protección del medio ambiente

Zumos ecológicos en envases reciclables, la doble apuesta por la sostenibilidad

Ser auténticos y honestos consigo mismos, esa es la máxima a la que aspira Honest, compañía de zumos y tés bio que promueve el comercio local

Foto:

Hay ocasiones en las que tanto continente como contenido sirven para enviar un mensaje. Una bebida ecológica nos habla de la necesidad de un estilo de vida sano, pero también de una apuesta por una producción sostenible, comercio local y la protección del medio ambiente. Cada día, más marcas de alimentación se suman a este movimiento 'verde', que también sirve para luchar contra el cambio climático. Un ejemplo claro es Honest, una marca de infusiones, tés y cafés ecológicos que quiere enviar un mensaje a sus consumidores, no solo con la elaboración de sus productos sino también con la presentación de los mismos, apostando por envases 100% reciclables y fabricados con materiales que potencian el concepto de economía circular.

Pongamos el ejemplo de las botellas de té. Fabricadas con plástico reciclado al que se añade un 30% de plástico de origen vegetal, son envases que, una vez utilizados, pueden reciclarse para dar una nueva vida a esos materiales. Los bioplásticos no contienen sustancias químicas perjudiciales para el medio ambiente. Además, en su mayoría son biodegradables, así que contribuyen al cuidado del planeta, produciendo menos residuos; y son reciclables, ya que se pueden reutilizar en la producción de fertilizantes para la agricultura, como explican desde la compañía.

Aparte de esas botellas de plástico, Honest también ha puesto en marcha una línea de infusiones y tés en envases de cristal para reforzar el compromiso por un consumo responsable y sostenible. El vidrio es un envase reutilizable, ya no solo por la empresa que comercializa el producto sino por los consumidores, que pueden darle infinitas vidas.

El hecho de utilizar plástico reciclable y reciclado y vidrio para sus bebidas va en sintonía con los valores que la marca pretende transmitir a su público: respeto por el medio ambiente, siendo auténticos y honestos con ellos mismos. De ahí la apuesta por el material reciclable y los productos de proximidad para potenciar el comercio local y llevar lo mejor de cada rincón del planeta a nuestros hogares.

De cualquier rincón del planeta a tu casa

Uno de los pilares sobre los que se cimentan las bebidas de Honest es el uso de productos locales de cualquier lugar del mundo, todos ellos con certificación ecológica. Frambuesas de Estados Unidos, cacao de Tanzania, té blanco de China o azúcares de caña cosechados en Argentina, Paraguay, Brasil o Colombia son solo algunos ejemplos de esta práctica. Por ejemplo, el té negro de albahaca se consigue de plantaciones repartidas en lugares tan dispares como la India, Sri Lanka, Kenia, Tanzania, Ruanda, Vietnam, Argentina, Nepal o Indonesia.

Una agricultora pone a secar hojas de té en una plantación en las montañas de China. (Reuters)
Una agricultora pone a secar hojas de té en una plantación en las montañas de China. (Reuters)

La idea detrás de esta medida va en línea con los valores de la marca: promover el cultivo ecológico alrededor del planeta sin renunciar a obtener los mejores ingredientes, todo ello potenciando el comercio local y con certificación ecológica. Una certificación que garantiza que los ingredientes con los que se preparan los tés, cafés e infusiones no tienen conservantes ni colorantes para potenciar el sabor.

El resultado de esta política se visualiza en tés que cuentan con hasta un 95% de infusión de té, un ligero toque de zumo de frutas unido a azúcar de caña para ofrecer un sabor lo más natural posible. Porque en Honest tienen clara una idea: la belleza de sus bebidas está tanto en el interior como en el exterior.

Empresas