IBEX INSIDER

Las pistolas del Ibex y la 'presidenta' interina del CNI

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Francisco González e Ignacio Sánchez Galán, en una imagen de archivo. (Montaje: EC)
Francisco González e Ignacio Sánchez Galán, en una imagen de archivo. (Montaje: EC)

Hubo un tiempo en que cada vez que un comisario jubilado recalaba en una compañía del Ibex (o aledaños) se convertía en una noticia similar a las del mercado de fichajes veraniego. Uno de los encargados de administrar ese juego mediático era Enrique García Castaño (‘El Gordo’), el famoso comisario de Información con despacho en Canillejas, a quien la Fiscalía Anticorrupción señala como "consorte criminal" de José Villarejo, el ‘espía’ procedente del Cuerpo Nacional de Policía que ha puesto patas arriba el ‘corporate’ español tras casi dos décadas trabajando, entre otros clientes, para grandes nombres como Francisco González (BBVA), Ignacio Sánchez-Galán (Iberdrola), Javier López Madrid (OHL)…

Después del caso Mario Conde, la gran referencia en el mercado para ejecutar trabajos ‘forenses’ de información fue la estadounidense Kroll. Sin embargo, un competidor local mucho menos sofisticado fue comiéndole terreno en el Ibex gracias a la entrada que le daban sus antiguos compañeros comisarios. Así es como Pepe Villarejo consiguió abrirse paso en el lucrativo negocio de los servicios especiales y exclusivos entre los presidentes de cotizadas, siempre con encargos que esquivan el visto bueno del consejo de administración y en los que también suele dejarse a un lado al consejero delegado (en caso de haberlo). Cuantos menos conozcan la operativa, mejor: más poder (cliente) y más dinero (proveedor).

“El recurso de la pistola [contratar a los 'villarejos' del mercado] es una potestad exclusiva del presidente”, explica un veterano consejero delegado del Ibex. ‘’Nosotros estamos solo para el negocio, conseguir más obras, vender más hipotecas, tener más audiencia… Esos asuntos sensibles pasan siempre por la misma ventanilla que las cuestiones de dinero relacionadas con los medios de comunicación, es decir, la metralleta del presupuesto publicitario, la otra gran arma a su disposición’’. Y como puede verse en muchos organigramas, de manera más o menos explícita, esas competencias cuelgan siempre de la presidencia, como también ocurre con la figura de las fundaciones, aunque su influencia queda más diluida.

Otras cotizadas han tenido (y tienen) tradición a la hora de relacionarse con el lado oscuro, pero en este caso con el oficial, o sea, con el CNI. Por motivos varios, gigantes como Telefónica o Indra mantienen un flujo frecuente con la ‘casa’, ya sea por prestación de servicios o por intercambio de personal técnico, siempre bajo confidencialidad y para asuntos vinculados a intereses de Estado. Esta proximidad, sin embargo, no impide que algún presidente de turno haya capitalizado para beneficio propio esa relación. Aun así, nada que ver en comparación con los tentáculos de Villarejo, que llegó a desarrollar una red clientelar y de servicios que en ocasiones “competía incluso con el CNI”, como bien constataron Soraya y Cospedal.

Telefónica o Indra mantienen un flujo frecuente con el CNI, ya sea por prestación de servicios o por intercambio de personal

Esa anomalía en el sistema puede atribuirse en parte al carácter complaciente del que fuera número uno del Centro Nacional de Inteligencia, el general Félix Sanz Roldán, 10 años en el cargo, ascendido por el PSOE y revalidado por el PP, que tuvo que ver cómo en casos de la talla del pequeño Nicolás o Corinna el espía Villarejo le sacó varios cuerpos de ventaja. Estos episodios deberían quedarse en anecdóticos en comparación con asuntos de verdadera trascendencia, como el conato secesionista presente en Cataluña desde 2017 y donde la actuación de los servicios de inteligencia del Estado quedó retratada al albur de los acontecimientos, desde las urnas ‘made in China’ a la tocata y fuga de Puigdemont.

Por todo ello, sorprenden las explicaciones que el general Sanz Roldán concede (tipo “no se hizo mal del todo”) en ‘petit comité’, cuando es invitado a algún foro reservado. Pero ni siquiera su relevo, con un Gobierno en funciones, ha contribuido a la mejora, pues su sustituta y mano derecha, Paz Esteban, ejerce como ‘interina’, lo que genera cierto vacío ejecutivo (y operativo) para abordar asuntos críticos como el catalán, como reconocen de puertas adentro, por mucho que el presidente Sánchez haya apelado en público a su papel como garantía para el control de la situación. Como afirma con resignación otro consejero delegado del Ibex, “para salvar lo mucho o poco que nos queda, solo podemos contar con la Guardia Civil”.

El hijo de la secretaria

Eduardo Navarro.
Eduardo Navarro.

Hay pocos con su perfil. Hijo de madre soltera y secretaria de dirección, estudiante del sistema público y trabajador por cuenta propia desde que terminó su beca como ingeniero en la fábrica valenciana de Ford. Puede decirse que a Eduardo Navarro nadie le ha regalado nada para llegar a ser un actor relevante en la industria del capital riesgo. Saltó al mundo financiero con su propia gestora, Sherpa Capital, tras comprobar cómo otros aplicaban sus conocimientos como consultor para invertir. Primero rescató empresas, convirtiendo algunas (Indo) en casos de éxito para las escuelas de negocios, y ahora amplía radar con nuevos fondos para compañías en crecimiento. Hace años que el éxito le permitió venir a Madrid y codearse profesional y socialmente con sus competidores, aunque tiene presentes sus orígenes.

El premiado más millonario

Íñigo García del Cerro, consejero delegado de Ufinet. (Ufinet)
Íñigo García del Cerro, consejero delegado de Ufinet. (Ufinet)

Acaba de ser galardonado con el premio especial de CEO del año (Ufinet) por el Global Carriers Award, una especie de sanedrín mundial de la industria de las telecomunicaciones. Su nombre pasa desapercibido para la mayoría, pues Íñigo García del Cerro no trabaja expuesto en una cotizada. Sin embargo, sus méritos y emolumentos han superado (vía bonus) a los de los mejor pagados del Ibex. Este teleco y economista está detrás de una de las operaciones más rentables de la historia reciente del capital riesgo, al ejecutar la inversión del fondo Cinven en el operador de telecomunicaciones de la antigua Gas Natural Fenosa y multiplicar por casi seis veces (1.100 millones de plusvalía) su valor en cinco años tras venderla el pasado 2018. El premio es la guinda al bote millonario a repartir con su equipo.

El autobusero de Marruecos

Francisco Iglesias. (Alsa)
Francisco Iglesias. (Alsa)

Hace solo unas semanas dio el campanazo en Rabat con un contrato de 1.000 millones. Aunque hace casi dos décadas que los Cosmen pusieron el foco en Marruecos, apuesta que ha terminado provocando que la compañía de transporte Alsa (National Express) opere ya más autobuses en este país que en el Reino Unido. Presente ya en Rabat, Juribga, Agadir, Tánger y Marrakech, el salto a la capital económica ha corrido a cargo del sevillano Paco Iglesias, consejero delegado y hombre de la compañía desde hace casi 20 años. Además de pilotar el negocio del autobús, bajo su batuta recae también la adaptación de la compañía ante el inminente nuevo mundo de la movilidad y el desarrollo de nuevos modelos. En esta ocasión, han descartado la liberalización de la alta velocidad Madrid-Barcelona, pero igual es solo un hasta pronto.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios