EN LA NUEVA REFINANCIACIÓN

El Corte Inglés recibe ofertas de más de 12.000 millones para rebajar su deuda

La banca, que hasta ahora tenía al grupo de grandes almacenes en cuarentena, pone su balance a su disposición por la mejoría de la rentabilidad y pese a las menores ventas

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.
Adelantado en

El Corte Inglés ha pasado de ser una empresa de alto riesgo para los acreedores a un grupo fiable al que es fácil y rentable prestar. Según aseguran fuentes financieras, el 'holding' de grandes almacenes ha recibido ofertas por parte de bancos nacionales y extranjeros por más de 12.000 millones de euros para refinanciar los 3.600 millones que adeuda en forma de préstamos bancarios, bonos y pagarés.

Como adelantó El Confidencial el pasado 11 de noviembre, El Corte Inglés ha llamado a los acreedores para renegociar las condiciones de su pasivo, por el que hasta ahora paga un tipo de interés próximo al 3%. Una vez culminada la venta de su división de Informática al grupo francés GFI por 340 millones de euros, la compañía española quiere poner en valor la disminución operativa de su deuda y la mejora de la rentabilidad del negocio 'retail' para rebajar el precio que abona, tanto por los préstamos como por sus bonos y pagarés.

Prueba de ello es que estos títulos de renta fija ya han obtenido la calificación de 'investment grade' o empresa segura en la que invertir, tras ser emitidos en 2018 con el símbolo de 'high yield' o compañía de alto riesgo. Pero El Corte Inglés quiere que Standard & Poor's también conceda esta nota a la totalidad del 'holding', aprobado que hasta ahora no posee por su elevado endeudamiento.

A cierre de su ejercicio 2018 (28 de febrero de 2019), el grupo tenía un pasivo que ascendía a 3.387 millones de euros. Pero la empresa de grandes almacenes ha llevado a cabo numerosas ventas de activos no estratégicos, especialmente inmobiliarios, para reducir esa cifra en más de 600 millones, si se tiene en cuenta el traspaso de Informática. No obstante, El Corte Inglés ha sufrido el revés de la entrada en vigor de la norma internacional de contabilidad NII 16, que obliga a todas las empresas a apuntar de forma distinta los contratos de alquiler. Esta normativa tendrá un impacto de unos 530 millones.

La última vez que El Corte Inglés renovó sus líneas de crédito con la banca fue en enero de 2018, refinanciación que fue liderada por Banco Santander, Bank of America Merrill Lynch y Goldman Sachs por un volumen agregado máximo de 3.650 millones de euros. Dicho contrato se estructuró con un préstamo-puente de 1.200 millones de euros, a un plazo de 12 meses y con dos opciones de extensión, hasta un vencimiento máximo de dos años; otro de 1.450 millones de euros, a un plazo de cinco años, y una línea de crédito de hasta 1.000 millones de euros, a un plazo de cinco años.

En octubre del pasado año, El Corte Inglés emitió bonos por hasta 690 millones de euros al 3%, con vencimiento en 2024, dinero que utilizó para repagar parte a la banca. Pero la compañía ya tenía otros bonos, emitidos en 2015 a través de Hipercor, por 600 millones, con un diferencial del 3,875% y que expiran en enero de 2022. Según las mismas fuentes, el 'holding' quiere también renegociar estos bonos, especialmente los emitidos hace cuatro años, por los que paga un precio que considera alto dada la mejoría del beneficio bruto de explotación o ebitda.

La situación ahora es muy distinta a la de 2014, cuando tuvo que pedir árnica a la banca, ante dificultades que le impedían pagar las nóminas

La situación ahora es muy distinta a la que El Corte Inglés vivía en octubre de 2014, cuando por primera vez en su historía, como adelantó este medio, tuvo que pedir árnica a la banca, principalmente española, ante unas dificultades financieras que le impedían hacer frente a las nóminas de sus más de 100.000 trabajadores en aquel momento. Debía cerca de 5.000 millones, incluidos los pagarés colocados a sus empleados, que hoy se han reducido a unos 80.000.

El perfil de los acreedores actuales también ha cambiado mucho, ya que entre los bancos que le prestan están entidades extranjeras como Bank of America, Goldman Sachs, UniCredit, BNP Paribas, Deutsche Bank, Credit Suisse, Société Générale y Crédit Agricole. Por el contrario, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia han reducido su exposición al grupo de distribución.

Víctor del Pozo, consejero delegado de El Corte Inglés, quiere cerrar esta refinanciación, que será la cuarta en cinco años y medio —hubo otras dos en 2016 y 2018—, antes de febrero de 2020, momento en que la compañía cerrará su ejercicio con previsiblemente menos ventas pero más rentabilidad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios