global working place meeting

El Davos de las oficinas toma la palabra ante la última oportunidad del Brexit

Merlin, Mutua, Colonial... Los mayores propietarios de oficinas del país han tomado el mando y se han lanzado a enseñar al mundo las bondades del mercado español con un congreso inédito

Foto: Imagen del complejo Azca, área considerada como la City madrileña
Imagen del complejo Azca, área considerada como la City madrileña
Adelantado en

Última llamada para conseguir que el mercado internacional ponga sus ojos en España. Tras dos años de vacío de poder político, y con el Brexit en una recurrente prórroga, lo que podría definirse como la sociedad civil inmobiliaria ha decidido tomar las riendas e intentar poner a Madrid y Barcelona a jugar en la liga de las grandes capitales financieras del planeta.

Una selecta lista que vive un momento histórico, no solo por el Brexit, sino también por las nuevas políticas transfronterizas fiscales impulsadas por la OCDE y dirigidas a que las grandes multinacionales tributen en los países donde generan el negocio, no donde tienen la sede, lo que resta atractivo a plazas que han basado todo su atractivo en una baja tributación.

Consciente de que en este nuevo escenario Madrid y Barcelona tienen todos los mimbres para atraer a grandes compañías, la Asociación Española de Oficinas (AEO) ha decidido dar un paso al frente y poner a estas dos plazas en el mapa internacional. Pero, en vez de hacerlo con autobuses circulando por Londres, han preferido traerse a importantes representantes de la 'creme' del mercado inmobiliario internacional.

John Bushell, arquitecto y 'principal' de KPF, firma puntera mundial en el desarrollo de edificios de uso mixto; Byron Carlock, máximo responsable de PwC en Estados Unidos y autoridad mundial en la materia; Matthew Green, director general de CoStar, el Bloomberg del inmobiliario; socios internacionales de grandes consultoras como Savills-Aguirre Newman, CBRE, Cushman & Wakefield; arquitectos y urbanistas de fama internacional como Alfonso Vegara...

Recreación virtual de Operación Chamartín, el gran desarrollo que prepara Madrid
Recreación virtual de Operación Chamartín, el gran desarrollo que prepara Madrid

"Ellos son los grandes expertos mundiales, pero también son quienes están constantemente recorriendo el mundo, viendo qué se está haciendo y demandando en todo el planeta, hablando con los grandes fondos internacionales, con las compañías que les piden asesoramiento", señala el presidente de la AEO, José María Álvarez.

Con esta reflexión, Álvarez deja ver que la clave para conseguir poner a Madrid y Barcelona en el mapa radica en que los grandes expertos internacionales vengan a aquí, vean lo que ya hay, lo que se puede hacer, debatan cómo se debe hacer y, así, puedan luego exportar el mensaje a todos los rincones del planeta donde vayan.

Porque los datos que maneja la patronal de los grandes caseros del país pone en evidencia que las dos principales capitales españolas necesitan traer nuevas sedes para dar salida ya no solo a los futuros desarrollos proyectados, como Operación Chamartín, sino para terminar de absorber todo lo que está ahora mismo sobre la mesa.

Apertura al exterior

Actualmente, Madrid tiene 13,4 millones de metros cuadrados de 'stock' y Barcelona, otros 6,1 millones; es decir, casi 20 millones de metros cuadrados, cifra que sería todavía superior si se incluyeran las oficinas instaladas en edificios de viviendas.

Suma y sigue, porque en la capital del reino se espera que en los próximos dos años salgan al mercado 392.000 metros cuadrados más de obra nueva o rehabilitados integralmente, mientras que en la Ciudad Condal se esperan 255.000 metros cuadrados en el mismo periodo. Inmuebles que la economía española, por sí sola, no parece capaz de ocupar, ya que la tasa de disponibilidad de Madrid roza el 9%, mientras que la de Barcelona apenas supera el 6%.

Frente a estos números negativos, destaca toda la inversión que las grandes empresas del sector han destinado en los últimos años para mejorar su parque de oficinas, hasta el punto de que la AEO cifra en más de 1,2 millones los metros cuadrados nuevos o renovados entre estas dos plazas.

Además, el apetito inversor por estos activos, que han entrado a competir directamente con la renta fija por los bajos tipos de interés, ofrece también una oportunidad que los grandes patrimonialistas quieren aprovechar, y cuyo fruto último es conseguir traer a España a grandes multinacionales.

Un reto cuya palanca más inmediata es el Brexit, pero que, en realidad, va mucho más allá: colocar a Madrid y Barcelona en la liga de las grandes plazas financieras. O, dicho de otra manera, el inmobiliario como un sector capaz de crear valor para el país a largo plazo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios