REVISIÓN DE MODELOS

Santander y BBVA asumen un nuevo golpe contable de 20.000 millones del BCE

Los dos mayores bancos españoles todavía tienen deberes pendientes con el regulador: Santander reconoce un impacto potencial de 20-30 puntos de capital, y BBVA, de 10

Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)
Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)
Adelantado en

Sigue el viacrucis regulatorio para los grandes bancos españoles. Santander y BBVA todavía esperan los detalles de una nueva carta con malas noticias procedentes de Fráncfort. Las dos entidades han reconocido al mercado que el Banco Central Europeo (BCE) les restará en los próximos meses entre 20 y 30 puntos básicos, en el caso de la entidad presidida por Ana Botín, y 10 puntos básicos, en el de Carlos Torres.

Este impacto llega por la revisión de los modelos internos que el BCE está poniendo en marcha para gran parte de la banca europea. El regulador quiere homogeneizar cómo las entidades calculan sus activos ponderados por riesgo (APR), que cuantifica la exposición a potenciales peligros. Esta medida se usa como denominador para calcular la tasa de capital, por lo que cuanto menor es mejor para los bancos.

El BCE inició una inspección el año pasado ante la sospecha de que las entidades estaban minimizando sus riesgos. Los bancos más perjudicados son los suecos, los daneses y alemanes. Pero en España, el impacto que están sufriendo los dos mayores bancos es considerable.

Así, Santander ya ha sufrido un descenso de su ratio de capital de 28 puntos básicos este año por la revisión de los modelos internos, y tiene pendiente otra de entre 20 y 30 puntos. Con las últimas cifras publicadas, esta rebaja de solvencia implica que sus APR subirán en 16.600 millones. A este golpe hay que añadir que el primer banco español ya tuvo que ajustar 19 puntos básicos de capital por IFRS 16, una normativa internacional que penaliza los alquileres a largo plazo.

Travesía por el desierto

Mientras, BBVA ya lleva sobre las espaldas una rebaja de su solvencia de 24 puntos básicos en el año por la revisión de los modelos internos e IFRS 16, y tiene pendientes 10 puntos adicionales, que implicarán un repunte de sus APR de casi 3.200 millones.

Estos impactos de capital son palos en las ruedas que los principales bancos españoles llevan afrontando en los últimos meses, y que los alejan del objetivo del 12% de capital que les impuso extraoficialmente el BCE a comienzos de año. Y no solo el regulador europeo, ya que los mercados están expectantes por que los dos bancos alcancen esta meta. Para cumplir con ello, los bancos llevan tiempo vendiendo negocios, filiales extranjeras y todo tipo de activos que les permitan optimizar su solvencia.

Santander cerró el tercer trimestre con una ratio de capital del 11,3%, dentro del objetivo de entre el 11% y el 12% que es público, aunque algo por debajo del suelo del 11,5% que espera tener en 2020. Este puede ser uno de los elementos que le pueden estar pesando en bolsa. Un reciente informe de Alantra sobre Santander se titulaba 'Los vientos en contra incontrolables en capital'.

Por su parte, BBVA anunció a los inversores una meta de entre el 11,5% y el 12%, en línea con la ratio del 11,56% que comunicó hace unos días. Esta entidad siempre ha ido algo más holgada en capital que Santander, aunque tiene una mayor concentración en países emergentes que pueden alterar la ecuación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios