BUSCA EVITAR NUEVA DIA Y RELAJAR CRÍTICAS

El puerto de Valencia retoca su ampliación pero garantiza paso a los colosos del mar

El presidente de la APV, Aurelio Martínez, trata de aliviar la presión de sectores contrarios al proyecto renunciando al dragado exterior y a la prolongación de un dique de abrigo

Foto: Un buque Triple-E de Maersk, el Mc-Kinney Moller, fletado en 2013. (EFE)
Un buque Triple-E de Maersk, el Mc-Kinney Moller, fletado en 2013. (EFE)

El puerto de Valencia modificará el anteproyecto de ampliación norte para esquivar la presión política (especialmente de Compromís y Podemos) y sacar adelante el concurso millonario para la construcción y explotación de su nueva terminal a que aspira el gigante naviero Mediterranean Shipping Company (MSC) a través de su filial de operaciones de estiba Terminal Invested Limited (TIL). El consejo de administración tiene previsto este viernes introducir retoques que pasan por renunciar al dragado exterior hasta 22 metros de profundidad y a ampliar uno de los diques de abrigo ya construidos en otros 500 metros, con el fin de protegerse de posibles temporales y corrientes y a la vez facilitar la maniobrabilidad. El anuncio lo realizó en la sesión de control de las Cortes Valencianas el 'president' de la Generaitat, Ximo Puig, erigido en una suerte de extraño portavoz informal de la Autoridad Portuaria de Valencia.

El propio Puig explicó que el retoque busca atender dos de las principales alegaciones efectuadas al proyecto por parte de organizaciones como la Comissió Port-Ciutat o el informe técnico presentado por la Conselleria de Medio Ambiente, en manos de Mireia Mollà (Compromís), que advertía de que se habían realizado cambios sustanciales con respecto al primer proyecto ratificado en 2007, y que ello requería una nueva evaluación a través de una declaración de impacto ambiental (DIA). El ala socialista del Ejecutivo autonómico es favorable a la ampliación por razones económicas, pero había solicitado al puerto, a través de su 'conseller' de Obras Públicas, Arcadi España, que fuera sensible a las alegaciones para desatascar y dar luz verde a la infraestructura. "Lo fundamental es que haya diálogo y la posibilidad de armonizar el crecimiento económico y la sostenibilidad", afirmaba Puig en sede parlamentaria.

Simulación de la nueva terminal de contenedores propuesta por MSC para el puerto de Valencia. (TIL)
Simulación de la nueva terminal de contenedores propuesta por MSC para el puerto de Valencia. (TIL)

Desde el principio, el presidente de la APV, Aurelio Martínez, había sido reacio a solicitar una nueva DIA y a realizar cambios, argumentando que la ampliación cumple con la ley y con los requisitos ambientales. El cambio que este viernes debe ratificar el consejo de administración devuelve parcialmente el proyecto a su estado original, a excepción de la terminal de pasajeros, que se trasladará a terrenos que ocupaban los antiguos astilleros de Unión Naval de Levante, filial del Grupo Boluda. En un acto en Valencia de la Asociación Española de Directivos (AED), el director de MSC en España, Ignacio Ballester, daba por bueno el cambio y confirmaba el plan del operador logístico de seguir adelante con el concurso para quedarse la nueva terminal de contenedores, en la que prevé una inversión de 1.100 millones de euros en los próximos años. "Si no somos capaces de generar este proyecto, el puerto de Valencia se quedará de nuevo siendo menos competitivo. Esta terminal permite a MSC doblar las cifras. Trae riquezas, oportunidades y empleo", señalaba Ballester.

La renuncia a dragar hasta 22 metros de profundidad de arena en la bocana exterior del puerto obligará a MSC a buscar material de relleno en otros lugares. Cabe recordar que la obra principal consiste en ocupar y allanar una parte importante de la lámina de agua que quedó dentro de los diques financiados por la APV con más de 200 millones de euros de fondos europeos. Una vez aterradas estas láminas, se instalarán grúas gigantes semiautomáticas para descargar los barcos en los muelles y una estación ferroviaria, entre otras infraestructuras. Una vez culminada la obra en todas sus fases, la capacidad de carga y descarga del puerto de Valencia se habrá duplicado, situándolo en el 'top 5' de los enclaves europeos y el más grande del Mediterráneo occidental.

Informe de Valenciaport sobre la evolución de los buques contenedores.
Informe de Valenciaport sobre la evolución de los buques contenedores.

Fuentes portuarias señalaron que el calado actual de la bocana y del puerto, en el que se han realizado inversiones para dragar hasta 18 metros de profundidad en sus distintas terminales, no impedirá el acceso de los colosos del mar, los megabuques capaces de transportar hasta 25.000 TEU (contenedores) con los que se había justificado la labor de vaciamiento del fondo. Algunos informes sostienen que en el futuro podrán construirse y operar buques de 20 metros de calado, si bien ahora los más grandes, conocidos como Triple E, con cargas de unos 20.000 contenedores, requieren de profundidades de 16 metros como máximo para poder operar. La renuncia a dragar hasta 22 metros en el exterior de la bocana no tiene por qué ser definitiva. Siempre podría retomarse en un futuro si hay consenso social y los nuevos megabuques lo requieren. "Nadie ha pedido a MSC que haga más calado, no es necesario. Exponemos con total transparencia lo que queremos hacer y no quiero pensar que hay intereses políticos ocultos para que un proyecto de este tipo no se haga. El barco mercante más grande que puede surcar los mares puede entrar hoy en el puerto de Valencia, necesitamos la infraestructura. O estamos listos o esta oportunidad para todos se irá", indicaba el ejecutivo de MSC.

Pese al anuncio de Puig, que este viernes ratificará el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, tanto Compromís como Podemos mantuvieron su perfil crítico. Los valencianistas insistieron en que el proyecto requiere de una nueva declaración de impacto ambiental, que los sectores portuarios no creen necesaria y no quieren por temor a un retraso en los plazos de ejecución. "El anuncio de Puig que querríamos es que se va a hacer una nueva DIA", subrayó la diputada Papi Robles. "No es suficiente" con renunciar a la prolongación del dique y al dragado, añadió.

Ferran Martínez, portavoz adjunto de Podemos, manifestó que el anuncio del 'president' "camina en la buena dirección" de no dañar el medioambiente. Pero pidió "resetear el debate y poner negro sobre blanco qué se estaba haciendo" y, sobre todo, "ver el conglomerado de intereses empresariales y saber exactamente los costes y beneficios" para que su partido fije su posición, siempre "escuchando a vecinos y organizaciones ecologistas". Hay que tener en cuenta que en el trasfondo de estas declaraciones hay un movimiento de oposición al proyecto completo de ampliación, por considerar que abundará en el impacto ecológico sobre las playas del sur y el parque natural de El Saler y la Albufera, y que contribuirá a elevar la contaminación y el tráfico en la ciudad por el mayor tránsito de camiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios