CASO BBVA-VILLAREJO

BBVA descartó sancionar a Arbizu por "falta de base legal" horas antes de despedirlo

La entidad decidió abrir y cerrar expediente a su director de control interno y despedirle en menos de una semana, coincidiendo con la imputación de la sociedad y sus resultados

Foto: El exdirectivo de BBVA Eduardo Arbizu, en la Audiencia. (EFE)
El exdirectivo de BBVA Eduardo Arbizu, en la Audiencia. (EFE)
Adelantado en

Nueva polémica en torno a la gestión de BBVA de la crisis Villarejo. Los detalles del expediente sancionador contra su ex director de Regulación y Control Interno Eduardo Arbizu revelan un choque frontal con este directivo, que acusó al banco de ser "inquisitorial" en su investigación.

Los detalles, hasta ahora confidenciales, muestran que en apenas una semana la entidad abrió el expediente, lo archivó y cesó al ejecutivo. Estos hechos llegaron a finales del pasado mes de julio, en un momento de alta tensión para el banco: entre su imputación en la Audiencia y los resultados del primer semestre de 2019.

La secuencia de los hechos es la siguiente: el 23 de julio de 2019, la Fiscalía pidió la imputación del banco en el caso Villarejo. Un día después, el Comité de Disciplina Corporativo (CDC) de BBVA abrió expediente a Arbizu, y le dio 48 horas para responder. El entonces director de Regulación pidió unas horas más para defenderse —consiguió 10 horas—, y mandó su escrito con alegaciones el 27 de julio, sábado. Ese mismo domingo, el CDC se reunió en La Vela para decidir sobre el expediente, archivándolo por "falta de base legal". Un día después, el 29, la Audiencia acordó la imputación de BBVA. El 30 de julio, la entidad decidió cesar a Arbizu por cuestiones de idoneidad. Finalmente, el grupo presentó resultados el último día de julio.

El propio banco reconoce muchas dudas al archivar el expediente a Arbizu. "Si bien las actuaciones, omisiones e irregularidades objeto de análisis, a la luz de todos los indicios existentes, revestirían un incumplimiento relevante del Código de Conducta del grupo por negligencia profesional al no haber ejercitado sus funciones de control, lo cierto es que, en el momento actual y con las evidencias que se le han facilitado a este Comité, se carece de una sólida base legal para, en términos de estricta legalidad laboral y apoyados en el informe de Garrigues, determinar una sanción de carácter disciplinario", expone el escrito de 28 de julio.

¿Cabezas de turco?

Es el mismo documento en el que se archiva el expediente sancionador a Joaquín Gortari, exjefe de gabinete de Francisco González y actual responsable de Auditoría Interna, por actuar "en todo momento siguiendo las instrucciones de su jefe [FG]".

En su investigación, BBVA acusaba a Arbizu de "permitir o no impedir" la contratación de Cenyt (Villarejo) en 2010 y de "dejación de sus funciones de supervisión y revisión al no controlar" que la empresa utilizara "medios poco ortodoxos y de cuestionable legalidad". También se le culpaba de permitir la denuncia anónima contra Ausbanc en 2015, y de no hacer nada ante una denuncia interna por investigar "de manera fraudulenta e ilegal" a periodistas financieros.

En su respuesta, enviada el 27 de julio, Arbizu criticaba con dureza que "el pleito de cargos adolece de severos vicios de forma y de fondo y se emite como resultado de un procedimiento que ha carecido de toda medida de garantía del derecho a la defensa". "Es un ejercicio de malabarismo jurídico propio de actuaciones inquisitoriales", añade. También acusaba al banco de "manipulación" al usar determinados fragmentos de documentos en su contra.

El exdirectivo acusaba a la entidad de hacer ver que, por su cargo, le "correspondía la responsabilidad de un control universal, indeterminado e indefinido en cualquier ámbito en el que el banco desarrollara su actividad". "Si tuviera que comprobar personalmente en todos y cada uno de los casos la actuación de cada proveedor de otra área que intervenga, no habría minutos en el día" para cumplirlo, añadió.

Y remarcó que interponer una denuncia anónima —contra Ausbanc— no es nada irregular y que no tuvo noticia de que se pactara en la comida en la que FG acudió con un directivo suyo, Eduardo Ortega, y Julio Corrochano (Seguridad) con el director general de la Policía, Ignacio Cosidó.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios