos, la firma presidida por Ana Patricia Botín refleja un 30,8% de brecha salarial bruta a cierre de 2019. Es decir, el total de sueldos que cobran los hombres con respecto al que cobran las mujeres es un 30% superior. La entidad también calcula la brecha salarial en trabajadores de igual función y rango, que en este caso es del 2%.

No obstante, Santander es, junto con Telefónica (19% de brecha salarial bruta) y Repsol (26% de brecha salarial bruta), la única gran empresa del Ibex 35 que muestra su brecha salarial bruta, el medidor de desigualdad de género más fehaciente, ya que mete en la ecuación la menor presencia de mujeres en los puestos de alta responsabilidad, y por ende mejor pagados. El resto de grandes cotizadas lo ocultan, con lo que sus desigualdades pueden ser aún mayores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios