Crisis sanitaria

El Ibex busca auxilio de la CNMV para que el Covid-19 no acabe torpedeando sus juntas

Las juntas de accionistas de las principales empresas del Ibex están en el aire por la amenaza del coronavirus. Las primeras programadas son las de BBVA y Mapfre

Foto: Imagen de la junta general de accionistas de BBVA en 2019. (EFE)
Imagen de la junta general de accionistas de BBVA en 2019. (EFE)
Adelantado en

Este viernes 13 de marzo es el día elegido por BBVA y Mapfre para celebrar sus juntas generales de accionistas. Es solo el principio: en las siguientes semanas y hasta finales de junio, está previsto que celebren las suyas el grueso de las compañías del Ibex. Al menos las que cierran su ejercicio fiscal el 31 de diciembre.

Si habitualmente estos encuentros resultan poco más que meras formalidades, la incidencia este año de la crisis del coronavirus los está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza para las empresas. "Ahora mismo, sigue según lo previsto. Pero todo puede cambiar, seguimos estudiando opciones", aseguran desde una de las empresas que tienen prevista su junta de accionistas a lo largo del presente mes de marzo.

Los intentos por frenar la expansión de la enfermedad han llevado en los últimos días a distintas empresas españolas a evacuar parte de sus sedes (Bankia y EY) y posponer eventos multitudinarios. Así, sin ir más lejos, BBVA anunció el pasado jueves la suspensión de su Investors Day, previamente programado para el próximo 24 de marzo. Sin embargo, es significativo que la entidad mantenga en pie la convocatoria para la junta, a celebrar este viernes en Bilbao.

Las rigideces legales que afectan a todo lo concerniente a las juntas obligan a las compañías a ser especialmente escrupulosas ante cualquier modificación, para evitar conflictos legales con algunos de sus accionistas.

Es por eso que desde las corporaciones del Ibex se apela a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y al Gobierno para que les conceda flexibilidad para tomar las medidas necesarias en esta situación anómala. "La solución debe venir de la CNMV", observan desde una entidad financiera. Así, la asociación de Emisores Españoles advertía en un comunicado enviado a sus socios de la semana pasada que "ante un empeoramiento de la crisis sanitaria, sería deseable que se ampliaran los plazos de celebración de las juntas, de tal forma que se pudieran celebrar a lo largo de todo el año y no solo hasta el próximo mes de julio, lo que solo puede ser dispuesto por una norma con rango de Ley". "Desde nuestra asociación, llegado el caso, buscaríamos los interlocutores adecuados para promover la aprobación de una norma en este sentido", añadía.

Sebastián Albella, presidente de la CNMV. (EFE)
Sebastián Albella, presidente de la CNMV. (EFE)

Desde el supervisor de los mercados financieros, reconocen que en los últimos días han recibido diversas consultas por parte de la asociación y que, actualmente, están valorando las opciones disponibles para dotar de "cierta flexibilización" a las compañías de cara a la celebración de sus juntas, aunque aseguran no haber adoptado todavía ninguna decisión al respecto.

Una de las opciones más evidentes para ofrecer esa mayor flexibilidad a las compañías podría consistir en una moratoria en los plazos legales, que actualmente obligan a las compañías a celebrar sus juntas ordinarias en los seis meses posteriores al cierre de sus ejercicios fiscales, lo que en la mayor parte de los casos coincide con el primer semestre del año.

Otra cuestión a valorar es la de la celebración de dichos encuentros a puerta cerrada. Actualmente, la mayor parte de las compañías cotizadas recoge en sus estatutos la opción de participar en las juntas a distancia, a través de canales telemáticos. Pero para optar a esta opción, tiene que estar recogida en la convocatoria de la junta. "Lo que no parece tan claro es que se pueda prohibir a los accionistas que así lo deseen asistir al espacio físico destinado a la celebración de la junta", comentan en una gran empresa del Ibex, donde admiten estar estudiando las posibilidades legales en este sentido. Otro riesgo es que, ante el temor al contagio, sean los propios accionistas los que decidan abstenerse de acudir a las reuniones, impidiendo que se llegue a la asistencia necesaria para su celebración.

Limitación de invitaciones

También se está valorando convocar las juntas en dos comunidades autónomas diferentes, por tener una alternativa si hay restricciones en una de ellas. Y se está optando además por incentivar el voto a distancia enviando los tradicionales regalos de las juntas por correo y suprimiendo los desayunos/comidas tipo cóctel.

Mientras tanto, y a la espera de una decisión desde instancias más altas, las compañías están extremando, con las herramientas a su alcance, las precauciones sanitarias de cara a sus respectivas juntas. "A estas reuniones acuden cientos de accionistas, muchos de edad elevada, procedentes de distintos países, y en una situación crítica como esta, puede suponer un riesgo muy alto", observan en otro grupo del Ibex.

Así, varias compañías reconocen estar restringiendo al máximo las invitaciones a clientes y personal propio que suele acudir a estos eventos o estudiando opciones para ampliar el espacio entre los accionistas que, llegado el caso, decidieran asistir al encuentro.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios