PREOCUPACIÓN EN FRÁNCFORT

El BCE exige a los bancos planes de contingencia por el coronavirus

El regulador europeo ha pedido planes de continuidad a las grandes entidades, para ver cómo afectaría a su actividad brotes del virus entre empleados de los bancos

Foto: La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. (EFE)
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. (EFE)

El Banco Central Europeo (BCE) lanza un plan para evitar que el coronavirus impacte a la estabilidad financiera. El brazo supervisor bancario europeo, Andrea Enria, ha remitido una carta este martes a las principales entidades europeas pidiéndoles "un plan de continuidad" para el caso de que los contagios vayan a más.

"El propósito de esta carta es recordar a las instituciones la necesidad crítica de considerar y abordar el riesgo potencial de pandemia en sus estrategias de contingencia", expone la misiva, a la que ha tenido acceso El Confidencial. "Se espera que las entidades supervisadas revisen sus planes de continuidad comercial y consideren qué acciones se pueden tomar para mejorar la preparación y minimizar los posibles efectos adversos de la propagación de COVID-19", añade.

Al regulador europeo le preocupa principalmente qué pasaría en caso de que el virus se propagara entre las plantillas de algún gran banco europeo, y se decretara una cuarentena. Por ello, el BCE quiere que todas las entidades tengan planes definidos de qué áreas podrían teletrabajar y cuáles seguirían necesitando a empleados que acudieran a las sedes, por ejemplo la tesorería u otras divisiones sensibles.

"Esto podría deberse a una enfermedad, la necesidad de cuidar a familiares o no poder trabajar desde las instalaciones del banco debido a medidas de precaución. También podrían surgir desafíos debido a las limitaciones de los proveedores y proveedores externos clave para mantener procesos críticos", expone en su carta Enria.

Otro de los puntos preocupantes es qué pasaría con las oficinas, y cómo podrían seguir dando servicio las entidades en caso de que la crisis del coronavirus vaya a más. La banca digital y los cajeros resuelven gran parte de las necesidades de los clientes bancarios, pero no todas.

Riesgo de ciberataques

El BCE también quieren que las entidades detallen en estos planes los sistemas y medios que tienen para hacer frente al potencial cierre de sus sedes, y qué más necesitarían para hacer frente a una crisis de estas magnitudes. "Las entidades debern evaluar y probar de manera proactiva la capacidad de la infraestructura de tecnología existente, también a la luz del aumento potencial de los ciberataques y la mayor dependencia potencial de los servicios bancarios remotos", expone la carta.

El organismo liderado por Enria avisa de que los equipos de supervisión de cada entidad seguirán de cerca estos planes de contingencia, y pide a las entidades qué comuniquen cualquier déficit importante de preparación de cara al coronavirus.

El propio regulador europeo ha tomado sus medidas al respecto, ya que como ha anunciado este mismo miércoles, prohibiendo todos los viajes que no sean imprescindibles hasta el 20 de abril, cancelando todas las conferencias en su sede —salvo la rueda de prensa de política monetaria— y anulando las visitas guiadas.

Andrea Enria, presidente del MUS (Mecanismo Único de Supervisión). (Reuters)
Andrea Enria, presidente del MUS (Mecanismo Único de Supervisión). (Reuters)

El riesgo operacional es una de las principales preocupaciones del BCE en materia de supervisión bancaria, como refleja la misiva enviada a las entidades que vigila. Que una entidad deje de prestar servicios generaría peligros sistémicos, a las cuales tiene que anticiparse.

Pero éste no es el único riesgo que preocupa al regulador vinculado al coronavirus. El BCE también está siguiendo de cerca cómo impacta en la economía y, consecuentemente, en el negocio de los bancos. Si el virus sigue propagándose y paralizando compañías, las entidades tienen el riesgo de ver incrementada su morosidad y de que se frene la demanda del crédito, en un entorno de márgenes ya de por sí comprimidos. Crisis como éstas son por las que los reguladores siempre quieren que los bancos tengan un colchón extra de capital, que usar en situaciones límite.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios