Provisiona 4 millones por negocios con PDVSA

Fdez. Tapias pide preconcurso de su naviera por litigios con un socio imputado en Gürtel

La naviera del vicepresidente del Real Madrid solicitó el preconcurso de acreedores este verano para frenar la posible ejecución de un préstamo de 10 millones de su socio

Foto: Fernández Tapias. (Naviera F. Tapias)
Fernández Tapias. (Naviera F. Tapias)
Adelantado en

La naviera de Fernando Fernández Tapias (Vigo, 1938), reconocido empresario español, ha solicitado el preconcurso de acreedores ante el Juzgado de Primera Instancia número 41 de Madrid, según apuntan fuentes implicadas en el proceso. Pese a que actualmente Naviera F. Tapias-Tasal V SL está saneada y genera ebitda positivo, se han dado dos circunstancias que amenazan con generar una fuerte tensión financiera en la firma. Un primera es la ejecución de un préstamo de 10 millones de euros por parte de su socio dentro de la empresa, Manuel Salinas, imputado recientemente en la trama Gürtel. El segundo hecho es la desaparición de cuatro millones de la caja de la naviera que, en un principio, iban destinados a hacer negocios con la petrolera estatal venezolana PDVSA, lo que ha situado en números rojos el balance contable final de 2018. Esto ha desembocado en la solicitud del preconcurso para tratar de reconducir la situación.

Se trata de un proceso complejo que se retrotrae a varios años atrás. Fernández Tapias había logrado en el pasado vender sus dos anteriores navieras con éxito. Tras concluir el periodo de no competencia que le pidió la multinacional canadiense Teekay Shipping Corporation, compradora de su anterior negocio, el empresario vigués montó una nueva naviera. Corría el año 2011. La firma cerró contratos con la petrolera estatal de México, Pemex, para la construcción de dos barcos que operarían en aguas del Golfo mexicano y cuya misión consistía en proteger el medioambiente. Concretamente, debían limpiar los desechos de crudo diluidos en las aguas debido al desplazamiento de las plataformas petrolíferas móviles.

En 2014, acuciado por tensiones financieras, Fernández Tapias se asoció con el 'holding' Tasal, que invirtió un mínimo de 55 M en la naviera

La complejidad técnica para construir estos buques fue el principio de los problemas para Fernández Tapias, quien desde 2013 ostenta la vicepresidencia primera del Real Madrid. Los retrasos en las entregas para Pemex se acumulaban y ello implicaba tener que aportar cada vez mayores desembolsos de fondos que cubrieran los imprevistos. Finalmente, en 2014, acuciado por tensiones financieras, Fernández Tapias se asoció con el 'holding' zaragozano Tasal, propiedad de la familia Salinas Villalba. Su fundador, Manuel Salinas, está imputado y a la espera de juicio oral en la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional por la trama de corrupción vinculada al Partido Popular en la pieza separada de Arganda del Rey (Madrid).

Este 'holding' aportó alrededor de 45 millones de euros y se quedó con una participación algo inferior al 50% del capital social, lo que permitía a Tapias mantener la mayoría. Sin embargo, la situación de debilidad en que se encontraba el empresario gallego, que además se vio afectado por una grave enfermedad, le llevó a firmar unos pactos para la sociedad, que necesitaba capital externo. En la práctica, la situación llevó a ejecutivos próximos a Tasal a lograr el control efectivo de la compañía, con poderes dentro de la misma pese a estar contratados como asesores, aunque de cara al exterior figuraran otros como primeros espadas.

Fernández Tapias (i), junto a Florentino Pérez (c), durante una asamblea ordinaria del Real Madrid. (EFE)
Fernández Tapias (i), junto a Florentino Pérez (c), durante una asamblea ordinaria del Real Madrid. (EFE)

Además del capital social, la firma necesitó fondos adicionales que llegaron en forma de préstamo participativo que aportaron los socios de la naviera: 10 millones de euros por parte de Tasal y otros 20 millones de euros más que aportó Tapias.

La empresa consiguió sacar adelante los pedidos de Pemex y siguió adelante. Durante este periodo, Tapias estuvo aquejado de una enfermedad que le impidió mantenerse al frente de la compañía. Ahí es donde se colocaron hombres de Tasal como Juan José Cortés, Jesús Panadero y Amando Mayo —también imputado en Gürtel—, que firmaron contratos de colaboración con Naviera Tapias. La empresa acumulaba pérdidas año tras año y el punto crítico llegó en la junta de accionistas celebrada en junio de 2018.

Una vez Tapias estuvo recuperado, trató de dar la vuelta a la situación de la compañía. Según fuentes próximas al proceso, su hijo figuró como consejero delegado, pero su juventud e inexperiencia causaron que no ejerciera el poder 'de facto'. Sobre todo cuando Tasal trató de impulsar a Amando Mayo como consejero delegado de la empresa en 2018, figura que actuaba como conseguidor de contratos para la Naviera F. Tapias-Tasal V SL. En esa junta, los abogados del empresario lograron dar la vuelta a la situación y quitar los poderes a los hombres de Tasal que estaban al frente de la compañía hasta ese momento.

Tapias, de vuelta a la compañía, tras su grave enfermedad, trató de darle la vuelta a la situación, impulsando a un nuevo consejero delegado

Esto provocó la reacción de la familia Salinas, que interpuso una demanda por los 10 millones de euros del préstamo participativo que había suscrito. Tasal fue a un juicio ejecutivo contra la propia Naviera Tapias —de la que es destacado accionista— para ejecutar el crédito. El juez, que solo dirime cuestiones de forma sin entrar en el fondo, dio la razón a los Salinas. Esto es lo que motivó la solicitud del preconcurso de acreedores. Dado que hasta 2018 la firma no generó un ebitda positivo, Naviera Tapias no tiene esos 10 millones que le solicita su socio en caja. Con el preconcurso, Tapias tiene cuatro meses antes de llegar al concurso de acreedores para llegar a una solución. Fuentes al tanto del proceso señalan que Tapias está dispuesto a pagar esta cantidad para alejar a Tasal de la naviera. Ahora la cuestión es si logrará esos 10 millones que alejarían el concurso de acreedores de una firma que pese a todo funciona.

Al margen de lo anterior, Tapias mantiene otro litigio con Tasal en el que reclama que se le pague su parte del capital por incumplimiento de los pactos firmados en su entrada. Para recuperar estos 45 millones, Tasal fue a un arbitraje en Madrid. Sin embargo, esta administración de justicia determinó que la vía arbitral no era el camino adecuado y debía ir por la vía ordinaria. Este pleito va a al margen de los 10 millones del crédito, que es mucho más inminente. Fuentes al tanto del proceso aseguran que lo que quiere Tasal es cobrar todo ya, algo imposible dada la situación de la compañía, u obligar a Tapias a que entregue la firma.

Los cuatro millones de PDVSA

La sospecha de prácticas irregulares ha sobrevolado todo el proceso. A la toma de control de Tapias en la compañía tras la junta celebrada en junio de 2018, cuando se revocan los poderes de los hombres de Tasal, Tapias revisa toda la compañía. Además de con Pemex, en todo este tiempo desde 2015 la naviera buscó negocios en otros países del mundo. También en Venezuela. Fuentes conocedoras de la compañía aseguran que Amando Mayo estuvo en contacto con Domingo Galán Macías, hombre de la petrolera estatal venezolana PDVSA y que en su momento fuera el jefe de su ingeniería financiera. El propio Mayo asegura a El Confidencial que a Domingo Galán Macías le conoce de verle en diferentes ocasiones en las oficinas de la naviera, pero asegura que no ha tratado nunca con él.

Las cuentas de 2018 se habrían cerrado con unas ganancias de 1,7 millones de euros si no hubieran desaparecido los cuatro millones de PDVSA

En la tarea de buscar negocio para la compañía, los contactos con Venezuela llevaron a Naviera Tapias a adelantar diversos pagos por una suma de cuatro millones de euros para acceder a concursos para operar barcos venezolanos de la petrolera. La realidad es que la empresa ha provisionado esta cantidad como "Otras pérdidas en gestión corriente", según las cuentas de 2018 a las que ha tenido acceso El Confidencial. El resultado contable hubiera sido positivo, con unas ganancias antes de impuestos de 1,7 millones de euros, si no hubieran desaparecido esos cuatro millones delegados en Galán Macías y Mayo.

Fuentes próximas a Fernández Tapias aseguran no saber si este dinero acabó en PDVSA o en manos de otras personas. Mayo recalca a El Confidencial que "todo es falso" y se niega a entrar en detalles. Además, negó su participación en la naviera más allá de ser representante de Tasal en el consejo.

Gasolinera de PDVSA. (EFE)
Gasolinera de PDVSA. (EFE)

Según una investigación del medio portugués 'Observador' publicada en 2018, Domingo Galán Macías habría trabajado en connivencia con el entonces todopoderoso Rafael Ramírez, quien desempeñó los cargos de ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de PDVSA entre 2004 y 2013, y ahora proscrito por el régimen de Nicolás Maduro. Galán Macías, empleado por Banco Espírito Santo de Portugal, al igual que Amando Mayo, habría usado cuentas en paraísos fiscales para recibir 124 millones de dólares. El 'Observador' lo identifica como testaferro de Rafael Ramírez.

El Confidencial se puso también en contacto con el consejero delegado de Tasal, Juan José Cortés, para conocer su versión de los hechos, y este se limitó a declarar que "Tasal no tiene nada que manifestar". El Confidencial se puso en contacto para conocer su versión de los hechos con Milagros Salinas, consejera de Naviera F. Tapias-Tasal V en representación de Tasal, así como con Manuel Salinas, fundador y presidente de honor de esa sociedad zaragozana. No ha sido posible hablar con ninguno de los dos.

Socios polémicos

Cuando la naviera de Fernández Tapias buscó compañeros de aventura para construir barcos que dieran servicio a Pemex, se alió con empresarios que acumulaban un pasado controvertido. Además de haberles confiado cuatro millones que se han evaporado, el vicepresidente primero y socio número 30.031 del Real Madrid aceptó la ayuda financiera de la empresa de Manuel Salinas, quien está imputado junto al conseguidor de negocios y su colaborador Amando Mayo en la pieza de Arganda del Rey de la trama Gürtel. El titular del Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional, José de la Mata, les imputa a ambos delitos continuados de prevaricación, fraude a las administraciones públicas, cohecho activo en favor de la empresa Martinsa y delitos contra la Hacienda Pública.

Según el auto de apertura de juicio que acusa al cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, y a otras 20 personas, Manuel Salinas y Amando Mayo habrían pagado comisiones ilegales a representantes públicos del consistorio de Arganda, incluido su alcalde popular Ginés López Rodríguez, y a integrantes de la red de sobornos para hacerse con parcelas a cambio de precios y condiciones ventajosas en favor de la constructora de Fernando Martín. Conforme al relato de los hechos del juez De la Mata, entre 2004 y 2006, Salinas y Mayo habrían abonado más de 25 millones de euros en cuentas de Mónaco y Suiza cuyos beneficiarios eran Francisco Correa y uno de sus socios, Ramón Blanco.

Francisco Correa, jefe de la trama Gürtel (i), se sienta en el banquillo de los acusados en la Audiencia. (EFE)
Francisco Correa, jefe de la trama Gürtel (i), se sienta en el banquillo de los acusados en la Audiencia. (EFE)

La propia sociedad Tasal SL, que entró en 2014 en el capital de la naviera de Fernández Tapias, figura en los asientos contables de Martinsa de 2005, según reza el auto de la Audiencia Nacional. Tasal está participada casi al 50% por el matrimonio formado por Manuel Salinas y Pilar Villalba. Otras empresas de la familia Salinas Villalba, registradas en España y en paraísos fiscales como Panamá o Islas Vírgenes Británicas, también están señaladas por De la Mata como vehículos para transferir comisiones ilegales.

Además, Salinas regularizó deudas pendientes con Hacienda mediante 10 declaraciones complementarias por los ejercicios entre 2005 y 2009 que ascendieron a 7,5 millones de euros.

El conseguidor de Manuel Salinas y representante de Tasal en la naviera, Amando Mayo, habria hecho lo propio con sociedades pantalla inscritas en jurisdicciones opacas como Belice, Panamá o Islas Vírgenes Británicas. En 2010 y 2011, fue obligado a presentar declaraciones complementarias ante Hacienda por los ejercicios entre 2005 y 2009 que sumaron un pago total de 1,3 millones de euros. Las autoridades de Mónaco remitieron información relevante a las españolas para que así sucediera.

Si tiene información relevante sobre este tema u otros asuntos de interés para la opinión pública, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través de investigacion@elconfidencial.com. Gracias.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios