FALLO DEL TJUE

La sentencia de las IRPH vuelve a meter a CaixaBank en las quinielas de fusiones

Aunque la entidad se autodescarta, en el mercado se da por hecho que es una de las candidatas para consolidar en caso de que se privatice Bankia o salga al mercado Sabadell

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
Adelantado en

A la espera de la sentencia de las tarjetas 'revolving', la banca ya conoce el terreno judicial en el que se moverá durante 2020. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) resolvió este martes el caso del IRPH, uno de los asuntos en los que la banca se juega más dinero desde las preferentes y las cláusulas suelo. Lo hizo en un tono mixto, de manera que tanto bancos como afectados decidieron ver el vaso medio lleno. Para las entidades, el impacto estará controlado —como se reflejó en bolsa—. Y para los bufetes y asociaciones, la guerra no ha hecho más que empezar y el sector financiero va a tener que rascarse el bolsillo.

La sentencia de las IRPH vuelve a meter a CaixaBank en las quinielas de fusiones

Discusiones al margen, el tribunal luxemburgués despejó uno de los temores de los bancos. En los últimos meses se había especulado con que el TJUE declarara abusivo el índice, costando entre 7.000 y 44.000 millones, según Goldman Sachs. Estos peores pronósticos se alejan 'a priori', ya que se ha decidido que sean los juzgados españoles los que analicen caso por caso, determinando si hubo falta de transparencia al vender hipotecas referenciadas al IRPH. La banca de inversión fue unánime: el impacto será mucho menor de lo previsto.

"Creemos que una de las mayores incertidumbres para el sector ha sido eliminada, sobre todo para CaixaBank", señalan desde Exane BNP Paribas. Así, la entidad catalana llegaba a esta fecha clave con más de 6.000 millones en hipotecas ligadas al IRPH. Las potenciales pérdidas iban de los 1.000 a los 3.000 millones que calculaba Alantra. Por ello, un escenario más benigno dejaría CaixaBank en una situación cómoda de capital, por encima del 12% con el que cerró 2019.

Es en este entorno en el que la entidad podría cambiar de estrategia —ha venido cerrando la puerta a fusiones en las últimas intervenciones públicas—, y situarse como potencial compradora, según fuentes financieras consultadas por este medio. Que haya otra ronda de fusiones es algo que vienen pidiendo reguladores e inversores desde hace tiempo, ante las malas perspectivas del negocio. Sobre todo los primeros: BCE y Banco de España quieren fusiones que generen sinergias y mejoren las cuentas de resultados, y no entre iguales sino con un comprador claro y uno vendido.

Hasta ahora, solo BBVA estaba en posición reconocida de estudiar oportunidades. Santander sigue centrado —al menos en España— en digerir Popular y CaixaBank estaba pendiente del IRPH, que le podría dejar el camino despejado de confirmarse los primeros augurios. Entre los posibles candidatos están las cajas medianas —Liberbank, Unicaja e Ibercaja, principalmente— e incluso Bankia y Sabadell.

Optimismo en Bankia

Otra firma optimista con el impacto del IRPH es Autonomous, que considera que las demandas quedarán diluidas y asimila el posible coste para CaixaBank dentro de los 180-200 millones de "estimaciones anuales de costes legales".

Este bróker también es optimista respecto a Bankia, ya que la sentencia vuelve a hacer "sobresalir" su política de dividendos. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri tiene el objetivo de devolver 2.500 millones a sus accionistas entre 2018 y 2020, aunque reconoció que dependía del IRPH y del BCE.

Junto a los anteriores, también hay analistas algo más cautos, como Alantra, que señala que "el juego no ha acabado" y que no será probablemente "hasta final de año" cuando se pueda medir el impacto. Los expertos de Santander también han decidido mantener un descuento sobre la cotización del resto de bancos. Y para Citi, el goteo de demandas podría terminar costando 4.000 millones al sector.

A esto se suma que todavía está pendiente que el Tribunal Supremo haga público su fallo sobre las 'revolving', tras la reunión de la semana pasada. Según Mediobanca, las entidades más expuestas son CaixaBank (con 1.900 millones), Bankinter (670 millones) y Santander (540 millones). Según Barclays, están en juego un 3% de los márgenes del sector y pérdidas de hasta 1.500 millones.

Gran parte de estos números depende de lo que hagan los grandes bufetes que representan afectados por el IRPH y las 'revolving'. Al contrario que las entidades y los bancos de inversión, desde Asufin destacaban este martes que el TJUE ha respondido afirmativamente a todas las cuestiones que le plantearon, como que la venta del IRPH puede ser abusiva y se puede tener que devolver de forma retroactiva. Y por ello recomiendan a los clientes acudir a los tribunales.

Del mismo modo, desde Reclama Por Mí señalan: "La sentencia del TJUE sobre el IRPH es muy positiva para los afectados, ya que abre la puerta a reclamar por falta de transparencia, y ateniéndonos a la abusiva comercialización del producto, esperamos que una amplia mayoría de jueces determinen que es nulo el contrato y devuelvan las cantidades a los afectados, aunque sea sustituyéndolo por el euríbor, que supondría la devolución de más de 20.000 euros de media para los afectados".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios