Precios casi un 50% por debajo de hace un año

¿Se gesta una burbuja en renovables? El desplome de la luz este mes apunta a que sí

La fuerte bajada del precio del mercado mayorista de electricidad, sobre todo en este diciembre en el que se hundido a mínimos, aviva las dudas de los más escépticos

Foto: Foto de archivo de una mujer señalando a una burbuja. (Reuters)
Foto de archivo de una mujer señalando a una burbuja. (Reuters)
Adelantado en

El hundimiento del precio mayorista de la luz en este mes de diciembre que termina, refuerza la tesis que están poniendo ya encima de la mesa algunos inversores del sector: se está generando una burbuja en la inversión en renovables que amenaza con dejar mal parados a algunos de los que están invirtiendo centenares de millones de euros con la expectativa de rentabilizar el 'boom' de la transición energética y el fin del combustible fósil.

Si se cumple con los planes del Gobierno desarrollados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) remitido a la Comisión Europea para la próxima década, la inversión en nuevas infraestructuras de generación eléctrica verde se puede convertir en una ruina.

El propio sistema marginalista que impera en la actualidad provoca que cuantas más renovables haya en funcionamiento más bajará el precio del mercado conocido como 'pool', algo muy positivo para los consumidores pero que sin embargo supone toda una amenaza para el modelo de negocio de los que están levantando parques solares y eólicos en la actualidad, ya que canibaliza sus propios ingresos.

Sin tener que irse a predicciones futuras, el mercado eléctrico mayorista se ha venido abajo en este mes de diciembre, con un precio medio por debajo de los 35 euros por megavatio hora, una cantidad no vista en los diez años de estadísticas que recoge el Operador del Mercado Ibérico de Electricidad (OMIE). Nunca en el último mes del año de la década se había dado un precio tan bajo. Sin ir más lejos, hace tan sólo un año el precio de la luz cerró diciembre en más de 61 euros. Esto supone un descenso interanual del 43%. En toda la década el registro más bajo fue en 2012, cuando cerró en 41 euros MWh. La mayoría de año ha estado por encima de 50MWh. Lo que se demuestra además es que se trata de un mercado muy volátil, con lo que ello implica de riesgo para el inversor.

¿A qué se debe este derrumbe? Fundamentalmente hay tres razones. En primer lugar, las condiciones meteorológicas han sido especialmente favorables para abastecer la demanda en un muy alto grado sólo con generación verde, la más barata dado que su coste de producción (sol y viento) es próximo a cero. Por otro lado, el precio del gas, con el que las centrales de ciclo combinado tienen que completar la demanda, está siendo sustancialmente más bajo que otros ejercicios, dados los exiguos precios internacionales.

Pero además, este 2019 hay una diferencia estructural con respecto al resto de años, y es que la potencia renovable instalada es un 10% superior con las nuevas plantas que ya están en funcionamiento, según los datos referidos por Red Eléctrica. No en vano, las propias ministras de Transición Ecológica e Industria recordaban hace pocos días a la industria a través de una carta que se estaban beneficiando de un precio de la luz más bajo en parte por la entrada en producción de estas nuevas renovables.

"El mercado mayorista nacional de electricidad cada vez registra precios más parejos con los observados con otros mercados de nuestro entorno, gracias, principalmente, a la reciente puesta en marcha de nueva potencia de generación renovable", destacaban en su misiva Teresa Ribera y Reyes Maroto.

Las energías renovables representan ya el 49,3% de la capacidad de generación total en España, que cuenta con más de 108.000 megavatios (MW), según los datos estimados por Red Eléctrica de España (REE) en su previsión de cierre para el 2019. La potencia instalada de generación renovable en España ha experimentado un crecimiento del 10% en el 2019 con la entrada en funcionamiento de casi 5.000 nuevos megavatios (MW) verdes.

En concreto, la solar fotovoltaica, que cierra el año con más de 7.800 MW de potencia instalada, ha sido este ejercicio la tecnología que más ha incrementado su presencia en el parque de generación español, con un aumento del 66% respecto al 2018. Por su parte, la eólica, que ha sumado más de 1.600 nuevos MW a su parque generador, finalizará el año por encima de los 25.200 MW instalados en España.

Este escenario, el de potenciales caídas estructurales del mercado eléctrico por la entrada en producción de más renovables, es el que temen los inversores más escépticos con las renovables. Y el plan del Gobierno es que la producción llegue al 70% del total del mix eléctrico en 2030. Esto supondrá introducir otros 30.000MW de fotovoltaica nuevos y 20.000MW más de eólica. Y esto, sostienen, canibalizará el precio del mercado, que bajará mucho más de lo que dicen algunas estimaciones actualmente, dejando muy mermadas algunas previsiones de rentabilidad actuales. Por ello, ya alertan de una burbuja.

Creen que el inversor en las plantas puede ser el más perjudicado. Las renovables están siendo un negocio muy lucrativo para los promotores, desarrolladores y constructores actuales. Además, los bancos financiadores se están asegurando a través de PPAs, contratos de compra a largo plazo, los retornos de las plantas. No obstante, una vez concluido el pago de la deuda, en unos 10 o 15 años, los inversores consideran que la ganancia para el inversor en el 'equity' por la operación de las mismas serán nulas, dado que ven el mercado en precios muy bajos dada la competitividad y bajo costo de producción que están alcanzando las renovables y que se espera siga bajando durante la próxima década, máxime si se desarrolla, como se prevé, el almacenamiento a través de baterías.

Las nuevas renovables está siendo negocio para promotores y constructores. Ven la financiación de bancos pero tiene más dudas sobre la rentabilidad

Lo que ha sucedido en los tres últimos meses en el 'pool' va en línea de las estimaciones más pesimistas de las fuentes consultadas y precisamente esa caída tan drástica en tan poco tiempo es lo que puede estar generando más dudas sobre algunas operaciones en el mercado. No obstante, otras fuentes consultadas señalan que se trata de un mercado regulado, con unos objetivos gubernamentales, con lo que si el mercado actual no consigue dar los réditos necesarios para que se invierta capital privado los proyectos, se buscarán alternativas al mercado 'pool'. Sin embargo, y mientras eso se produce, son muchos ya los inversores que están apostando su capital con la tesis de que el actual mercado cumplirá con sus expectativas de rentabilidad.

Para 2020, los analistas del Grupo ASE prevén que el precio del gas seguirá siendo bajo, con lo que eso mantendrá de forma estructural contenido el precio de la luz. El tiempo irá diciendo si los miles de megavatios que hay proyectados son una buena inversión o España acaba sucumbiendo a la explosión de otra burbuja de renovables, como ya sucedió, aunque por razones de índole regulatoria y no de mercado como ahora, en la década que este mismo martes ya dejamos atrás.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios