LA COMPRAVENTA, CASI PARALIZADA EN ESPAÑA

Más 'stock' en EEUU y frenazo en ventas: así reacciona el aceite al arancel Trump

Grandes envasadores enviaron producto por adelantado desde verano. Otras empresas que embotellan lo que producen mantienen la exportación por ahora y asumirán parte del arancel

Foto: Olivar tradicional en Jaén. (Reuters)
Olivar tradicional en Jaén. (Reuters)

Una semana llevan en vigor los aranceles del 25% al aceite embotellado de origen español que entre en EEUU desde cualquier lugar del mundo. Y el sector lo está viviendo como el primer asalto de un combate de boxeo: ambas partes se están tanteando. "Hay una calma sorprendente", resume una fuente del sector productor con olivares en España y Portugal.

Otros dos agentes relacionados con el 'trading' internacional de aceite coinciden en que el mercado en España está parado. "Pero a nivel internacional está más activo, precisamente ahora quienes tienen plantas de envasado fuera, en Portugal o incluso Argentina, las están ofreciendo a la industria española. Y las buenas cosechas en Túnez, Grecia o Portugal están despertando más interés del habitual por aceites de esas procedencias". Desde la patronal envasadora Anierac se señalaba esta semana precisamente la adquisición de graneles de otros países para seguir embotellando en las plantas españolas.

Las dos causas principales que explican esta situación son el envío preventivo de contenedores de aceite embotellado desde verano a EEUU para aguantar hasta final de año; y, por otro lado, el impacto que tenga en el precio de venta en origen la entrada en vigor del almacenamiento privado tras autorizarlo la Comisión Europea. "El mercado se está moviendo por expectativas, no por realidades", señala ese productor hispanoluso. "El volumen de las operaciones cerradas hasta esta semana es un tercio del habitual. También influye el alto 'stock' fruto de la campaña récord del año pasado, que garantiza precios en el rango bajo", resume. Ese 'stock' ronda las 700.000 toneladas.

Grandes grupos embotelladores como Acesur (La Española y Coosur), Aceites Toledo (Dintel) o Maeva (suministra aceites bajo marca blanca a clientes como Walmart) han acumulado más mercancía de lo normal en EEUU antes del día 18 de octubre, según las distintas fuentes consultadas. Normalmente, se trabaja con un colchón de dos meses, que en algunos casos se ha ampliado a cuatro y hasta cinco meses. Con ello se trata de encauzar mejor el impacto en lo que queda de año y, también, tener ese margen mientras se sabe si el arancel sigue en vigor en el medio plazo, o bien oscila al alza o a la baja fruto de la negociación con Bruselas.

Oleoestepa es una de las empresas que envasa el aceite que ella misma produce y que ha almacenado más producto en su propia distribuidora local desde verano. Posicionada en el segmento gourmet y con una década invirtiendo en crear marca en EEUU, prevé mantener la exportación de su aceite (el de sus agricultores cooperativistas) embotellado. "Hemos decidido continuar, compartiremos el sobrecoste con el resto de nuestra cadena. A medio plazo, confiamos en que se pueda compensar económicamente, por parte de Bruselas y siquiera indirectamente, este impacto", señala su gerente Álvaro Olavarría.

Retraso del aforo

Uno de los 'traders' de aceite consultados recuerda además que los aranceles son imprevisibles, "pueden bajar o subir o incluso eliminarse". También es previsible, mirando al otro lado del charco, que salgan ganando los envasadores locales estadounidenses, que subirán los precios al calor del arancel: "No un 25%, pero sí entre un 10 y un 15%", señala este intermediario con experiencia en el mercado americano. "Los grandes envasadores están cubiertos al poder comprar y envasar en múltiples países. Quien está más tocado es quien produce y envasa su aceite y tiene en EEUU un mercado importante", asegura.

Mientras, los precios en origen en España no tienen visos de recuperarse a corto plazo (en torno a 2 euros el virgen extra, la mitad que hace solo dos años). El aforo (estimación de producción a inicio de campaña) que la Junta de Andalucía tenía previsto presentar el pasado lunes se ha retrasado. Olavarría espera una campaña corta, en torno a un millón de toneladas, lo que supondría casi la mitad que los 1,8 millones de toneladas de la pasada. Desde el ámbito de los 'traders' se señala que será más alta, de en torno a 1,2 o 1,3 millones, y que se suma a las buenas campañas previstas en los tres países que serían los grandes beneficiados: Portugal, Grecia y Túnez.

La Junta retrasa la publicación de su estimación de campaña, que los olivareros creen que se hundirá un 50%. La industria deja la caída en un 30%

Cooperativas Agro-Alimentarias de Andalucía sí comunicó un aforo en agosto en el que, solo para esta comunidad, pronosticaba un descenso de producción del 50% hasta 760.000 toneladas. "El precio en origen no está registrando ningún efecto por el arancel. La cosecha se prevé mala y el almacenamiento privado está aún por concretar, hay que licitarlo y definir qué cantidades o calidades se incluirán, entre otros aspectos", abunda el gerente de Oleoestepa.

La situación de calma y pocas novedades, por último, es común al otro lado del charco. Desde la NAOOA, la patronal de los envasadores estadounidenses, se señaló únicamente que están trabajando en algunos temas concretos relacionados con el arancel y poco más. Está pues por ver cuándo pueda quebrarse esta, por ahora, balsa de aceite.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios