STARTUPS Y AYUDA A PYMES EN AGENDA 2030

Un exCaixa y un exLanzadera montan la primera 'boutique' de economía de impacto

Raúl Mir, impulsor de DayOne, y Jaime Esteban, que dirigió el brazo inversor de Juan Roig, levantan 3 millones entre la burguesía valenciana para invertir y asesorar a empresas en Agenda 2030

Foto: Raúl Mir, cofundador de Ángela Impact Economy
Raúl Mir, cofundador de Ángela Impact Economy

Raúl Mir, uno de los impulsores junto a Carlos Trenchs de DayOne, la ventanilla financiera de CaixaBank para empresas tecnológicas y emprendedores, y Jaime Esteban, que dirigió hasta 2018 Angels Capital, el brazo de capital riesgo de Juan Roig, se han lanzado a crear la primera consultora-inversora dedicada a cubrir de forma integral la cadena de valor del fomento de lo que se conoce como "economía de impacto", es decir, orientar la actividad empresarial con el prisma de los llamados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que marca la Agenda 2030 y bajo criterios ambientales, sociales y de buen gobierno corporativo (ASG).

El proyecto es una iniciativa de Mir en la que ha embarcado a Esteban, Jorge Hilario (uno de los fundadores Sothis, ahora ya fuera de la tecnológica de Roig) y el resto de socios de SpeedOut Advisory, la firma de servicios profesionales que montó el exdirector de Angels tras salir voluntariamente de la patrimonial del dueño de Mercadona dedicada a 'startups' para abordar nuevos retos profesionales. Se ha bautizado como Ángela Impact Economy y tiene sede en Valencia.

Ángela arranca con tres millones de euros que salen de bolsillo de Mir, de los accionistas de SpeedOut y de un grupo de inversores valencianos entre los que figuran la familia Royo (Royo Group), a través de su patrimonial Invext Corporation; Enrique Calabuig (Kaiho Capital), que ha llegado un acuerdo con sus hermanos para venderles su parte de Fucsa-Global Omnium por casi 40 millones y volar en solitario; o Bonet Abogados, que aporta a través del 'hereu' del bufete valenciano, Josu Bonet.

Jaime Esteban y Raúl Mir. (SpeedOut)
Jaime Esteban y Raúl Mir. (SpeedOut)

El proyecto se ha estructurado en tres verticales que a su vez confluyen de forma circular, lo que otorga a Ángela un carácter pionero al cubrir de forma integral la cadena de valor en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible para las empresas. El primer pilar es la creación de una sociedad limitada (Impacta Invest) que invertirá como si fuera un fondo de fondos en tres vehículos de 'venture capital' centrados en 'startups' de soluciones en economía de impacto: Creas Impacto, People & Planet Partners (3P) y Q-Impact (Qualitas Equity).

Tras esta primera experiencia, la intención es aprovechar el conocimiento adquirido en la segunda pata de Ángela, la del asesoramiento estratégico a compañías, especialmente pymes, en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hay que tener en cuenta que la aplicación empresarial de la Agenda 2030 no solamente tiene efectos sobre sus resultados económicos por la mayor concienciación del consumidor, sino que va a tener cada vez más alcance regulatorio. Esto obligará a muchas compañías, especialmente pequeñas y medianas empresas, a buscar fuera los servicios necesarios para adaptar sus modelos de gestión.

"Nuestra intención es ayudar a crecer y a crear nuevas compañías que son las que podrán hacer que otras empresas se transformen. La empresa tradicional tiene una necesidad brutal de cambiar introduciendo sostenibilidad e impacto. No por necesidad, sino por obligación. Por ejemplo, la Generalitat valenciana va a sacar una ley el año que viene que obliga a que todas las empresas de más de 250 trabajadores tienen que presentar una memoria de ODS", explica Mir a El Confidencial. "La economía de impacto es absolutamente estratégica para las compañías y su supervivencia. Aquellas que no orienten sus inversiones con criterios de impacto serán expulsadas del mercado", señalaba también Esteban en un foro logístico celebrado en Riba-roja.

En ese nicho de negocio confía en crecer Ángela. Para ello, han alcanzado un acuerdo con la consultora australiana Hatched, que ha desarrollado una plataforma denominada Rooy con la que sistematiza y objetiviza la medición en el ámbito empresarial y de gestión de los objetivos de desarrollo sostenible. Hatched (Timothy O'Brien) llevaba tiempo tratando de entrar en el mercado español y ha encontrado en Ángela el 'partner' para hacerlo.

El tercer objetivo de Mir y Esteban es reunir todo el conocimiento adquirido en las dos fases anteriores para crear una base de datos sistematizada y fijar patrones y protocolos, de forma que puedan emplearse a su vez en la optimización de la inversión y el asesoramiento. Para ello han creado Datae, una compañía de datos que pretende saber dónde se crean nuevas empresas de impacto, qué objetivos de desarrollo sostenible atacan y cuál es el más rentable. También identificar sectores con necesidad de transformarse, como puede ser el clúster del embalaje, con la presión sobre los productos plásticos, el de la movilidad, el energético o el de distribución de la alimentación. Muchos de ellos sienten ya en la nuca el aliento normativo de los ODS.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios