CASO BBVA-VILLAREJO

Carlos Torres (BBVA), entre la espada del BCE y la pared de la Audiencia 

El presidentede BBVA cumple un año al frente del banco con la crisis Villarejo en su máximo apogeo, con el BCE y la Audiencia requiriendo información sobre la investigación interna

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)
Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)
Adelantado en

Carlos Torres hizo recientemente su primer año al frente de BBVA cada vez más inmerso en el laberinto del caso Villarejo. Tras doce meses como presidente, la Audiencia Nacional y el Banco Central Europeo (BCE) han tomado recientemente decisiones que reflejan cuanto menos inquietud respecto a su investigación interna. El regulador quiere cerciorarse de que este escándalo no va a impactar a la actual cúpula del banco, y el tribunal se está mostrando como un muro con el que el grupo está teniendo difícil lidiar.

Por un lado, el juez Manuel García-Castellón ha reclamado a PwC detalles del informe forénsic que hizo para BBVA, y que en teoría éste ya había enviado a la Audiencia, como adelantó El Confidencial. Y, por otro lado, el regulador europeo ha pedido también información sobre el caso a la Audiencia, según avanzó la 'Cadena Ser'. Esta solicitud fue tras el verano, según fuentes próximas al caso.

La primera noticia refleja que el magistrado y los fiscales de Anticorrupción dudan que el banco y las tres firmas que han liderado su investigación interna —Garrigues, Uría y PwC—hayan levantado bien las alfombras o hayan filtrado parte de la información remitida al tribunal. La segunda, que el regulador está inquieto por el potencial impacto de esta crisis en el banco.

Desde BBVA señalaron que comparten "todo con el supervisor", que, "como es normal, quiere conocer los hallazgos obtenidos en la investigación interna". "Al ser una instrucción penal bajo secreto de sumario la entidad no puede interferir en la investigación judicial. Nosotros trasladamos esa restricción al supervisor, ya que la única manera en que podemos compartir las hallazgos es si lo autoriza el juez", añaden.

El regulador estará intranquilo mientras haya opciones de que el caso Villarejo impacte a la cúpula de BBVA

Fuentes cercanas al regulador señalan que empieza a haber “intranquilidad” por lo que se está alargando el caso, y por la última ronda de imputaciones, que se quedó cerca del consejo y los puestos clave considerados por el BCE. Generó inquietud la citación como investigado del asesor de Torres, Juan Asúa, directivo de primera fila de BBVA desde hace décadas y, desde enero, asesor del presidente, liderando la investigación interna del caso Villarejo. Este banquero se suma a otros imputados en la causa, como Antonio Béjar, expresidente de Distrito Castellana Norte (DCN), una filial de envergadura del banco; y Eduardo Arbizu, exdirector de los Servicios Jurídicos, que primero fue cesado y meses más tarde —en noviembre—, imputado. También hay investigados en consejos de filiales extranjeras, como Ricardo Gómez Barredo, en Garanti.

Aun así, el detonante para el BCE sería que esta crisis alcanzara a consejeros o a primeros ejecutivos: “Lo complicado sería que este caso afectara a la cúpula de ahora, mientras no se cierre esa posibilidad el regulador no va a estar tranquilo”, apuntan dichas fuentes.

Junto a la posibilidad de que imputen a alguien del consejo o del comité de dirección, en el sector se duda si ha sido acertada la estrategia de Torres de ceder la iniciativa a los abogados y renunciar a la 'batalla mediática'. “Tendría que haberse personado en la Audiencia ofreciéndose a declarar desde el primer día, así no habría ningún tipo de duda”, opina un primer espada del Ibex.

Lo mismo señalan fuentes próximas a la Audiencia, que consideran que el banco está priorizando su defensa al esclarecimiento de los hechos, y que Torres debe marcar distancias con el anterior equipo del banco, liderado por Francisco González.

Frente a este entorno complejo, la entidad mantiene que está colaborando con la justicia y el esclarecimiento de los hechos; que lo que han investigado les llevar a estar seguros de que el banco no tiene ningún tipo de responsabilidad; y que este caso no ha provocado ningún impacto en el negocio.

Los pilares de Torres

Frente a estas incertidumbres, Torres tiene dos puntos a su favor. El primero es que, salvo que se demuestre lo contrario, los hechos investigados en el caso Villarejo son ajenos a su llegada a la presidencia. Y el segundo es que el negocio de la entidad no se ha resentido por este escándalo. Al contrario, su cotización se ha mostrado mejor que sus comparables, con una subida del 8% en el año.

Al contrario, la entidad saca pecho del crecimiento de sus ingresos —del 3%, en un entorno de tipos negativos—, su capital, rentabilidad y eficiencia, y de dos de los ejes de su estrategia: la digitalización —más de un 50% de los clientes lo son a través del móvil— y la sostenibilidad.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente de BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos (i), y el presidente de BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)

Como debilidades —al margen del escándalo—, destacan el deterioro de 1.500 millones de dólares que la semana pasada anunció en su filial norteamericana, que empeorará sus cifras de final de año; y la tensión en su relación con el regulador.

Torres todavía se está asentando en la presidencia y ya ha tenido varios roces con Fráncfort. El último fue por la figura del consejero coordinador, que el BCE empujó para que cambiara. Se suma a otros anteriores, que reflejan que la institución que preside Christine Lagarde no le gustó que Torres fuera nombrado presidente ejecutivo, en lugar de seguir como consejero delegado con Jaime Caruana como presidente no ejecutivo.

Retos del segundo año

En este contexto, Torres afronta su segundo año con distintos retos. Los principales girarán en torno al caso Villarejo, con el objetivo de conseguir que desimputen al banco y mantener la reputación del banco cuando se levante el secreto de sumario. Además, Torres tiene que renovar el consejo de administración, para lo que está buscando consejeros —principalmente mujeres—, en un entorno legal que genera recelos entre los candidatos, y mejorar su relación con el BCE. A nivel de negocio, los retos están en mejorar el resultado en un entorno de tipos negativos en Europa, recesión en México —donde obtiene casi la mitad de su beneficio— e inestabilidad en Turquía.

Torres se juega mucho en su este segundo ejercicio. Los próximos meses serán clave para saber si el financiero salmantino emula a Teseo para salir del laberinto, o, por el contrario, se ve atrapado por el minotauro Villarejo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios