MANDÓ UNA CARTA AL JUEZ

El BCE pidió a BBVA información adicional del 'forensic' por el caso Villarejo

El banco central mandó un requerimiento al juez en el que explicó la importancia de los hallazgos para analizar a los directivos y los mecanismos de ‘compliance’

Foto: La sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (EFE)
La sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort. (EFE)
Adelantado en

El Banco Central Europeo (BCE) mandó dos peticiones, la primera a BBVA y la segunda a la Audiencia Nacional, para tener acceso a los hallazgos de la investigación interna (‘forensic’) sobre la relación con Cenyt -empresa del ex comisario Villarejo- con el fin de evaluar la idoneidad de los ejecutivos y los mecanismos de control interno o ‘compliance’. Así figura en un escrito incluido en el sumario, al que ha tenido acceso El Confidencial.

La autoridad monetaria y supervisora mandó primero un requerimiento a BBVA para obtener la documentación sobre la información hallada en la investigación por el caso Villarejo, pero la entidad contestó que debía haber permiso del juez al estar bajo secreto de sumario, según recordó el presidente del banco, Carlos Torres, el pasado viernes en la publicación de los resultados anuales.

Torres explicó que, después de esto, el BCE envió la solicitud al propio juzgado en una carta fechada en el 6 de septiembre de 2019. La institución que preside Christine Lagarde pidió tener acceso a la documentación relativa a los hallazgos y descubrimientos realizados en el curso de la investigación interna. Pero lo que no había trascendido era la justificación del banco central para tener permiso del juez García-Castellón.

El BCE recordó al juzgado que BBVA es una entidad de crédito “significativa” y que, por ese motivo, tiene tareas de supervisión macroprudencial sobre el banco. Entre ellas está supervisar el cumplimiento de las “normas relativas a las estructuras de gobernanza, así como de los requisitos de idoneidad de las personas responsables de la gestión de entidades de crédito, tanto a nivel individual como colectivo, o los requerimientos sobre mecanismos internos de control”.

Por ello, el banco central alegó que la documentación obtenida con la investigación interna “podría contener información relevante” para este ejercicio de supervisión sobre BBVA. También recordó que toda información recibida mantendría el carácter de confidencialidad.

El presidente de BBVA, Carlos Torres. (EFE)
El presidente de BBVA, Carlos Torres. (EFE)

El banco central ha estado en todo momento encima del devenir del ‘forensic’ por el cuestionamiento que provoca el caso Villarejo sobre los controles internos del banco o acerca de su gobernanza, así como el daño potencial en la reputación de BBVA y, de rebote, del sector. Ya en la reunión del 24 de enero de 2019, el vicepresidente del BCE y ex ministro español, Luis de Guindos, pidió aclarar “cuanto antes” lo sucedido.

El propio De Guindos indicó en junio la conveniencia de que la investigación interna se realizara con agilidad y en profundidad. “No es cosa de que esté cómodo o incómodo, los principales interesados son los propios gestores del banco. El tema está judicializado, lo fundamental no es solo la rapidez sino también que en la investigación se pongan en consideración todos los elementos. El caso está judicializado, y los expedientes administrativos se paralizan, y ahí se tendrán que considerar todas las posibles responsabilidades”, expresó en unas jornadas financieras organizadas por APIE y la UIMP, en colaboración con BBVA.

Choque por la sucesión

El BCE ha estado pendiente de BBVA también por otros motivos. La institución estuvo encima del proceso de sucesión de Francisco González a finales de 2018, debido a que quiere que se extienda el modelo de gobernanza en el que hay presidente no ejecutivo y consejero delegado, algo habitual en otros países pero no en España.

FG designó como presidente ejecutivo a Carlos Torres, aunque finalmente cedió parcialmente en una nueva estructura. Su elegido para el puesto de consejero delegado fue el turco Onur Genç, que venía de ser el jefe de BBVA en Estados Unidos y no estaba en ninguna quiniela. El consejero delegado asumió la responsabilidad de la gestión ordinaria de los negocios del grupo, reportando directamente al consejo de administración.

Esta especie de bicefalia no es la que persigue de fondo el BCE, y no evitó que el regulador obligara al consejo a leer una carta manifestando su oposición al nombramiento de Torres como presidente ejecutivo, según fuentes financieras. Este hecho se produjo en la primera reunión del consejo con Torres como presidente.

Además del BCE, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) también ha hecho marcaje a la evolución del caso Villarejo, investigado en la Audiencia Nacional como caso Tándem. El 10 de octubre de 2018 envió un primer requerimiento con información sobre las relaciones entre BBVA y Cenyt, tal y como informa ‘El Independiente’. BBVA admitió pagos por valor de 5,055 millones, y justificó evitar dotar provisiones o mencionarlo en el informe de gestión de 2017. La CNMV remitió un nuevo requerimiento el 11 de enero de 2019, y esta vez el banco envió la información restante, con facturas por otros 5,2 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios