ARRANCA A LA BANCA 78 MILLONES PARA INVERTIR

Miura y Martinavarro refinancian 210M de su gigante naranjero para hacer más compras

El fondo con base en Barcelona hace caja con Cítrico Global y arranca 78 millones a la banca para realizar inversiones tras disparar un 10,8% sus ventas en la campaña de 2018

Foto: Una de las explotaciones agrícolas de Martinavarro.
Una de las explotaciones agrícolas de Martinavarro.

La primera gran experiencia de concentración empresarial en el sector citrícola español se prepara para acometer nuevas inversiones y seguir creciendo. Cítrico Global, el gigante naranjero participado por la familia Martinavarro y el fondo de capital de Barcelona Miura Private Equity, refinanció el año pasado su pasivo con la firma de un crédito sindicado con varias entidades bancarias por valor de 210 millones de euros.

El crédito se firmó en julio con un vencimiento último en el mismo mes de 2024 y sirvió para cancelar todas las deudas anteriores de la compañía. Cítrico Global es el producto de la fusión del negocio de los Martinavarro, con base en Castellón, y de la onubense Río Tinto. El año pasado, coincidiendo con la refinanciación del grupo, se cerró también la integración del productor alicantino de limones Perales y Ferrer, una compra valorada en 10 millones de euros. Tras la firma, el pasivo con las entidades financieras pendiente de amortizar se situó en 196 millones, de los cuales 78 millones se han quedado en la caja para "financiar futuras inversiones a realizar por determinadas empresas del grupo", reconoce la compañía. Los bancos han pignorado las acciones de la matriz y sus distintas participadas en concepto de garantía de la devolución de la deuda.

Cítricos.
Cítricos.

Cítrico Global cerró su última campaña contable —de agosto de 2017 a agosto de 2018— con un volumen de ventas consolidadas de 354,2 millones de euros, un 10% más que en el ejercicio anterior. Los gastos financieros derivados de la refinanciación y los efectos contables de la consolidación arrojaron unas ligeras pérdidas de 103.000 euros. El resultado no consolidado deja un beneficio de 7,9 millones de euros, frente a los 2,5 millones de euros de pérdidas de 2017.

Pese a que los beneficios son todavía discretos y el sector sufre vaivenes de precios, para la productora y comercializadora de frutas, con capacidad para surtir de producto al canal de la gran distribución durante todo el año gracias a la importación desde Argentina o Sudáfrica, el negocio sigue suscitando el interés de inversores por su capacidad de crecimiento. De hecho, según explican fuentes del sector, Miura ha traspasado su 17,84% de participación en el proyecto del primer fondo que creó para realizar la inversión a un segundo instrumento patrimonial, con lo que ha premiado ya a los primeros inversores que apostaron por la iniciativa citrícola. El resto de capital se reparte entre la familia Martinavarro, con un 22% de las acciones a través de Agrihold; Cartera de Inversiones Dularra, de las familias Garavilla y Elorrieta, y otros pequeños socios como los antiguos dueños de Perales y Ferrer.

La evolución de Cítrico Global es analizada con lupa por muchos otros actores del sector, porque representa el modelo de integración vertical que muchos auguran como única garantía de rentabilidad en un sector caracterizado por la atomización de productos y el estrechamiento de compradores mayoristas finales, con una docena de grandes cadenas de gran distribución marcando los precios para casi todo el continente europeo. Cítrico Global no es el mayor comercializador ni productor. La cooperativa de segundo grado Anecoop lidera las ventas con más de 700 millones de cifra de negocio. Pero como empresa individual que combina propiedad de grandes campos en producción y capacidad de almacenaje y comercialización, sí tiene un tamaño considerable y está destacando frente al resto de competidores a la hora de ajustar precios. Es, por ejemplo, uno de los proveedores de referencia de Mercadona.

En esa línea, se ha estrenado en el negocio citrícola Atitlan Grupo Empresarial con la compra de la murciana Frutas Romu, también proveedora de grandes cadenas de distribución como Consum. El grupo inversor que dirigen Roberto Centeno y Aritza Rodero se ha hecho con una enseña consolidada fundada por la familia Rodríguez Murcia, propietaria de 1,30 hectáreas de campos en Huelva, Comunidad Valenciana y Murcia. Atitlan tiene previsto agregar nuevos cultivos para ganar tamaño y eficiencia y poder competir en un mercado donde los precios de origen sufren la presión de los intermediarios.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios