Para la renovación de su flota

Bruselas cuestiona 9 millones de ayudas públicas de Valencia a Air Nostrum

La Comisión Europea investiga unas ayudas públicas por valor de 9 millones de euros por parte de la comunidad valenciana a Air Nostrum para la compra de aeronaves

Foto:  El presidente de Air Nostrum, Carlos Bertomeu
El presidente de Air Nostrum, Carlos Bertomeu

El departamento de Competencia de la Comisión Europea ha puesto sus ojos sobre Air Nostrum. El Ejecutivo comunitario ha anunciado este martes la apertura de una investigación en profundidad para determinar si las ayudas públicas facilitadas por la Comunidad Valenciana a la aerolínea española para la renovación de su flota cumplen con las normas de competencia de la Unión Europea.

El departamento dirigido por la danesa Margrethe Vestager pasa ahora la lupa sobre unas ayudas que el Gobierno autonómico aprobó en 2018 con el objetivo de “estimular el desarrollo económico de la región”: una subvención con un importe máximo de 3 millones de euros a la aerolínea regional con sede en Valencia.

El objetivo de estas subvenciones, apunta el propio Ejecutivo comunitario, “es apoyar la renovación de la flota de la compañía aérea mediante la adquisición de aeronaves más respetuosas con el medio ambiente”. Pero no es la única ayuda que investiga el equipo de Vestager. La Comisión Europea también presta atención a otra subvención que el Gobierno regional tiene la intención de conceder, con un importe máximo de 6 millones de euros durante el periodo 2019 – 2020.

Bruselas tiende a tener más manga ancha cuando las ayudas de Estado se destinan a asuntos referidos a la transición ecológica y el medioambiente. Y precisamente a eso se aferra la defensa: “España sostiene que la medida entra en el ámbito de aplicación de las normas en materia de protección medioambiental del Reglamento general de exención de categorías, por lo que no es necesario notificarlas para su evaluación por la Comisión”, asegura en un comunicado el Ejecutivo comunitario.

Pero el equipo de Vestager “alberga dudas de que la ayuda total por valor de 9 millones de euros” entre dentro del marco de ese reglamento. Primero, porque Bruselas duda de que dichas subvenciones tengan un “efecto motivador”, para lo que quiere una clarificación sobre si Air Nostrum, que decidió en 2017 adquirir diez aeronaves Bombardier CRJ-1000 más eficientes, habría realizado la compra incluso sin la ayuda del gobierno regional.

“Conceder una ayuda a una gran empresa que habría invertido de todas maneras en aeronaves más nuevas y ecológicas solo serviría para reducir sus gastos de explotación ordinarios mientras sus competidores (locales) tendrían que soportarlos sin ayuda. Esto provoca distorsiones de la competencia a expensas de los contribuyentes”, asegura en un comunicado la Comisión Europea.

El segundo punto controvertido para Bruselas tiene que ver con que el Reglamento establece que debe establecerse una obligación, y no solo una posibilidad, de comprar una aeronave. “Hoy por hoy, la Comisión tiene dudas de que el tipo de arrendamiento financiero utilizado por Air Nostrum cumpla esta condición”, asegura el Ejecutivo comunitario.

Eso sí, Bruselas insiste en la presunción de inocencia, como siempre. “La apertura de una investigación exhaustiva brinda a todas las partes interesadas la oportunidad de formular observaciones sobre la medida” y “no prejuzga en modo alguno el resultado de la investigación”.

La compañía Air Nostrum aseguró tras hacerse público el expediente el convenio de ayudas por el que se ha abierto la investigación "respeta toda la legislación autonómica, nacional y comunitaria". Según señaló en un comunicado, el plan de renovación de flota que está llevando a cabo implica la sustitución de aviones antiguos por aeronaves de nueva generación más eficientes tecnológica y medioambientalmente. "El Banco Europeo de Inversiones ya respaldó este proyecto en julio de 2017, aprobando líneas de crédito basadas en la reducción de las emisiones de C02 y el menor consumo de carburante de los nuevos aviones que están sustituyendo progresivamente a los CRJ200 y CRJ900 en la flota de Air Nostrum". E insistió: "la propia Comisión Europea en su nota de prensa el examen preliminar no prejuzga en modo alguno el resultado y, de hecho, otras investigaciones similares se han resuelto de forma favorable".

Tras señalar que el sector del transporte ya ha contado con este tipo de ayudas a inversiones que m"inimizan el efecto medioambiental en sus flotas" recordó que hasta el momento no ha cobrado ninguna de las ayudas. De hecho, las subvenciones se quedarán ahora congeladas hasta que se resuelva el expediente.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios