el nombramiento se podría anunciar en breve

El Gobierno impone un nuevo CEO en Sareb en plena negociación con Podemos

A partir de ahora, la intención es que la presidencia tenga un perfil más institucional y que un nuevo consejero delegado lleve las riendas de la gestión

Foto: El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen. (EFE)
El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen. (EFE)
Adelantado en

El Gobierno en funciones va a dar un vuelco al organigrama de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). Según aseguran fuentes financieras, el Ministerio de Economía ha decidido buscar un nuevo consejero delegado para el conocido como banco malo donde se acumulan los activos de las entidades intervenidas durante la crisis.

Las mismas fuentes señalan que el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), controlado por el Estado y dueño del 49% de Sareb, ha propuesto al resto de los principales accionistas (Santander, CaixaBank y Sabadell) separar la función de presidente y consejero delegado. Dos figuras que ahora representa Jaime Echegoyen, nombrado en 2014 consejero delegado y presidente en 2015 tras la dimisión de Belén Romana.

A partir de ahora, la intención es que la presidencia tenga un perfil más institucional y que un nuevo CEO sea el máximo responsable de la gestión. Esta separación de roles lleva algunos meses sobrevolando la entidad. Para ello, el banco malo se ha puesto en manos de un cazatalentos o ‘head hunter’ para encontrar un ejecutivo que encaje en este perfil. Según fuentes bancarias, el proceso está muy avanzado y el nombramiento se podría anunciar en breve.

La decisión se produce en medio de las negociaciones entre el PSOE, Podemos y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para formar un nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez. El momento es muy relevante, porque el grupo liderado por Pablo Iglesias ha incluido en su programa electoral la creación de un banco estatal.

De hecho, la agrupación morada ya ha transmitido al PSOE su pretensión de crear una entidad pública a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que compita cara a cara con los bancos privados, como Santander, CaixaBank, BBVA, Bankia y Sabadell, entre otros, a la hora de conceder préstamos a empresas y particulares.

Pero, además, Podemos podría querer utilizar los activos de la Sareb —viviendas y terrenos— para cumplir con el compromiso con su electorado en relación con el derecho constitucional a tener una vivienda digna, ya sea mediante la venta a precios accesibles o alquiler con precios controlados.

Sareb cerró 2018 con pérdidas de 878 millones de euros, un 55% más que en el ejercicio anterior, en el que fue su sexto año consecutivo con números rojos. En la presentación de estos resultados, Echegoyen reconoció que el banco malo difícilmente ganará dinero en algún momento, antes de su obligada liquidación en 2027. Una previsión que tendrá un coste para sus accionistas, incluido el Estado.

La institución acabó el ejercicio con un patrimonio negativo de 5.135,9 millones, según la auditoría firmada por PwC. Un agujero provocado por la contratación de un derivado sobre tipo de interés que ha resultado ser todo un fiasco. Sareb disponía de unos fondos propios de 1.177 millones que le permitían seguir operando durante al menos los próximos 12 meses sin entrar en causa de disolución o pedir más dinero a los accionistas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios