EMPLEABA 2.400 PERSONAS

Quiebra la aerolínea británica Flybe, lastrada por el impacto del coronavirus

La mayor aerolínea nacional, con base en el aeropuerto de Exeter, evitó la liquidación en enero, cuando el Gobierno de Boris Johnson manifestó su apoyo a la intervención estatal

Foto: (Reuters)
(Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

La aerolínea británica Flybe se declaró este jueves en quiebra tras no poder asegurar un rescate financiero por parte del Gobierno de Reino Unido y ante el impacto económico del brote de coronavirus.

La mayor aerolínea nacional, con base en el aeropuerto de Exeter, evitó la liquidación en enero, cuando el Gobierno de Boris Johnson manifestó su apoyo a la intervención estatal, tras lo que sus propietarios inyectaron capital adicional.

Sin embargo, las perspectivas de una posible recuperación cayeron a medida que el coronavirus se propagaba por el mundo, lo que provocó una fuerte disminución en los viajes. Así lo ha confirmado la propia ministra de Transporte, Kelly Tolhurst, ante el congreso, explicando que los ya existentes problemas de Flybe se vieron realzados por la epidemia, "ya que tuvo un impacto significativo sobre la demanda". "Infelizmente, en un gobierno competitivo, las empresas quiebran y no es el papel del gobierno impulsarlas al alza", ha zanjado Tolhurst.

"Como resultado de los procedimientos de insolvencia, Flybe dejó de operar y ya no puede volar ni aceptar reservas", ha asegurado el administrador EY en un comunicado. La compañía empleaba a unas 2.400 personas y "lamentablemente, ha sido necesario despedir a la mayor parte de la fuerza laboral", ha informado.

Puesto que la mayoría de las rutas de Flybe transportan pasajeros entre destinos del Reino Unido, la Autoridad de Aviación Civil no organizará vuelos de repatriación como los que se realizaron para devolver a turistas que quedaron en otros países cuando Thomas Cook Group quebró el año pasado.

"Hay capacidad en el mercado para que las personas viajen con otras alternativas de aerolíneas, trenes y autocares", han remarcado. En la página web de la aerolínea ha dejado de estar operativa este jueves y solo informa sobre la quiebra y los pasos a seguir para clientes y empleados.

"Si va a volar con Flybe, por favor no viaje al aeropuerto a menos que haya concertado un vuelo alternativo con otra aerolínea", insiste la compañía en su web.

Sin soluciones

Flybe tenía su sede en el aeropuerto de Exeter, en el sureste de Inglaterra, y se había convertido en la aerolínea más importante de la zona, por lo que su desaparición deja un hueco difícil de llenar. El gobierno británico, de momento, asegura que ayudará a los empleados que se quedan en la calle a encontrar un nuevo trabajo y tratará de que otras compañías se hagan cargo de las rutas que solo cubría la aerolínea en quiebra.

Las dificultades de Flybe comenzaron en 2019. La compañía fue comprada entonces por un consorcio al que pertenece Virgin Atlantic, una de las aerolíneas más importantes del Reino Unido. Este pasado mes de enero, los nuevos propietarios aseguraron que pensaban inyectar 30 millones de libras (unos 35 millones de euros) para mantener la compañía a flote, pero pidieron, al mismo tiempo, apoyo al gobierno británico.

Sin embargo, otras grupos como IAG, propietario de British Airways o Iberia, presentaron una queja formal ante la UE por lo que parecía un rescate encubierto de Flybe. Ahora, Virgin Atlantic ha confirmado que aunque la situación era complicada, pensaban que podían salir adelante, pero el impacto del coronavirus de China en la industria del turismo había "empeorado la situación".

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios