ENTREVISTA AL PRESIDENTE DEL LÍDER EN ARROZ

Hernández (Ebro): "La empresa familiar tiende al conflicto, prefiero la profesional"

Hernández Callejas anuncia que entrarán en congelados en España desde su nueva fábrica de Sevilla. Y advierte: "Hay que pensar si cultivar arroz en el Guadalquivir es sostenible"

Foto: Antonio Hernández Callejas. (Ebro)
Antonio Hernández Callejas. (Ebro)

Antonio Hernández Callejas no suele tener pelos en la lengua. Menos cuando viene de visita a su tierra, Sevilla, como esta semana en un desayuno coloquio de la Cámara de Comercio. Tras hablar sin tapujos del problema de Cataluña, del modelo de marcas de Mercadona o de su visión de Ebro Foods como suministrador de productos alimenticios cada vez más terminados y listos para consumir por el cliente final, centrándose más en esa parte que en el mero cultivo y procesado de arroz, por ejemplo.

El presidente de Ebro atiende a El Confidencial tras la charla, y detalla sus planes para la nueva gran fábrica de vasitos de arroz de Sevilla o del futuro de este cultivo en el Guadalquivir, primera zona productora de España. "Nosotros desde nuestra empresa familiar hemos decidido que 2.500 hectáreas que compramos en la desembocadura del río, y que iban destinadas a arroz, irán finalmente destinadas a otros cultivos como la quinoa. Regar desde el río es ineficaz, aparte de que el arroz necesita mucha agua. Habría que gestionar el riego con técnicas del siglo XXI, no del XVI. Pero si se canaliza el agua, hay que ver cuánto acaba costando y si el arroz sigue siendo sostenible económicamente".

Unas reflexiones estas, de la familia que además de poseer el 16% de Ebro como primer socio es el principal arrocero privado del Guadalquivir, que son rompedoras. Pero Hernández Callejas, heredero de la empresa familiar Herba centrada inicialmente en el cultivo y procesado de arroz, se muestra también heterodoxo respecto a la propia empresa familiar. Es este discurso asertivo, sustentado por ideas propias extraídas de décadas de trayectoria y evolución del sector agroalimentario, el que mantuvo en silencio hasta el final a las decenas de asistentes a su intervención en la capital andaluza.

"La empresa familiar, por su propia configuración y por las posibilidades de confusión entre lo personal y sentimental, y lo empresarial, tiende a generar conflictos. Por eso prefiero la empresa profesional", zanja. "Cuanto más trayectoria suma una empresa familiar, más ramificaciones y más opciones de problemas", abunda. El directivo no oculta que no es su ambición que alguno de sus hijos acceda a su puesto, y en más de una ocasión ha manifestado que estará en la presidencia hasta que los accionistas quieran.

Apuesta por el frío

Sevilla, además de origen último de lo que hoy es Ebro, concentra algunos de los activos relevantes del grupo. Uno, histórico, es la fábrica de procesado primario del arroz en San Juan, frente a la capital al otro lado del Guadalquivir. "De aquí a una década habremos tomado alguna decisión sobre su futuro, no antes de cinco años. Pero podemos quizá trasladar las tareas de mayor valor añadido a la nueva planta de La Rinconada, y los molinos de procesado trasladarlos, o bien ceder esa tarea a cooperativas arroceras con las que ahora ya tenemos una gran relación comercial", apunta.

En La Rinconada, y con una inversión de 70 millones en su primera fase, Ebro construye la fábrica más grande de vasitos de arroz, el que será su segundo gran activo fabril en la zona. "En Reino Unido, en valor, ya se consume más arroz en formatos 'convenience' que a granel. En España la tendencia va hacia ahí también. En fases sucesivas de ampliación, ya que tenemos mucho terreno, haremos más tipos de platos preparados y también congelados". Un tipo de producto en el que no está presente la compañía en España, aunque sí en Alemania, EEUU y Dinamarca.

En Reino Unido, en valor, ya se consume más arroz en formatos 'convenience' que a granel. En España la tendencia va hacia ahí también

Hernández Callejas, nacido en Tudela y llegado a Sevilla con su familia con seis años, compara la labor que hará Ebro con la de un ensamblador: "Uniremos ingredientes diversos para elaborar platos lo más terminados posible. Durante la semana ese es el consumo que va a predominar, ya tenemos vasitos de arroz con verduras. Los platos 'premium', donde también estamos especialmente con nuestras pastas gourmet o con arroces aromáticos, son para el fin de semana", resume. Otra fábrica a punto de inaugurarse en Bélgica les surtirá de proteína vegetal (guisante), añade el directivo: "A mí me gustaría que todos nuestros platos llevaran arroz, pero si tienen que llevar otros ingredientes, pues lo que pida el consumidor", asegura con pragmatismo.

¿Hacia dónde crecerá Ebro? No suelta demasiada prenda en este sentido el presidente, ni en arroz ni en pasta, donde solo señala que seguirán enfocados al segmento 'premium', productos con un máximo del 7% de cuota de mercado. Sí señala la posibilidad de crecer que existe en áreas como Asia, África o, especialmente, Latinoamérica, donde solo se surten de materia prima pero no tienen apenas negocio. ¿Y la apuesta bio? "La hemos extendido a toda nuestra gama de productos, pero, para que estos sigan llegando al gran público, hemos abandonado la distribución especializada a herbolarios y otro tipo de tiendas para darle preferencia a nuestros grandes clientes", explica.

Antonio Hernández Callejas. (Ebro)
Antonio Hernández Callejas. (Ebro)

En el plano de sus relaciones con la distribución, un marquista como Ebro tiene claro que lo que prefiere es "el retail de surtido largo". Tanto en su intervención como durante el encuentro con este medio, Hernández pone en cuestión el futuro de modelos como Mercadona, con pocas marcas y mucho hincapié en prestigiar la enseña propia, la marca blanca. "En España somos líderes en marca blanca, con un 40% de cuota, diez puntos más que hace una década. A nivel mundial es un 15% el promedio y, en Europa, del 30%", desgranó para ejemplificar las consecuencias. "Hemos asumido el modelo de Alemania, donde le dan más importancia a un coche que a lo que comen", ironizó.

¿Por qué cree que el paradigma cambiará? "Primero, se corre el riesgo de que el consumidor se aburra. Y, como tendencia de futuro, por ejemplo en Francia el 10% de la pasta Panzani que vendemos es ya por internet. El cliente muda a hacer la compra a plataformas y busca el producto, y nosotros queremos estar en esos productos, sobre todo los secos, no tanto los frescos". Echa no obstante un capote a Mercadona al valorar la creación de zonas de preparación de comida dentro de los supermercados. "Ellos también están viendo esta tendencia".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios