1.300 millones en adjudicados

BBVA limpia balance y pone en venta un tercio de todo su ladrillo tóxico

La entidad acaba de lanzar al mercado la cartera GER: 1.300 millones en activos que se han ido adjudicando después del Proyecto Marina, la gran operación inmobiliaria que cerró con Cerberus

Foto: BBVA ha puesto a la venta 1.300 millones con la cartera GER.
BBVA ha puesto a la venta 1.300 millones con la cartera GER.

BBVA ha pisado el acelerador en el clásico 'rally' de final de año y ha puesto a la venta su mayor cartera de inmuebles adjudicados desde que cerró con Cerberus el Proyecto Marina, operación que permitió al banco sanear de golpe 13.000 millones de activos tóxicos inmobiliarios.

Pero, desde entonces, el banco ha seguido adjudicándose viviendas, hoteles, oficinas o solares que, al cierre del primer semestre de este año, superaban ya los 3.600 millones de euros de valor bruto.

Para volver a limpiar balance, la entidad ha decidido poner ahora en venta un importante bocado de estos inmuebles adjudicados, algo más de un tercio, que ha agrupado en la bautizada como Cartera GER.

Bajo este nombre, se engloba un total de 1.300 millones de euros, la mitad de los cuales corresponde a activos residenciales, mientras que el otro 50% se divide, casi a partes iguales, entre bienes de naturaleza comercial y suelo, según han confirmado a El Confidencial varias fuentes conocedoras. Desde BBVA, han declinado realizar comentarios.

El presidente de BBVA, Carlos Torres (d), aplaude al consejero delegado, Onur Genç.
El presidente de BBVA, Carlos Torres (d), aplaude al consejero delegado, Onur Genç.

Aunque el proyecto está todavía en una fase muy incipiente, entre los potenciales compradores están los grandes fondos que habitualmente acuden a este tipo de procesos, como Apollo, Blackstone, Lone Star, Cerberus o Bain, entre otros.

El interés de la entidad pasa por completar la operación antes de concluir el año, para así completar el ejercicio con un nuevo saneamiento inmobiliario. En las cuentas de la entidad, además de los citados 3.600 millones en activos adjudicados, hay otros 1.345 millones en acciones o instrumentos de capital de empresas inmobiliarias.

A este ladrillo tóxico, conocido en la jerga del sector como REO, se suman las diferentes carteras de créditos fallidos, de diversa índole, que también ha sacado al mercado la entidad en los últimos tiempos.

En concreto, como adelantó este medio, BBVA ha revolucionado los fondos con la mayor venta de préstamos tóxicos desde la crisis, una operación que aglutina préstamos impagados por valor de casi 5.000 millones de euros.

Esta cifra se divide de dos subcarteras: el Proyecto Juno, con cerca de 2.500 millones en préstamos fallidos de particulares, y el Proyecto Hera, con una cifra similar con créditos procedentes de pequeñas y medianas empresas (pymes).

Aunque la gran operación inmobiliaria que tiene entre manos la entidad es la venta de Distrito Castellana Norte, la promotora de Operación Chamartín, un proceso que el banco prevé activar formalmente cuando termine de recibir todas las autorizaciones administrativas.

Desde hace mucho tiempo, el banco ha mantenido contactos con diferentes fondos y empresas interesados en adquirir todo o parte del 75% del capital que posee en la inmobiliaria, una filial cuya razón de ser dentro del balance del banco cada vez resulta más difícil de comprender para las autoridades europeas y para la nueva cúpula de BBVA.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios