inaugurará su primer hotel en Lisboa

Meliá abrirá 23 hoteles en 2020 con foco en Europa y Asia, pero solo uno en España

El vicepresidente y CEO de la hotelera, Gabriel Escarrer, advierte al Gobierno: "La subida del SMI puede lastrar la competitividad del sector turístico español"

Foto: Gabriel Escarrer, vicepresidente y CEO de Meliá Hotels International. (EFE)
Gabriel Escarrer, vicepresidente y CEO de Meliá Hotels International. (EFE)

Meliá Hotels International arranca 2020 con un nuevo acelerón de aperturas en Europa y Asia después de un año complicado. El grupo hotelero mantiene su apuesta por internacionalización y prevé abrir un total de 23 nuevos hoteles: 12 nuevos establecimientos en Europa, nueve en la región Asia Pacífico y dos en América, con foco en el segmento vacacional y 'bleisure' y en las marcas de segmento alto y premium. Así lo ha anunciado su vicepresidente y CEO, Gabriel Escarrer, en la cita anual en Fitur, destacando la llegada a nuevos mercados como Países Bajos y sus primeros hoteles en ciudades como Lisboa, Liverpool o Kuala Lumpur. En España, sin embargo, la hotelera solo dará la bienvenida a un nuevo hotel, el ME Barcelona, un proyecto que llega con varios años de retraso a causa de la moratoria hotelera que estableció el Ayuntamiento de Ada Colau en julio de 2015.

"Tenemos previsto abrir 23 hoteles, pero podrían llegar a ser 25. El ritmo de aperturas será similar al de los años anteriores, a una media de un hotel cada dos semanas", ha afirmado el ejecutivo, asegurando que incluso se han rechazado oportunidades en gestión por considerar que no encajaban con sus modelos de rentabilidad. El 90% de estos nuevos hoteles serán en régimen de gestión, en línea con el modelo de negocio 'asset light' (ligero en propiedad) hacia el que la hotelera ha girado en los últimos años. Meliá tiene actualmente 83.778 habitaciones, de las cuales un 58% son en régimen de gestión y franquicia y un 42% en propiedad y alquiler.

El 'pipeline' de los próximos tres años contempla la apertura de unos 62 hoteles, la mayoría de ellos en la cuenca Mediterránea (34 en la región EMEA), ocho en América y 20 en la región Asia Pacífico, aunque con posibilidad de sumar otros siete proyectos. La hotelera sigue mirando a Asia como motor de crecimiento. La apuesta y la fuerte inversión realizada desde 2015 ha hecho que más que duplique su cartera en cuatro años, pasando de 10 a 24 hoteles y que la región represente ya casi un tercio de su portfolio (teniendo en cuenta los 24 hoteles operativos y los que abrirá en los próximos años).

En 2020 prevé inaugurar nueve hoteles en esta región, reforzando su presencia con tres aperturas, respectivamente, en China y Vietnam "donde ya somos la primera hotelera", afirma Escarrer. Además de este último país, el ejecutivo ve un claro potencial de crecimiento en Tailandia donde abrirán un nuevo establecimiento este año y prevé sumar otros cinco. La meta es alcanzar una huella de 51 establecimientos en la región: 11 establecimientos en China (ya tiene operativos cinco), 13 en Vietnam (ocho operativos), 15 en Indonesa (ocho operativos), seis en Tailandia (uno operativo), cinco en Malasia (uno operativo), y uno, ya operativo, en Myanmar.

Cuatro hoteles en cuatro años en España

Los planes en España son más moderados en contrate con el esfuerzo de internacionalización que está haciendo la hotelera. En septiembre de este año abrirá sus puertas el ME Barcelona, un "cinco estrellas en el que se ha hecho una gran inversión". El proyecto, de nueva construcción, quedó paralizado por la moratoria impuesta por el Ayuntamiento, provocando un retraso de más de dos años en las obras. "La toma de este tipo de medidas, tan drásticas como una moratoria, a veces pagamos justos por pecadores.

"Sólo hay una apertura para Barcelona este año, el ME Barcelona, y estoy convencido de que va a ser un icono para la ciudad. Es la única apertura de este año, pero queremos alguna más, de hecho en el pipeline de los próximos años hay tres más", asegura Escarrer. ¿Hay menos oportunidades aquí? "Diría que el ciclo también hace que haya oportunidades más interesantes en otros lugares donde la rentabilidad y la amortización a la inversión sea más rápida. Dicho esto, no queremos perder nuestro liderazgo en España, somos la principal hotelera y bajo ningún concepto vamos a ponerlo en riesgo", sostiene.

Escarrer durante su intervención en la inauguración del X Foro Exceltur. (EFE)
Escarrer durante su intervención en la inauguración del X Foro Exceltur. (EFE)

En este sentido, el hotelero ha señalado que una de las vías para sumar establecimientos en España podría ser la gestión de establecimientos de pequeños hoteleros que no tienen el 'músculo finaciero' para sumarse a la digitalización. "Estoy convencido que cada año será más importante, pero este año, entre la quiebra de Thomas Cook, donde se ha puesto de manifiesto un modelo de negocio que es complicado y la necesidad de digitalizarse y no tener esas economías y medios para acometer esa inversión hará que los hoteleros independientes no les quede más remedio que asociarse mediante contratos de gestión o franquicia a grupos hoteleros.

Respecto al ritmo del negocio en Barcelona, muy impactado por la inestabilidad política derivada del 'procés', Escarrer afirma que 2019 ha supuesto una recuperación respecto al año anterior, pero que aún no se han recuperado los niveles de precios y ocupación de 2017.

Recado al Gobierno

Escarrer ha insistido este miércoles en que la propuesta de subida del salario mínimo interprofesional (SMI) anunciada por el nuevo Gobierno tendrá consecuencias "muy negativas" para el sector y puede restarle competitividad.

"El problema es que España siempre ha sido un referente en el sector turístico y estaba creciendo durante ocho años por encima del PIB del país pero en los últimos dos años su crecimiento está por debajo. A mí me gusta ser siempre locomotora no vagón de arrastre", afirmó el directivo asegurando que en los últimos años se ha realizado un esfuerzo por mantener una redistribución de la riqueza turística. Bajo su punto de vista, medidas como la subida del salario mínimo pueden tener "consecuencias muy graves" para el empleo en el sector turístico que está ya afectado por una desaceleración que estima se prolongará este año. El ejecutivo no se ha atrevido a vaticinar pérdida de empleo derivada de la pérdida de competitividad, pero reconoce que es uno de los riesgos. "Es una pena que pongamos en riesgo los avances".

"Somos los primeros que queremos apostar por un empleo sano y por mejoras salariales. Pero ojo, una subida del SMI a los 1.200 euros podría tener consecuencias nefastas para el sector", advirtió el martes el presidente de Exceltur añadiendo que poner trabas podría suponer "un problema de competitividad para el sector". Su preocupación por los cambios en materia laboral se debe a los más de 12.000 empleados que tiene la hotelera en España de los 45.000 que tiene a nivel global.

En cuanto a las perspectivas para este ejercicio, Escarrer se ha mostrado optimista gracias a la estabilización de varios focos que han sido un lastre durante 2019. El ejercicio anterior fue "convulso", marcado por los problemas en Cuba, la crisis del sargazo en México, las 'fake news' en República Dominicana o la incertidumbre del Brexit, pero ya se observan "signos positivos" en este arranque de año. El mercado británico, muy relevante en el vacacional, ha reactivado las ventas, y la cautela ante la recesión en Alemania ha dado paso a un repunte en la compra. En el Caribe, los distintos problemas han costado un tercio de los clientes, pero ya se observa recuperación tanto en México como en Cuba, y en Dominicana se espera "recuperar el precio de forma pausada", añade Escarrer.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios