TIENE HASTA EL 27 PARA DEPOSITAR EL DINERO

La Cartuja se queda el proveedor de platos de 'Masterchef' pese a las dudas sobre la oferta

El juez pide al aspirante que aporte 151.000 euros antes del 27 de noviembre para cerrar la transmisión de Porvasal y advierte al administrador sobre la fiabilidad del contenido de la puja

Foto: Aleix, uno de los ganadores de 'Masterchef', tras un juego de vajilla del programa. (EFE)
Aleix, uno de los ganadores de 'Masterchef', tras un juego de vajilla del programa. (EFE)

International Crane and Equipment Company (Icecsa), sociedad que controla al histórico fabricante de vajillas de loza La Cartuja Pickman, de Sevilla, tiene luz verde para quedarse con la unidad productiva de otra de las enseñas españolas del sector, Porvasal. El juez que tramita el concurso de acreedores del productor valenciano, proveedor de platos del concurso televisivo 'Masterchef', dictó el pasado 28 de octubre un auto en el que avala la propuesta presentada por el administrador concursal y adjudica a Icecsa los activos fabriles con el fin de salvaguardar la actividad y los puestos de trabajo. Lo hace, no obstante, soslayando las dudas sobre la solvencia del comprador expresadas por algunos acreedores como Banco Santander y advirtiendo de que toma su decisión sobre la base de la información de las distintas ofertas facilitadas por el administrador, al que hace responsable de la veracidad de las propuestas económicas según el articulado de la Ley Concursal.

Porvasal logró superar un primer concurso voluntario en 2016. Proveedor de platos y vajillas para marcas importantes como VIPS, Ginos, McDonald's, y de espacios televisivos y cadenas hoteleras como Iberoestar o el Grupo Barceló, este año fue incapaz de cumplir con el convenio de acreedores y atender sus compromisos financieros, pese a haber equilibrado una cifra de ventas de más de 10 millones de euros, gracias también a la exportación. Sus principales acreedores hipotecarios son CaixaBank, el Instituto Valenciano de Finanzas y Banco Santander, con una deuda de 2,8 millones de euros. También adeuda más de 200.000 euros a la Seguridad Social y tiene suscritos aplazamientos con la Agencia Tributaria.

Cadena de producción de Porvasal.
Cadena de producción de Porvasal.

Con una marca consolidada, una cartera de clientes de calidad y una red comercial implantada, el proceso de liquidación de la unidad productiva atrajo cinco ofertas. La mejor situada por volumen económico fue desde el principio la de Icecsa. Los dueños de La Cartuja ofrecieron un pago directo a la tesorería del concurso de 151.000 euros, la asunción de deudas por importe de 2,1 millones de euros, la ejecución de inversiones para renovar maquinaria para relanzar la producción y la subrogación del 100% de la plantilla. La situación de La Cartuja, que ha regresado al concurso después de que aflorase una deuda con la Seguridad Social de seis millones que Icecsa se ha negado a asumir, generó muchas dudas sobre los planes reales con Porvasal. Pero, finalmente, el grupo que dirige Manuel Humberto Zapata se reunió con los representantes de los trabajadores y les transmitió su compromiso con los puestos de trabajo y su deseo de mantener la producción a largo plazo.

Sin alegaciones en contra de los trabajadores al informe del administrador, el juez de lo mercantil Eduardo Pastor Martínez acordó adjudicar la fábrica de Chiva (Valencia) a Icecsa, que tiene hasta el próximo 27 de noviembre para depositar los 151.000 euros. Sobre las alegaciones presentadas por los acreedores, el magistrado sostiene que "la enajenación de la unidad productiva de la concursada no puede quedar condicionada a la total cobertura de los créditos concursales y contra la masa, al tiempo que el acreedor privilegiado especial no puede frustrar la transmisión si se da con subrogación de contratos y conservación de garantías".

No solamente Santander había alegado contra la propuesta del administrador poniendo en duda la solvencia y credibilidad de todo los ofertantes, sino también acreedores industriales como Sama Maschinenbau o la Agencia Tributaria (AEAT). También otros aspirantes como Blackpearl Capital pusieron en duda el realismo del plan de negocio presentado por Icecsa y su capacidad de abrir negociaciones con los acreedores para atender el pago de las deudas pendientes. El juez ha decretado la sucesión de la compañía a efectos laborales y de Seguridad Social, pero no a efectos fiscales, tributarios o mercantiles. Tampoco obliga al comprador a subrogarse salarios o indemnizaciones asumidas por el Fogasa, atendiendo a la facultad que le otorga la Ley Concursal. No obstante, advierte a Icecsa de que sobre este asunto, el del alcance de la sucesión empresarial en materia laboral, "existe una discusión doctrinal y jurisprudencial". "El pronunciamiento que aquí ofrezco resultará meramente prejudicial sobre el carácter y alcance de la sucesión", señala sugiriendo la posibilidad de que esto acaba sustanciándose en los tribunales. Esto es justo lo que ha ocurrido con La Cartuja de Sevilla, marca que Icecsa baraja fabricar ahora desde Chiva.

El cambio en la propiedad de Porvasal supone la cesión del testigo de una empresa familiar fundada por Vicente Lambíes, ya fallecido, que su hija Cristina trató de sostener hasta que los compromisos financieros hicieron inviable la cuenta de resultados. El reto del nuevo dueño es prolongar la vida del proyecto, una de las pocas industrias de fabricación cerámica de productos para el hogar y el canal Horeca que quedan en España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios