POR CUMPLIR CON SUS COMPROMISOS

Prisa pide a la banca que le levante el castigo y pospone la refinanciación de su deuda

El grupo de medios aplaza a la primavera de 2020 la nueva reestructuración de sus créditos tras un intento fallido este verano con Morgan Stanley y Goldman Sachs

Foto: Sede del Grupo Prisa. (EFE)
Sede del Grupo Prisa. (EFE)

Prisa ha decidido esperar hasta la primavera de 2020 para refinanciar los cerca de 1.200 millones de euros que aún adeuda a sus acreedores. Según han confirmado varias fuentes próximas a la operación, el grupo de medios y de libros educativos ha tanteado el mercado para alargar el vencimiento de sus créditos, reducir el coste y cambiar parte del préstamo por bonos. Pero las partes no se pusieron de acuerdo en cuanto al nuevo tipo de interés, por lo que la compañía dirigida por Manuel Mirat como consejero delegado decidió abortar la operación hasta tener cerrada la venta de Media Capital.

Fuentes oficiales de la compañía han reconocido que este verano se hizo un primer intento para mejorar las condiciones de su deuda. Con el asesoramiento de Morgan Stanley y Goldman Sachs, Prisa auscultó el apetito del mercado para saber si podía acometer la segunda refinanciación en apenas 18 meses. Según fuentes próximas a la transacción, los acreedores respondieron de forma positiva a algunas de las peticiones del equipo de Mirat, como el alargamiento del vencimiento más allá de 2022 y cambiar parte del préstamo por bonos.

Pero donde la oferta y la demanda no se pusieron de acuerdo fue en el precio, ya que Prisa quiso poner de manifiesto su esfuerzo en reducir la deuda y mejorar su beneficio operativo, especialmente tras la recompra del 25% de Santillana, financiada con una segunda ampliación de capital en apenas 12 meses. Pero los inversores recordaron al grupo que todavía tiene un 'rating' de bono basura, pese a la mejora de su calificación financiera tras las últimas notas concedidas en mayo por Standard & Poor's.

La compañía editora de ‘El País’ y de la Cadena SER ha decidido dejar la refinanciación para después de la presentación de los resultados del conjunto de 2020, que previsiblemente se harán públicos a finales de febrero. En ese momento, Prisa podría ya tener aprobada la venta de su filial portuguesa Media Capital a la también lusa Cofina por 170 millones. Si bien ese dinero es la mitad de lo que pedía en un primer momento, esta desinversión le permitirá poder afrontar con comodidad el primer pago de la deuda que vence a finales del próximo año, por lo que consideran que podrían conseguir mejores condiciones en la refinanciación dentro de seis meses.

A su vez, Prisa quiere que los acreedores, que ya aceptaron una quita en 2018 cuando la compañía estaba en causa de disolución, suavicen algunas de las cláusulas que ahora le impiden tomar decisiones de inversión y de pago de dividendos. Desde la compañía, se esgrime que cuando se cierre el traspaso de Media Capital y presente los resultados del conjunto de 2019, el mercado podrá comprobar que se habrán cumplido gran parte de los objetivos del plan estratégico con casi dos años de antelación. Motivo por el cual creen que es el momento de entrar en una segunda fase de crecimiento y dejar atrás la defensiva.

La bolsa no responde

Sin embargo, los inversores siguen mirando con recelo al grupo de comunicación participado por HSBC, Telefónica, Banco Santander, Amber Capital y la familia Polanco. De hecho, la cotización acumula un descenso del 22,5% en lo que va de año y ya se cambia por debajo del precio de la última ampliación de capital, realizada a 1,33 euros por título.

Prisa tiene previsto presentar los resultados de los nueve primeros meses del año la próxima semana. Entre enero y junio, el grupo editorial de libros educativos perdió 51,5 millones por el impacto negativo del tipo de cambio y de la estacionalidad de los negocios, según explicó la compañía, que en 2018 se apuntó unos números rojos de 269 millones. Su deuda se situó en 1.180 millones de euros, 150 millones más que a diciembre del pasado año, pero 240 millones menos que al cierre de 2017, cuando el grupo lanzó un SOS a los acreedores.

La compañía capitaliza actualmente 912 millones tras haber acometido dos ampliaciones de capital en los últimos 16 meses por 765 millones financiadas por Amber Capital, máximo accionista con el 29%, Santander, Telefónica, HSBC, los Polanco y el empresario mexicano Roberto Alcántara.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios