El Ebitda alcanza los 34,1 millones

DIA pierde 790M en 2019 pero deja atrás la "espiral de deterioro" y espera brotes verdes

El ejercicio se salda con una caída en las ventas del 9,3%, hasta 6.870 millones, pero ya se observa tendencia al alza en ventas comparables. No prevén más ajustes en la red de tiendas

Foto: Vista de la entrada de un supermercado de la cadena DIA en Madrid. (EFE)
Vista de la entrada de un supermercado de la cadena DIA en Madrid. (EFE)

La cadena de supermercados DIA cierra el fatídico 2019 y asegura estar preparada, "sin piedras en la mochila", para afrontar 2020. La compañía ha cerrado el ejercicio con pérdidas históricas, 790,4 millones de euros frente a los 352,6 millones del año anterior, pero los achaca al "esfuerzo de saneamiento que se ha realizado" para dejar la casa en condiciones y que las medidas tomadas dejen ver este año los primeros "brotes verdes" de la transformación.

Detrás de las millonarias pérdidas está el "fuerte deterioro en las ventas" que ha causado en distintos momentos del año la rotura de inventario en sus locales y el complejo entorno "empresarial, financiero y corporativo" en el que ha tenido que navegar. Una descripción genérica que resume el primer semestre del año en que la compañía tuvo que capear los problemas internos entre el Consejo y su accionista de referencia, LetterOne, después de que este lanzara una opa voluntaria para hacerse con la compañía, y la tensión con la banca acreedora que, reticente a confiar en los planes para reflotar a DIA, casi lleva a la cadena de supermercados a concurso de acreedores.

En concreto, el deterioro en las ventas ha supuesto una caída del 9,3% respecto a 2018, hasta los 6.870 millones; un 2,2% menos en moneda local. Las ventas comparables caen un 7,6%, apoyadas en un ligero descenso de 0,7% en el número de tickets y una reducción del 7% de la cesta media. Para la compañía estas cifras muestran un alto grado de fidelidad entre sus clientes a pesar del difícil momento que se ha atravesado y confían en que ese sea precisamente uno de los motores que ayuden a que la transformación llegue a buen puerto. De hecho, las ventas comparables muestran ya una tendencia positiva desde el tercer trimestre, situación que les anima a pensar en 2020 en términos positivos, aunque las incertidumbres globales hagan mantener la cautela en este aspecto. "Los primeros síntomas de recuperación se han hecho visibles a través de las ventas comparables (LFL). La tendencia a final de año mostró una clara recuperación en el número de tickets, creciendo a tasas positivas consistentes cada mes del cuarto trimestre. Desde el mínimo histórico de junio, tanto el número de tickets LFL como ventas comparables LFL aumentaron en 920 y 960 puntos básicos, respectivamente", indica la compañía.

En España, las ventas netas descendieron un 8,2% en 2019, hasta los 4.177,2 millones de euros, mientras que las brutas bajo enseña cayeron un 8,5%, hasta los 5.023 millones de euros, muy afectadas por la falta de existencias, el contexto negativo en los medios de comunicación y el fuerte descenso en la inversión en la promoción.

Desde que tomó las riendas de la compañía, LetterOne se ha afanado en dejar atrás la etapa anterior y poner la casa en condiciones para que el esfuerzo dé frutos lo antes posible. El proceso de transformación se inició con la captación de talento para formar un equipo capaz de sacar a la compañía del bache en que está. Según DIA, se han integrado más de 80 nuevos y exitosos profesionales en todas las áreas funcionales de la compañía para "complementar al talento interno" con que ya contaba. Pero también ha sido necesario reducir la plantilla —con 1.600 trabajadores afectados, sobre todo en Brasil y España—, cerrar tiendas deficitarias (861 entre España y Brasil) y tomar medidas con las franquicias, reconvirtiendo 385 tiendas a locales propios. Además, se está realizando una optimización del surtido comercial para "alcanzar una oferta mínima común en todos los formatos y tiendas".

"Hemos comenzado 2020 con el trabajo hecho y ha sido significativo y determinante. Estamos decididos a construir nuestra propia historia de éxito que se basará en una oferta de proximidad moderna, propuesta de valor atractiva, frescura, excelente operativa y un modelo de franquicia beneficioso para ambas partes, además de una oferta de marca propia excepcional", afirmaba en el comunicado distribuido por la compañía el CEO de Grupo DIA, Karl-Heinz Holland. LetterOne se hizo con el control de DIA en la opa que finalizó en mayo de 2019 y, desde que cerró la ampliación de capital de 606 millones en noviembre, ostenta un 74,8% del capital.

Recorte de la inversión y cierre de tiendas

Por otro lado, la cadena de supermercados ha recortado en un 70,5% su apuesta por la inversión, pasando de los 315,3 millones de euros en 2018 a los 93 millones de euros en 2019, que según la compañía refleja el "estricto control" de las nuevas inversiones que se están realizando.

La cadena de supermercados cerró en 2019 con un total de 6.626 tiendas, 812 menos que el año anterior, acumulando 49 aperturas y 861 cierres en el periodo, principalmente en España y Brasil por sus bajos resultados. Sin embargo, la firma ha señalado que estos cierres tendrán un impacto positivo, dado que actualmente su contribución al margen era negativa. En España, la firma acabó el ejercicio con un total de 4.684 tiendas, 448 menos que en 2018 tras la apertura de 10 nuevas tiendas y el cierre de 458 durante 2019 (de las que 101 eran Cada Dia, 327 tenían formato DIA, 22 Clarel y 8 La Plaza, así como el cierre durante el año de 34 tiendas Cash & Carry).

El dramático ajuste en tiendas y personal de 2019 deja a la compañía con un perímetro saneado. Aunque la red de tiendas es aún amplia y se mantendrá un constante seguimiento de su evolución, por el momento la compañía considera que está saneada y no tiene previstos nuevos ajustes.

DIA también ha realizado un fuerte proceso de reconversión de franquicias dirigido a mejorar la calidad de su red y que ha afectado a 385 tiendas durante 2019, lo que se ha traducido en un aumento de los gastos laborales y operativos. "El camino de DIA está impulsado hoy por grandes profesionales, conocedores del mercado local, que le darán a la compañía un enfoque único. Estamos totalmente comprometidos en la transformación de nuestros pilares para crear la mejor experiencia para el cliente. Nuestros esfuerzos han abarcado no solo la mejora y la optimización en todas las áreas críticas, sino también otros puntos importantes, como extender las mejores prácticas a todo el grupo e implementar controles financieros integrales", ha subrayado el consejero delegado del grupo.

Litigios pendientes

Entre los litigios pendientes de la compañía está la liquidación de la alianza estratégica que DIA firmó con Eroski para realizar compras a proveedores (Red Libra) y las querella de varios accionistas minoritarios contra los anteriores altos ejecutivos de la compañía por administración desleal. El pasado mes de enero, la Audiencia Nacional notificó a DIA el auto en el que se especifican los hechos investigados y las personas que podrían ser llamadas como investigadas en el procedimiento. Entre los delitos que se investigan están el de administración desleal y falsedad contable de las cuentas de 2016 y 2017 y que habrían sido cometidos presuntamente por los anteriores ejecutivos, es decir, bajo el mandato del ex consejero delegado Ricardo Currás. Debido a los perjuicios que esto ha supuesto a la compañía, DIA "ha solicitado que se le tenga por personada en el citado procedimiento como parte perjudicada habiendo sido dicha solicitud aceptada por el Juzgado", indica.

Respecto a la alianza con Eroski, el informe de resultados de DIA indica que el conflicto se dirimirá en la Corte Civil y Mercantil de Arbitraje de España (CIMA). Las compañías se reclaman entre 40 y 60 millones en concepto de indemnización por la forma en que se disolvió esta sociedad. Eroski y DIA crearon Red Libra en 2017 para negociar de forma conjunta con grandes proveedores y comprar unmayor volumen de producto, logrando mejores precios. La alianza duró un año. DIA afirma que la decisión de resolver el acuerdo por parte del grupo vasco fue un acto de "mala fe contractual" y reclama una compensación de 40 millones. Eroski, por su parte, reclama 59,8 millones por el perjuicio causado por el incumplimiento de contrato.

Además, en el informe de resultados DIA indica que el Ministerio de Agricultura impuso una sación de 6,8 millones de euros en marzo de 2017 por "infracciones graves en la adquisición de alimentos". Esta multa está recurrida por vía judicial y espera fallo en la Audiencia Nacional.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios