castigo en bolsa

Golpe a la credibilidad de ACS: el impacto de fondo de su 'profit warning' australiano

El ajuste en 1.100M anunciado por su filial australiana Cimic es mucho más que una rebaja de expectativas, es un golpe a la credibilidad del grupo, que restó importancia a las alertas

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez, en una junta de la compañía. (EFE)
El presidente de ACS, Florentino Pérez, en una junta de la compañía. (EFE)
Adelantado en

Otra vez Australia. Cimic, la filial que tiene ACS en las antípodas, ha vuelto a poner en jaque a la compañía de infraestructuras, que cotiza en mínimos desde hace un año y, por momentos, se ha anotado caídas del 7% en la sesión de este jueves, aunque la entrada en juego de brókeres ciegos ha conseguido contener la sangría y el valor ha terminado cerrando con un recorte del 5,34%.

La compañía presidida por Florentino Pérez ha tenido que reconocer un impacto negativo en sus cuentas de 400 millones de euros, derivado del 'profit warning' que ha anunciado Cimic en Australia y que supondrá un ajuste a la baja de 1.800 millones de dólares australianos, unos 1.100 millones de euros, en la filial de ACS.

Aunque el grupo español ha asegurado que este golpe será compensando por mejoras en los resultados operativos y por las plusvalías obtenidas en 2019, lo que le permitirá mantenerse en los niveles de beneficio previstos, por encima de 950 millones, el problema puede llegar a ser mucho más profundo que un apunte contable. Lo que está en juego aquí es la credibilidad de la compañía.

El consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes.
El consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes.

Los primeros en alzar la voz sobre este aspecto han sido los analistas de Alantra, que ha rebajado un 11% el precio objetivo del grupo de infraestructuras, hasta 38,12 euros por acción, "para reflejar la mayor prima de riesgo para el negocio, que es el daño a la visibilidad y la credibilidad", además de pasar a neutral su recomendación sobre el valor.

Como recuerda Alantra, el pasado mayo ya saltaron las primeras alertas respecto a Cimic y los riesgos potenciales que tenía la australiana con su filial de Oriente Medio BICC, epicentro del terremoto que se acaba de desatar. En concreto, Cimic ha pasado a valorar a cero su participación del 45% en esta constructora y la ha puesto a la venta.

"A pesar del ruido sobre potenciales problemas en BICC en 2019, ACS los había minimizado diciendo en mayo que 'aunque BICC estuviera perdiendo dinero, no estaba quemando efectivo y que los préstamos intragrupo estaban cubiertos', lo cual, claramente, no parece ser el caso. Esto incrementa las dudas sobre cómo Cimic ha mantenido una política de remuneración tan agresiva con este riesgo inminente", señala Alantra en su informe.

ACS es este jueves el peor valor del Ibex 35.
ACS es este jueves el peor valor del Ibex 35.

En mayo, la firma de análisis GMT Research, cuyos informes son alimento para los bajistas, ya puso en duda las cuentas de Cimic, provocando un terremoto en el parqué que llevó a la australiana a sufrir una caída del 15%.

En julio, volvieron las dudas sobre el valor, que se desplomó un 21%, hasta el entorno de los 35 dólares australianos, después de que Cimic presentara los resultados semestrales. El golpe de gracia llegó en la madrugada española de este miércoles al jueves, cuando la filial de ACS se dejó otro 20%, hasta caer a 28,03 dólares.

La pasada primavera, la firma GMT Research, cuyos informes son alimento para los bajistas, ya advirtió sobre las cuentas de Cimic y sus lazos con ACS

"Sabíamos el riesgo derivado de BICC, pero subestimamos los problemas financieros del contratista de Oriente Medio, situación que condujo a la activación de garantías", reconocen los analistas de Santander que, no obstante, mantienen su recomendación de comprar y un precio objetivo de 45,20 euros, lo que supone un potencial del 40%.

Sabadell, por su parte, ha advertido de que el impacto de esta noticia en su valoración puede suponer un ajuste del 3,5% respecto a su precio objetivo, que se sitúa en los 39,95 euros por acción.

Mirada al pasado

A tenor de lo visto este jueves, el tiempo ha terminado cargando de razones a GMT Research, que la pasada primavera escribió: "Cimic ha reportado un fuerte crecimiento de las ganancias en los últimos años, con crecimientos de beneficio del 50% desde 2015. Sin embargo, esta mejora es una ilusión. Estimamos que Cimic ha inflado las ganancias antes de impuestos en aproximadamente un 100% en los últimos dos años (1.000 millones de dólares australianos en total), mediante una combinación de reconocimiento agresivo de ingresos, contabilidad y evitando pérdidas en su filial de Oriente Medio".

Esta mirada al pasado también permite comprobar que, desde el primer momento, GMT dejó caer la sombra de la sospecha sobre ACS, precisamente porque el argumento que esgrimió para fijarse en Cimic estaba directamente relacionado con la compañía española. De hecho, la firma de análisis ya dijo en primavera que la australiana llamó su atención por los fuertes lazos con la matriz.

"Cimic está controlada por un presidente ejecutivo que también es consejero delegado de Hochtief y de ACS", apuntó GMT, en referencia a Marcelino Fernández Verdes, para inmediatamente recordar: "Como era de esperar, el 'management' ha sido generosamente incentivado para maximizar el precio de las acciones y aumentar las ganancias y el flujo de caja operativo. Estos incentivos pueden haber llevado a la inflación de ganancias que hemos detectado".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios