Blockchain, ¿fantasía o realidad?
  1. Empresas
FORO BLOCKCHAIN: CASOS DE USOS REALES

Blockchain, ¿fantasía o realidad?

Tras 2 años de la aparición de iniciativas como Alastria, llega el momento de escalar e integrar las pruebas de concepto a entornos productivos

placeholder Foto: Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.
Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.

Llevamos años escuchando las bondades del Blockchain. Leyendo en los medios sobre su capacidad transformadora. De cómo una enorme base de datos descentralizada es capaz de almacenar información de forma instantánea, transparente, inmutable y permanente, trabajando como una máquina de la verdad continuamente actualizada.

Ha ocurrido ya con otras tecnologías emergentes. Vivimos una explosión de su concepto con miles de promesas, hasta que pasado un tiempo terminan por asentarse —incluso en algunos casos desaparecen—. “Ya ocurrió con los buscadores, o con los móviles. Asistimos a una ola de ilusión en la que todo el mundo vio su potencial y quiso explorar”, evidencia Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.

placeholder Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.
Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.

Fernández no se anda con rodeos al afirmar que todo lo que se puede hacer con Blockchain se puede hacer con otras tecnologías, que hoy por hoy se encuentran más maduras. Eso sí, “con Blockchain, somos capaces de hacerlas con mayor rapidez e incluso, en ocasiones, de forma más económica”. Entonces, ¿por qué no hemos visto todavía ningún caso de éxito arrollador?

“Hasta ahora, hemos estado realizando pruebas de concepto, viendo si las promesas que realizaba el Blockchain se cumplían”, afirma el responsable de everis, y añade, “pero la realidad es que el Blockchain no puede funcionar de manera aislada en laboratorios. Ha llegado la hora de dar el salto a la realidad y de ver cómo es capaz de integrarse y de escalar a entornos productivos”.

placeholder

Lo cierto es que existen riesgos al abandonar el terreno de entrenamiento y empezar a jugar el partido, y en el campo real los retos regulatorios y legales tienen mucho que decir. Más allá de saber lo que se puede o no llegar a hacer con esta tecnología, “el mayor desafío se encuentra en saber de quién es la responsabilidad si se produce un fallo”.

De momento, el sector empresarial está haciendo los deberes. En 2017, un pequeño grupo de compañías de energía, banca y telecomunicaciones, entre otros sectores, comenzaron a dar los primeros pasos para crear una red colaborativa de esta tecnología. “El objetivo era crear un consorcio multisectorial para crear una infraestructura nacional, donde distintos actores colaboráramos para crear soluciones que más tarde nos permitieran competir”, resume Fernández.

Foto: Foro 'Blockchain, de la teoría a la práctica'.

Hoy, 2 años más tarde, más de 500 empresas de todos los sectores y tamaños forman Alastria. Su idea de lanzar proyectos con validez legal y con unos costes de transacción bajos para poder generar todos los casos de uso que pueden lograr un impacto en la sociedad no solo ha atraído al sector público, sino que también ha servido de inspiración. La asociación europea INATBA y la alianza latinoamericana Laccchain, donde se reúnen 25 países del Caribe y Latam, son ejemplo de ello.

Tras las pruebas de concepto, Fernández lo tiene cada vez más claro: “Más que la tecnología, el poder del Blockchain está en sus principios filosóficos de descentralización y de cambio del paradigma actual”, asegura. Una afirmación que se materializa en todos los sectores, pero más, si cabe, en el público.

La capacidad de inviolabilidad del Blockchain juega un papel fundamental en la Administración pública si hablamos de tratamientos de datos, asegurando su autenticidad y evitando su duplicidad. También a la hora de asegurar la transparencia en las decisiones del Gobierno, o minimizando los conflictos provocados por la interpretación y resolución de licitaciones y asegurando la correcta tramitación de los pliegos.

Más del lado administrativo, el Blockchain permite que las relaciones entre la Administración y los ciudadanos se descentralicen, al facilitar el acceso a archivos públicos de una manera más cómoda y agilizando la burocracia. También los sistemas telemáticos de votación podrían convertirse en una realidad generalizada.

Con el Blockchain, los sistemas telemáticos de votación podrían convertirse en una realidad generalizada

“Cosas tan prácticas como un calendario de vacunas trazable o un carné de embarazadas pronto podrían ver la luz”, adelanta Fernández, pero advierte de que aunque hablar de aspectos tan concretos ayuda a visualizar lo que ya puede hacer el Blockchain, su auténtico valor va mucho más allá y podría provocar un auténtico tsunami en nuestra manera de relacionarnos con el sector público.

En cuanto al sector privado, las capacidades son infinitas. En el transporte marítimo, por ejemplo, donde es necesaria una gran cantidad de documentación, contratos, seguros, comprobantes de pago… puede eliminar todo el lento proceso del papel para optar por mecanismos más directos, inmediatos y seguros entre vendedores y compradores, sin necesidad de confiar en actores intermedios.

placeholder Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.
Roberto Fernández Hergueta, director del área digital de everis.


En el asegurador, con la introducción del vehículo conectado, y más adelante autónomo, el Blockchain juega un papel fundamental a la hora de recoger datos del coche y del conductor e integrarlos para el beneficio “no solo de las telecos y las aseguradoras, sino también del consumidor y del ciudadano, al poder acceder a productos customizados”, explica Fernández.

Sin duda, cambios sobre los que el Gobierno debe reflexionar y decidir qué papel debe jugar a la hora de evitar que esta tecnología cause una brecha mayor en la sociedad. Una posibilidad muy probable a ojos del responsable de everis, que insta a establecer una estrategia a nivel país y a prestar especial atención a la reconversión de empleos y al nuevo talento, para incluirlo en la economía digital.

Tecnología Inversiones Eventos EC
El redactor recomienda