NEGOCIACIONES SOTERRADAS EL ÚLTIMO AÑO

El salto industrial de Acesur (La Española) a EEUU zanja los coqueteos con Dcoop

El grupo de la familia Guillén, que envasa también Coosur, y la mayor cooperativa aceitera estudian en el último año vías para integrarse. Caída de precios y diferencias de modelo lo impidieron

Foto: Un operario en una de las plantas de Acesur. (F. Ruso)
Un operario en una de las plantas de Acesur. (F. Ruso)

Un movimiento esconde otro, y más aún en el agitado sector aceitero español. La reciente decisión de Acesur (envasador de las marcas de aceite La Española y Coosur) de iniciar las obras de una planta de embotellado en EEUU, proyecto que anunció en octubre pasado, se explica por varios factores, el más inmediato el de la imposición de aranceles al aceite embotellado español desde final del pasado año. Con la fábrica sortearán el sobrecoste enviando aceite a granel (que no está -por ahora- tasado con el arancel). Pero el movimiento se explica también en otra clave: se materializa tras no haber fructificado durante 2018 y 2019 la negociación entre el grupo controlado por la familia Guillén y Dcoop, la primera cooperativa aceitera del mundo.

Ambas partes, así como otras fuentes empresariales cercanas, sólo coinciden en que se produjeron. Sobre la intensidad y profundidad de las mismas, que de haber fructificado hubieran creado el mayor grupo aceitero del mundo con casi 1.700 millones en ventas, no hay consenso. La unión del mayor productor de aceite global con un grupo propietario de dos marcas potentes dentro y fuera de España hubiera sido una operación transformadora. Pese a que las fuentes conocedoras de las negociaciones aseguran que llegó a ofrecerse a Acesur liderar la sección de aceite de Dcoop (la más importante del grupo con más de la mitad de las ventas), desde ambas compañías se rebajan los contactos -aunque con matices.

Desde Acesur se señala: "Lógicamente, con distintos actores del sector, en distintas ocasiones, se valoran opciones de colaboraciones para productos, fabricaciones o distribución en mercados concretos. Pero nada más, y siempre dentro de lo lógico y de la libre competencia". Desde Dcoop se va más allá: hablan con todos los actores, han hablado con todos y seguirán hablando con todos. Con Acesur hubo, según las fuentes del grupo cooperativo, una diferencia en cuanto a los principios que guiarían una fusión así. La dicotomía cooperativa-empresa familiar privada pesó quizá más en la mente de Dcoop que la atractiva integración vertical entre ambas.

Una unión de ese tipo permitiría a Acesur contar con la estructura de EEUU de Dcoop para mantener La Española en ese mercado sin construir una nueva fábrica. En total, Acesur vende unas doce mil toneladas al otro lado del Atlántico, donde tiene distribuidora propia desde 2017. Dcoop viene enviando entre veinte y treinta mil toneladas anuales a USA, además del negocio de aceituna de mesa. Junto a su socio marroquí De Vico tiene al 50% dos plantas de embotellado y la marca Pompeian, líder en ese mercado.

Desincentivo

Las fuentes empresariales consultadas añaden en cualquier caso otro elemento que ha restado atractivo, en esta ocasión por parte de la familia Guillén. La caída de los precios en origen del aceite, que es parte clave del descontento que tiene movilizado a los olivareros, ha permitido recuperar márgenes a la industria envasadora. Acesur, con ingresos de 675 millones en 2018 según sus últimas cifras, habría logrado un resultado neto ampliamente positivo a diferencia de los últimos ejercicios. Con estos mimbres, cada parte decidió seguir adelante en solitario y la relación no parece haberse resentido entre ambos grupos a tenor de las conversaciones mantenidas con Gonzalo Guillén y Antonio Luque, primeros directivos de las compañías.

Estos contactos, por lo que a Dcoop respecta, se suman a su interés latente por participar en el futuro de Deoleo cuando el fondo inglés CVC decida desinvertir. El grupo también analiza mercados cercanos como Portugal para crecer, al igual que países mediterráneos. Además, en los dos últimos ejercicios ha manifestado interés público por Jaencoop, uno de los mayores grupos cooperativos de Jaén, y al tiempo accionista minoritario de Acesur. Y, en 2019 se cayó la operación de compra por Dcoop de la aceitunera Interoliva por el riesgo (luego materializado) de la imposición de aranceles a la aceituna verde en EEUU, su mercado casi único.

Dcoop asegura que habló, habla y hablará con todos los actores del sector. En los últimos años ha cortejado a Jaencoop y sigue de cerca a Deoleo

El grupo cooperativo ya tiene experiencia en la integración o creación de sociedades anónimas. Así ocurre con Mercaóleo, creada inicialmente al 50% con el grupo americano Cargill y hoy por Pompeian (en correspondencia con la participación de Dcoop en EEUU). También ha integrado, en 2017 y 2018, la producción de aceituna y aceite del grupo familiar cordobés De Prado para su posterior comercialización. José Luis de Prado es ahora vicepresidente de Dcoop. Precisamente, De Prado y Acesur estuvieron entre 2015 y 2016 aliados en una distribuidora en EEUU para aceituna de mesa, justo antes de que el grupo cordobés comenzara a integrarse en Dcoop. El aceite es un mundo, llegado a cierto nivel, empresarialmente pequeño.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios