CAMBIOS EN ABRIL

El BCE empujó a BBVA a cambiar el consejo para restar poder a Torres

El regulador europeo, molesto todavía por la presidencia ejecutiva de BBVA, pidió informalmente que Andrés Torrecillas dejara de ser consejero coordinador en abril

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Fernández de Cos (i) junto al presidente de BBVA, Carlos Torres (d), durante el EduFin Summit. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Pablo Fernández de Cos (i) junto al presidente de BBVA, Carlos Torres (d), durante el EduFin Summit. (EFE)
Adelantado en

Nuevo episodio de tensión entre el Banco Central Europeo (BCE) y BBVA. El regulador europeo empujó los cambios anunciados por la entidad presidida por Carlos Torres en abril, con un nuevo consejero coordinador y una vicepresidencia. Así, el organismo presidido por Andrea Enria —del área de supervisión de Fráncfort— pidió al banco español que José Miguel Andrés Torrecillas dejara de ser coordinador de los consejeros independientes ('lead director'), una figura clave en Europa, según diversas fuentes financieras consultadas por El Confidencial. El regulador no hizo comentarios y el banco señaló que no habla sobre rumores.

Las fuentes consultadas ligan esta petición a que este consejero, expresidente de EY entre 2004 y 2014, no estaba haciendo la labor de coordinador que esperaba el equipo del BCE, liderado por un italiano, Gino Dall'Asta. El BCE quiere que los 'lead directors' sean un contrapoder efectivo del presidente, y en este caso no lo veían así.

BBVA hizo coincidir el relevo con el tercer año de Andrés Torrecillas en el cargo, que los estatutos fijan como tope prorrogable durante otros tres años. El banco no le renovó para esta tarea.

Los cambios se hicieron públicos el 29 de abril: Andrés Torrecillas dejó su cargo de consejero coordinador a Juan Pi Llorens, y pasó a ser vicepresidente, un puesto hasta entonces desocupado en el banco. La visión del BCE, según las fuentes consultadas, es que el 'lead director' es quien debe liderar a los independientes, que a su vez defienden los intereses de los accionistas minoritarios, y ejercer de contrapoder frente al presidente. Mientras que un vicepresidente puede ser un puesto de confianza del primer ejecutivo.

Junto al cargo de consejero coordinador, Andrés Torrecillas también ha dejado en los últimos meses la presidencia de la comisión de Auditoría —al llevar cuatro años en el cargo— en favor de Jaime Caruana. Mantiene la presidencia de la de Nombramientos y Gobierno Corporativo, y sigue como vocal en la de Auditoría y en la de Riesgos. Esta última la preside Pi Llorens y ha sido reforzada con funciones de Cumplimiento, un área en cuestión tras la imputación de la entidad en el caso Villarejo.

Contrapeso

Andrés Torrecillas fue la figura atacada por los exdirectivos que componen la Asociación Uniter —muchos de ellos, del antiguo BBV— en una carta enviada al presidente, por dejación de funciones en la crisis del caso Villarejo, como publicó 'El Pais'.

Estos cambios se produjeron después de un episodio de tensión previo entre BBVA y el BCE. Al regulador europeo no le gustó que el banco español nombrara a Torres presidente ejecutivo en contra de su criterio, algo que se encargó de dejar claro haciendo al consejo leer una carta con su posición, como adelantó este medio. El BCE no ve mal que Torres sea el primer ejecutivo, pero sí quería dar ejemplo a todo el sector convenciendo a BBVA de que nombrara un presidente no ejecutivo, para lo que sonó Caruana. El consejo del banco español hizo caso omiso, dentro de su legitimidad, y el regulador impuso que Torres cediera funciones al nuevo consejero delegado, Onur Genç, y que este reporte directamente al máximo órgano de gobierno.

Esta situación había tensado tanto la cuerda que al final el banco también se vio obligado a ceder con el puesto de consejero coordinador, según las mismas fuentes, que añaden que la petición del BCE fue informal, sin un requerimiento por escrito.

BBVA tendrá a partir de enero un nuevo responsable de su supervisión en el BCE, ya que el italiano Dall'Asta, con quien se han producido estos roces, deja el cargo por política de rotaciones.

Tras estos vaivenes, Torres se enfrenta ahora al reto de renovar el consejo en medio de la crisis reputacional abierta por el caso Cenyt. La entidad tiene muy complicado nombrar consejero al asesor del presidente, Juan Asúa, como se rumoreaba en el entorno del banco, y tiene que aumentar la presencia femenina hasta el 30%.

Mientras, la travesía judicial del banco continúa este miércoles, con su tercer día declarando como imputado. Algo que está afrontando su director jurídico en España, Adolfo Fraguas, de la mano de los asesores legales de Garrigues y Uría Menéndez.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios