JUICIO

El ex consejero delegado de DIA reclama su finiquito millonario en los tribunales

Ricardo Currás, imputado en la Audiencia, contraataca contra el grupo de alimentación exigiendo el pago de un finiquito millonario. El juicio tuvo lugar la semana pasada

Foto: El ex consejero delegado de DIA Ricardo Currás. (EFE)
El ex consejero delegado de DIA Ricardo Currás. (EFE)
Adelantado en

Las indemnizaciones millonarias de Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA) llegan a los tribunales. La semana pasada, tuvo lugar el juicio entre el grupo de supermercados y su ex consejero delegado Ricardo Currás por una remuneración de casi tres millones de euros, según fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial.

DIA ya anunció hace un año que estaba estudiando "la activación de las cláusulas 'clawback' sobre las distintas retribuciones abonadas a los consejeros ejecutivos cesados en 2018" —Currás y Antonio Coto—, como publicó este medio. Sin embargo, no se había hecho público que el propio exCEO también puso una demanda, reclamando el dinero que su antigua empresa dejó de pagarle tras su cese. Tanto el ejecutivo como DIA no quisieron hacer comentarios.

El importe varía según cada parte. El grupo de supermercados niega que Currás se haya ganado los bonus generados en 2016 y 2017, que ascienden a 834.000 euros, y la indemnización fijada en su salida, de 1,9 millones de euros, según fuentes cercanas al proceso judicial. En total, 2,734 millones. La compañía argumenta que las pérdidas sufridas tras la salida de su exCEO, de 352 millones, justifican la reclamación. Por ello, pide que Currás devuelva lo cobrado y se niega a seguir pagando el resto de la remuneración pactada.

Por su parte, el ex alto cargo de la compañía presentó su propia demanda reclamando su derecho a cobrar lo que ya ha percibido y a que se le pague el resto del finiquito congelado.

La vista tuvo lugar la semana pasada, con la declaración de un elevado número de testigos. El caso está visto para sentencia, que llegará en los próximos meses.

Maquillaje contable

Este enfrentamiento judicial llega apenas unos días después de que la Audiencia Nacional decidiera imputar a Currás y a su número dos, Amando Sánchez Falcón, por presuntos delitos de administración desleal y fraude. Investiga si engordaron los números de la compañía en 2017 mediante "prácticas irregulares" que supusieron un incremento ficticio de 51,8 millones de euros.

"Para la consecución de los objetivos propuestos para el ejercicio 2017, dado que las cifras propias del ejercicio no alcanzaban los mismos y se produciría un importante descenso en la cifra del ebitda, Currás ideó un plan —que en parte implicaba la utilización de prácticas irregulares previas— para alterar ciertas magnitudes con reflejo directo" en este balance, "lo que le proporcionaba una apariencia de sólida gestión y alcanzar el cobro del variable por objetivos", expuso el auto de la Audiencia.

Junto a ello, la CNMV decidió hacer público el mismo día que ha abierto un expediente sancionador contra la compañía por infracción "muy grave", así como también a "determinadas personas que ocupaban cargos de administración y dirección en la entidad en el momento de los hechos (concretamente, a quien era su consejero delegado y otros cuatro altos directivos y a los consejeros que formaban parte de la Comisión de Auditoría y Cumplimiento)" por "haber suministrado información financiera con datos inexactos o no veraces en sus cuentas anuales individuales y consolidadas de 2016 y 2017".

DIA supone el segundo caso reciente de una gran cotizada española en la que se reclaman retribuciones pasadas acogiéndose a la cláusula 'clawback'. Ya lo hizo Santander contra exdirectivos de Popular, como el expresidente Ángel Ron y el exCEO Francisco Gómez. De momento, la Justicia está dando la razón al banco.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios