La firma eleva de 4,7BCM a 6,7BCM para 2020

Naturgy hace a EEUU el primer proveedor de GNL de España en plena guerra arancelaria

Estados Unidos se convierte en el máximo exportador de gas natural licuado para España después de que las grandes multinacionales gasistas hayan puesto el foco en la primera potencia mundial

Foto: Metanero transportador de GNL. (EFE)
Metanero transportador de GNL. (EFE)
Adelantado en

España ensancha los lazos comerciales con Estados Unidos en plena guerra arancelaria desatada por la Administración Trump. Pese al levantamiento de barreras a nivel mundial impulsado por el magnate americano, EEUU ya es el primer suministrador de gas natural licuado (GNL) para España.

Según los datos que publica Cores correspondientes al mes de octubre, la primera potencia mundial ya provee el 14% de todo el gas natural que entra en territorio nacional (+274,2% respecto al mismo mes del año anterior). Solo un mes antes, en septiembre, EEUU alcanzó un récord de exportación de GNL para España, con un total de 6.529 GWh.

En el último mes del que se disponen datos, EEUU ha superado como suministrador de GNL a Rusia, la superpotencia exportadora de gas. En lo que va de 2019, el aprovisionamiento de gas estadounidense ya es superior al ruso. La cuestión no es baladí, ya que el repunte del gas procedente del país dirigido por Donald Trump resta fuerza geopolítica al gigante siberiano liderado por Vladimir Putin.

Foto de archivo de una conferencia del presidente de EEUU y el presidente de Rusia, Vladimir Putin. (Reuters)
Foto de archivo de una conferencia del presidente de EEUU y el presidente de Rusia, Vladimir Putin. (Reuters)

Gran parte del incremento de gas estadounidense que llega a la península Ibérica es por la estrategia comercial desplegada por Naturgy. El gran transportador de gas por barco del Atlántico está aumentando con fuerza la cuota de negocio de GNL estadounidense. La compañía firmó en 2010 contratos de suministro de gas procedente del gigante americano que están ya a plena ejecución.

Entonces, la Administración que lideraba Barack Obama decidió convertir EEUU de un país que mantenía en su poder todas sus reservas de hidrocarburos a ser uno de los grandes exportadores del mundo. La incipiente técnica de fracturación hidráulica ('fracking'), por aquel entonces, permitió a EEUU elevar exponencialmente sus reservas de gas.

En ese contexto, se construyeron al sur del país dos licuifactorías para que convirtieran en líquido, en la cuenca atlántica, el gas procedente del norte, de la parte limítrofe con Canadá. Así, Naturgy decidió firmar nuevos aprovisionamientos desde estas plantas, llamadas Sabine Pass y Corpus Christi, entre Texas y Luisiana. De hecho, la compañía prevé elevar el transporte de gas americano de los actuales 4,7BCM hasta los 6,7BCM en 2020. Para ello, Naturgy dispone desde hace poco tiempo de dos nuevos barcos metaneros para realizar el transporte. Además, otras compañías están en la misma línea. Recientemente, Endesa anunció la puesta en marcha de un nuevo buque metanero con el que ejecutar su negocio de GNL.

Ahora, la Administración Trump está recogiendo los frutos que sembró Obama en la venta de gas. Paralelamente, Trump ha desatado una guerra comercial a nivel mundial —sobre todo con China, pero también con la Unión Europea— que afecta a España. Productos como el aceite, el vino, el jamón o los coches, que España exporta a EEUU, se están viendo lastrados por la política comercial del inquilino de la Casa Blanca.

La apuesta americana de Naturgy coincide con el fin de algunos contratos en otros países de referencia en GNL hasta ahora, como Trinidad y Tobago. Este giro ya se está notando en las últimas estadísticas de Cores, que reflejan el sorpaso de EEUU al propio Trinidad y Tobago, Rusia o Qatar como principal suministrador de GNL para España.

Así, Naturgy ya tiene el 90% de los contratos de venta de gas cerrados con los clientes, una cobertura que el actual presidente ejecutivo, Francisco Reynés, fijó como una de las prioridades financieras de la empresa, que le permite tener mayor visibilidad en los mercados e impulsar el precio de la acción de la compañía, ya que al estar cerrados los contratos de venta, se mitiga el riesgo comercial.

Naturgy tiene ahora mismo un estrecho vínculo con EEUU. Su segundo mayor accionista, el fondo Global Infraestructure Partners (GIP), poseedor del 20% del capital social, es estadounidense. Además, ahora podrá aprovechar la eliminación de la doble imposición impulsada por Acerinox para repatriar dividendos libres del fisco español.

Todo este movimiento se está notando ya en el bolsillo de los españoles, el fuerte aumento de la oferta estadounidense ha hundido el precio del gas en los mercados internacionales, cuya principal referencia es el conocido como Henry Hub. De hecho, los agentes comerciales están aumentando con fuerza el aprovisionamiento de gas de cara al invierno, cuando se prevé un repunte de precios por la mayor demanda.

Esto ha hecho que las regasificadoras españolas estén en máximos históricos, tal y como señalaba Enagás, el operador del mercado gasista español. No solo se llenan los tanques de la empresa presidida por Antonio Llardén. Reganosa, la regasificadora gallega, también está recibiendo gas procedente de la central estadounidense Corpus Christi.

Esto, por otro lado, también se está sintiendo en el mercado de electricidad. El precio mayorista de la luz está registrando este otoño los precios más bajos en una década gracias a la bajada del gas, que ha permitido dejar en fuera de juego a las centrales de carbón y marcar precios más bajos en el mercado.

No obstante, la otra cara es el descenso de los márgenes en el negocio de GNL de Naturgy, que ha sufrido una fuerte bajada en los resultados en esta área del último trimestre publicados.

El 'boom' gasista estadounidense también ha llamado la atención de la propia Enagás, cuyo máximo accionista es el Estado con un 5% del capital social. Tal y como adelantó El Confidencial, Enagás ha comprado este año, en consorcio con el fondo Blackstone, la mayoría de Tallgrass Energy, una firma de transporte gasista del país gobernado por Donald Trump.

Aunque EEUU es el primer país exportador de GNL para España, superando a geografías más activas históricamente como Nigeria, Qatar, Rusia o Trinidad y Tobago, Argelia sigue siendo el principal proveedor de gas natural, ya que el país africano y España están unidos por el tubo gasista Medgaz a través del Mediterráneo y la infraestructura gasista que cruza Marruecos, denominada Magreb-Europa.

En este contexto, y con Madrid como capital mundial del medioambiente por la celebración de la COP25, algunas administraciones españolas están sondeando de nuevo realizar exploraciones para extraer gas en España con el controvertido 'fracking', la técnica que ha disparado las ventas de gas en EEUU. La técnica, consistente en romper con agua a presión con distintas sustancias químicas las rocas donde se aloja el gas diseminado, despertó un fuerte movimiento activista en España a principios de la década pasada que obligó a las empresas multinacionales que se dedican a este negocio a abandonar la península Ibérica.

El actual Gobierno de Pedro Sánchez incluyó en el borrador de Ley de Cambio Climático, que se quedó en el limbo por la falta de estabilidad política, la prohibición de esta técnica en suelo nacional. Sin embargo, el Ejecutivo socialista ha dado autorización hace pocos días al País Vasco para que reactive un proyecto de exploración en Subijana (Álava), donde se cree que hay bolsas de gas susceptible de ser extraídas a través de 'fracking' que serían capaces de abastecer Euskadi durante los próximos 60 años. Todo ello, en pleno debate por el uso de los combustibles fósiles para las próximas décadas. Bruselas se ha puesto el reto de que todo el territorio comunitario abandone el 100% de los hidrocarburos en 2050.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios