25 TIENDAS EN LA COSTA Y VENTAS DE 62M

Robertson: el Roig de los turistas británicos que ha traído la marca Tesco a España

El empresario Bryn Robertson maneja una cadena de veinticinco tiendas 'british' en la costa española y factura más de 60 millones. Importa productos aprovechando los camiones vacíos de fruta

Foto: Bryn Robertson, en la apertura de una tienda en Canarias con una clienta británica
Bryn Robertson, en la apertura de una tienda en Canarias con una clienta británica

"No tenemos ninguna intención de competir con Mercadona. Es justamente por el tipo de productos que vendemos que hemos conseguido abrirnos un hueco. De hecho, algunas de nuestras tiendas antes eran de comercios que no han podido sobrevivir a los grandes de los supermercados. Todo lo que ha salido estos días nos parece un poco desmedido". Quien así se expresa es un abogado afincado en Santa Cruz de Tenerife que ejerce de portavoz de Overseas Import, la compañía con sede en Benissa (Alicante) que acaba de inaugurar, con corte de cinta y colas en la puerta, un supermercado en Mazarrón (Murcia) bajo la marca The Food Co. y una gama de productos basada en las referencias de Tesco, el gigante británico de la distribución, con unas ventas de 76.400 millones de euros el año pasado.

Desde su apertura, se han multiplicado las informaciones referidas al posible desembarco de Tesco en España, un mercado en el que no puede decirse que quede mucho hueco para nuevos actores en la distribución. De hecho, Mercadona, líder indiscutible con un 25,8% de cuota y 1.637 tiendas, no tiene intención de ampliar su red de establecimientos, solo reformar los que ya tiene, y su política de expansión pasa por abrirse camino en Portugal.

Entonces, ¿por qué Tesco querría pelear por abrirse paso en un entorno tan saturado? La realidad es que quien está detrás de la aparición de sus productos en España no es la propia enseña británica, sino un empresario llamado Bryn Robertson que lleva dos décadas dedicado al negocio de proporcionar a los turistas y residentes ingleses una cesta de la compra lo más cercana posible a la de su país. Ese es el nicho al que va dirigido The Food Co., cuyo accionariado es ajeno a Tesco.

Robertson es el 'boss' de Overseas Supermarkets, con Garry Richardson como mano derecha y director general. Llevaba varios años tratando de cerrar un acuerdo con Tesco para poder distribuir sus productos en España y para ello ha tenido que crear una marca distinta a la de Overseas. ¿Por qué? Porque su nombre original está vinculado a Iceland Foods, otro de los grandes actores de la distribución en el Reino Unido y competidor de Tesco. Overseas, en colaboración principalmente con Iceland, explota veinticinco supermercados repartidos por Canarias, la costa andaluza (Mijas, Puerto Banús, Sotogrande, Guadalmina, Calahonda y Vera), Murcia (San Javier), Ibiza y la Comunidad Valenciana (San Fulgencio, Torrevieja, Benidorm, Xàbia, Moraria, Benissa, Cap Roig y Camp Verd). Hay cuatro tiendas también en el Algarve de Portugal, donde tiene una filial radicada en Lisboa, Overseas Supermercados Uniperssoal.

La tienda de Overseas Supermarkets en asociación con Iceland en Torrevieja
La tienda de Overseas Supermarkets en asociación con Iceland en Torrevieja

Todos los puntos de venta tienen la misma particularidad: sus estanterías están repletas de productos británicos y se ubican cerca de enclaves con colonias de turistas o residentes británicos ('Expat') dispuestos a pagar unos cuantos euros más por su compra a cambio de rescatar los sabores y aromas de su país. Overseas, que cuenta con sociedades vinculadas en el Reino Unido como UK Export Consultants o Boisson Consultant Limited, centraliza su distribución desde una plataforma logística en Wigan, al norte de Inglaterra. Desde aquí paletiza sus compras mayoristas y las reparte con destino a cada tienda aprovechando el hueco de vuelta que tienen los camiones que usan los exportadores para enviar frutas y verduras a Gran Bretaña. "Tenemos acuerdos con Iceland y, ahora, con Tesco, que hace una labor de monitorización, para aprovechar sus centrales de compras al por mayor, lo que nos permite tener mejores precios", señala el mismo portavoz. Los camiones cruzan al continente por el Eurotunel o en ferri y transportan periódicamente por carretera hasta España contenedores para surtir cada uno de los supermercados.

El negocio, que nació con una primera tienda en Tenerife, funciona. El año pasado Overseas Imports facturó casi 62 millones de euros y ganó 3,7 millones después de impuestos. El margen neto, por tanto, es del 6%, bastante superior al 2 o 3% en el que se mueven los grandes como Mercadona o Carrefour, si bien estos manejan cifras de ventas y beneficios infinitamente más elevadas. La plantilla, que incluye a personal español, inglés o de otras nacionalidades, se acerca a las 400 personas. El año pasado, los dueños de Overseas se repartieron 2,4 millones en dividendos, frente a los 1,5 millones de 2017.

Robertson y su equipo no temen al Brexit. "Estamos obligados a entendernos. Los ingleses necesitan venir a España para escapar de su maldito clima y los españoles tienen que venderles sus frutas y verduras", lanza medio en broma, medio en serio, el mismo portavoz. El plan del grupo es abrir al año entre cuatro y cinco nuevas tiendas de Tesco-The Food Co. Pero los 'Mercadonas', 'Consums', 'Aldis' o 'Lidles' pueden estar tranquilos: las etiquetas seguirán estando en inglés.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios