SUPERA LA AUDITORÍA PARA OBTENER EL SELLO

El carnicero de Mercadona (Incarlopsa) salta la penúltima barrera para entrar en China

El productor manchego de carne de cerdo supera la auditoría para obtener la homologación del Gobierno asiático y poder comenzar a exportar. Ahora solo lo hace vía Hong Kong

Foto: Imagen de Jai79 en Pixabay.
Imagen de Jai79 en Pixabay.

Incarlopsa, uno de los mayores productores de España de carne porcina y proveedor preferente de Mercadona, está muy cerca de alcanzar su ansiado objetivo de meter cabeza en el mercado chino. La compañía manchega, propiedad de la familia Loriente Piqueras, ha superado la auditoría necesaria en sus instalaciones para obtener la homologación del Gobierno de Xi Jinping que le abra las puertas a la exportación de sus productos cárnicos en un momento, además, en el que la peste porcina africana está haciendo estragos en la cabaña del país asiático y perturbando el mercado global del cerdo, con fuertes incrementos de precios.

China delimita a través de una denominada Administración Nacional de Certificación y Acreditación (CNCA) los requisitos para la certificación de productos. En virtud de los acuerdos con la Organización Mundial de Comercio, las exigencias deben ser iguales para las importaciones que para la producción nacional, una homologación que se acredita a través del sistema CCC (China Compulsory Certificate).

Son varios los mataderos que ya disponen del sello que les permite vender al mayor consumidor de carne de cerdo del planeta y principal cliente del porcino español. Argal obtuvo este año la autorización y está comercializando a través de su filial en Extremadura Estirpe Negra. El productor Cinco Jotas (Osborne) ya tiene en China su segundo mercado en ventas al exterior y acaba de iniciar la comercialización de jamón ibérico entero con hueso, algo que no era posible hasta el último acuerdo bilateral suscrito con el Gobierno de España en la última cumbre que reunió a Jinping con Pedro Sánchez el pasado otoño.

Incarlopsa todavía no ha logrado la autorización definitiva, pero fuentes cercanas a la empresa señalan que haber superado la auditoría les deja a un paso administrativo de obtener el certificado. Ya solo dependen de la burocracia china. La empresa con sede en Taracón, que el año pasado facturó casi 750 millones de euros, invirtió entre 2015 y 2017 más de 40 millones de euros para ampliar su matadero conquense y prepararlo para la expansión internacional hacia la Unión Europea, Estados Unidos, Corea del Sur y la propia China. Sin embargo, hasta ahora, las exportaciones al mercado asiático se realizan a través de Honk Kong, con barreras de entrada distintas en virtud de su régimen económico especial.

El proceso de homogación de las instalaciones y productos de Incarlopsa ha coincidido con el interés mostrados por inversores chinos en tratar de tomar una participación de la empresa familiar. El año pasado se filtró la intención de un grupo denominado Kum Fung Group de lanzar una oferta multimillonaria por la empresa cárnica. Sin embargo, los Loriente insisten en que no está en sus planes desprenderse de la sociedad. Incarlopsa sigue firmando operaciones y ampliando su capacidad productiva, como la reciente adquisición al Grupo Osborne de su fábrica de jabugo en Huelva. Aún así, a la vista de la fuerte demanda de los productos cárnicos, fondos de inversión siguen teniendo en el radar esta y otras compañías del segmento cárnico en la industria agroalimentaria española.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios