Ya ha vendido otras firmas por corrupción

Iberdrola se expone a la desinversión de su tercer máximo accionista por el caso Villarejo

Norges Bank, dueño del 3% del capital social de la eléctrica, advierte de que el fondo no puede invertir en compañías cuya conducta contribuya a la violación de normas éticas fundamentales

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
Adelantado en

El escándalo de espionaje que salpica a Iberdrola por las presuntas maniobras de la eléctrica con el comisario en prisión José Manuel Villarejo puede tener consecuencias significativas a nivel accionarial.

Su tercer máximo accionista es el gigante internacional Norges Bank Investment Management (NBIM), el fondo soberano de Noruega, que debe atenerse a una exigente política de inversión. Este fondo ya ha demostrado en los últimos años que no le tiembla la mano si tiene que desprenderse de participaciones en compañías por motivos de corrupción o falta de ética, incluidos casos en los que unas escuchas revelaban presuntos actos delictivos por parte de una empresa. La propia Iberdrola ya advirtió hace pocos días de que si acaban demostrándose irregularidades, esto tendrá "impacto reputacional" para la compañía.

La cuestión no es menor. NBIM cuenta con el 3,057% del capital social de la eléctrica y solo es superado por BlackRock, que cuenta con un 5,073% de la 'utility', y el fondo soberano de Qatar, máximo accionista con el 6,162% del accionariado, según los datos aportados a la CNMV.

El fondo noruego, uno de los mayores inversores en cotizadas a nivel mundial, señala que "la inversión responsable es una parte integral de la estrategia de inversión del fondo". En este sentido, advierte de que su "objetivo es reducir la exposición a riesgos inaceptables".

En línea con esto, NBIM debe tener en cuenta las opiniones del Consejo de Ética independiente establecido por el Ministerio de Finanzas del país, que se encarga de realizar evaluaciones éticas de las empresas. A esto añade que el fondo "no debe invertirse en empresas que a través de su conducta contribuyan a infracciones de normas éticas fundamentales".

La justificación de esta política de inversión es que "la corrupción en las empresas y sus agentes, en los mercados de capitales, socava la eficiencia económica y pone en desventaja a las empresas que cumplen y va en detrimento del valor de los accionistas", apunta en su página web.

Norges Bank asegura que "no debe invertirse en empresas que a través de su conducta contribuyan a infracciones de normas éticas fundamentales"

Por todo lo anterior, Iberdrola se expone a que NBIM pueda desinvertir en la compañía. Para ello, el fondo soberano noruego debería abrir primero un expediente sobre los hechos revelados por El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com', y por los que la Audiencia Nacional ha decidido abrir una pieza separada del caso Tándem, que investiga los presuntos hechos delictivos del comisario. Fuentes oficiales del fondo soberano noruego han declinado hacer comentarios.

La última consecuencia ha sido la dimisión de un consejero de ACS, que representaba a los Albertos en el consejo de administración de la constructora. Su salida de la empresa presidida por Florentino Pérez se produjo tras conocerse que reveló información sensible en pleno asalto de ACS al consejo de la eléctrica con sede en Bilbao.

En este sentido, el propio presidente de ACS y del Real Madrid se ha personado como acusación particular en la causa que instruye el juzgado número 6 a cargo de Manuel García-Castellón, y en un comunicado apunta a la posible implicación en el escándalo del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

En este sentido, el fondo es altamente ejecutivo y coherente con estos principios que difunde. De hecho, tiene una contundente política de transparencia que también abarca a sus desinversiones, que han sido frecuentes en los últimos años.

Desinversiones por falta de ética o corrupción

NBIM desinvirtió en Elbit Systems por "serias violaciones de normas fundamentales de ética". En 2016, el gigante noruego decidió salir de San Leon Energy también por incumplir con normas básicas de ética. En 2016, vendió sus acciones de Petrobras y de ZTE por "corrupción grave". En 2017, desinvirtió en PetroChina y Leonardo Spa por la misma razón.

También en 2018 se deshizo de sus títulos de JBS por un escándalo. En este caso, la venta se produjo también tras publicarse unas escuchas que apuntaban a actos delictivos en Brasil, como está sucediendo ahora con Villarejo en España.

Además, la desinversión no es la única forma en que NBIM hace saber su descontento con algún aspecto de la compañía. La firma utiliza sus derechos de voto para mostrar su malestar votando en contra en las juntas de accionistas, tal y como explica en su página web. Este método es utilizado por otros fondos presentes en el capital de Iberdrola como Allianz y otros, que aplican principios activistas.

Por ahora, NBIM no ha realizado ningún movimiento. Antes de excluir a una empresa de su cartera de inversión, suele colocarla en una lista de observación para que el Consejo de Ética designado por el Ministerio de Hacienda del país nórdico se pronuncie. Con base en su recomendación, el propio departamento competente es quien adopta la medida de la desinversión del fondo.

En los últimos 10 años, NBIM ha desinvertido en más de 150 compañías por razones de sostenibilidad, entre las que también se encuentran razones de corrupción severa o falta de principios éticos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios